Análisis de ‘Monster Hunter Generations Ultimate’ para Nintendo Switch

Monster Hunter Generations Ultimate Valstrax

A cualquier jugador que se le mencione un juego de caza de monstruos, bestias y dragones, no podrá evitar pensar en la saga de Capcom Monster Hunter. Ahora con ‘Monster Hunter Generations Ultimate‘ tenemos un nuevo capítulo de la saga por primera vez para la Nintendo Switch, aunque es del todo nuevo, ya que parte del ‘Monster Hunter Generations’ para Nintendo 3DS. Y si de hecho jugasteis a ese título, podéis (y debéis, aunque el proceso no se a tan fácil como nos gustaría) importar vuestra partida con todos los logros y progresos, incluyendo armas, armaduras y objetos. Esta posibilidad, sumada a las novedades y ampliaciones del juego, ya es suficiente para atraer a jugadores veteranos, pero también es un título atractivo para nuevos jugadores y que ofrece una curva de aprendizaje progresiva para hacerse al sistema de juego.

Y entonces, para absolutos recién llegados, ¿de qué va este juego? Pues básicamente de cazar, pero no de cualquier forma: tendremos que enfrentarnos a criaturas bestiales y monstruos colosales en combates realmente intensos. Y para llegar a ese punto, nuestro camino consisitirá en ir realizando misiones de dificultad progresiva, farmear materiales y elaborar una armadura en condiciones y un buen arsenal de armas.

Monster Hunter

Los combates variarán según diferentes estilos de caza con técnicas asociadas, que podremos elegir desde el primer momento según nuestra forma preferida de jugar. No os preocupéis si no tenéis claro qué estilo va con vosotros, ya que se puede comenzar a jugar, ir probando y modificarlo en cualquier momento. Esto no es ninguna novedad en ‘Monster Hunter’ pero sigue siendo uno de los puntos fuertes de su jugabilidad: podemos personalizar nuestro cazador y sacar el máximo partido del estilo y técnicas escogidas.

Monster Hunter Generations Ultimate carátulaLos estilos serán Gremio, Ariete, Aéreo, Sombra (hasta aquí los cuatro grandes clásicos), Valeroso y Alquimista, siendo estos dos últimos los novedosos (no del todo, ya que el modo Valeroso ya había aparecido en ‘Monster Hunter XX’. Valeroso nos va a dar tiempo para adelantarnos a los ataques de los monstruos y esquivarlos, ya que permite realizar esquivas cuando mantenemos envainada el arma unos instantes antes de desenvainar y atacar. Esto nos costará algo de resistencia y salud, pero no en exceso, y además, se rellenará un indicador con el que podremos entrar en “Estado Valeroso”, maximizando nuestras capacidades para el combate. Por su parte, Alquimista es un estilo orientado al juego en grupo y pensado para aquellos jugadores que prefieran un papel de soporte. Tendremos un barril alquímico para crear diferentes objetos, pero no es un estilo que ayude si queremos hacer la campaña en solitario.

Con respecto al número de misiones, se ha ampliado muchísimo, ofreciendo una cantidad ingente de horas de diversión si queremos completar el juego al 100%. En el modo multijugador tendremos misiones especialmente difíciles con monstruos increíbles, que supondrán un desafío para cualquier veterano. En el modo para un jugador también tendremos misiones de máximo nivel, aunque no llegarán a tanta dificultad.
Las armas y armaduras también se amplían, lo que en combinación con los estilos y habilidades hacen que el rango de opciones del juego sea enorme. Ofrecen además un buen margen de mejora, pudiendo además tener el aspecto que escojamos, algo que los jugadores venían pidiendo hace tiempo. Con respecto a nuestros contrincantes, tendremos nada menos que 129 monstruos para cazar (36 pequeños y 93 grandes), muchos de ellos provenientes de títulos anteriores de la saga.

La amplitud del juego en todos los sentidos (misiones, armas, objetos, monstruos…) es uno de los puntos fuertes de esta entrega, pero también tiene un pequeño contra, y es que la organización sigue siendo, como en entregas más antiguas, bastante caótica.

Monster Hunter Valstrax

Con respecto al apartado técnico, sin ser malo, no está a la altura de otros títulos para la Switch. Quizás al no tratarse de un juego originalmente pensado para esta consola, sino ampliado a partir de su versión de Nintendo 3DS, no se ha hecho esta transición tan meticulosamente como se hubiera debido. Los monstruos son espectaculares en su diseño, pero la calidad gráfica no siempre les hace justicia y los escenarios no llaman demasiado la atención. La interfaz sigue el diseño clásico del juego, dándole un estilo retro muy atractivo. Pero también vuelven los clásicos mapas divididos en zonas, lo que podría ser también atractivo si no supusieran distintas pantallas de carga que tardan más de lo deseado y pueden llegar a desesperar. Y ojo con ellas, que si estamos teniendo un combate al borde de una de las zonas, no es raro que no nos acordemos de esto y terminemos apareciendo en otra pantalla preguntándonos dónde ha quedado nuestro monstruo.

Lo que sí hay que reconocerle a este título es que se beneficia de la versatilidad de la Nintendo Switch. La flexibilidad de jugar multijugador online o en red local (cooperativo hasta cuatro jugadores), pudiendo pasar de la pantalla grande a la consola portátil, es una ventaja innegable. Es un juego que puede disfrutarse en solitario, pero al que se le saca el máximo partido con las opciones de multijugador.

En conclusión se trata de un juego extenso, inmersivo y que, a pesar de no tener un apartado técnico impecable, enganchará a los aficionados con su enorme despliegue de posibilidades, contenidos, misiones y en definitiva, horas de diversión.

Reseña
Monstruoso
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.