En memoria de… Stan Lee

Esta semana nos llegó la triste noticia del fallecimiento de Stan Lee, uno de los escritores más icónicos en cuanto a cómics se trata y uno de los fundadores de lo que es ahora Marvel Comics. Por lo que no podíamos evitar darle un pequeño homenaje a este grande de la industria, pues sin más preámbulos vamos a hablar resumidamente de la brillante carrera de este autor de la casa de las ideas.

Stanley Martin Lieber nació en Manhattan – Nueva York en diciembre de 1922, proveniente de una familia humilde y con raíces en Rumania, de joven ya tenía un gusto especial por las películas y la literatura de acción y después de terminar la secundaria se desempeñó en diversos trabajos hasta que consiguió entrar en el ámbito editorial – en la Timely Comics de Martin Goodman – donde pudo trabajar con los creadores del Capitán América: Joe Simon y Jack Kirby.

Justamente tuvo su primer trabajo como guionista en el N°3 del ‘Captain America’ en 1941, donde firmaría por primera vez con el seudónimo de Stan Lee y también le brindó algunos conceptos nuevos a dicho personaje. Al tiempo tuvo que cesar su trabajo editorial para alistarse al ejército estadounidense, debido a la segunda guerra mundial hasta el año 1945. Al volver a sus labores, en la nombrada Atlas Comics en aquellos días, no se encontró con el mejor de los contextos.

A fines de los 40 las historietas de superhéroes no estaban en su mejor época, sin obviar las dificultades que traía el Authority Comic Code – ente que regulaba que no se mostrarán temas como el sexo, la violencia excesiva o las drogas en las viñetas – sumado a que otros eran los géneros que predominaban en los gustos del público de la época. A pesar de esto él ya era redactor en jefe para ese entonces.

La mejoría llegó a principios de los 60, gracias a los aciertos editoriales de DC Comics con el lanzamiento de “La Liga de la Justicia de América”, debido a esto la empresa quería aprovechar este nuevo renacimiento del género, a pesar de que el escritor ya pensaba en dar un paso al costado. En consecuencia su jefe, Martin Goodman, le pidió que usará a los viejos personajes de la editorial para crear su propio equipo superheroico.

Por lo que al fin llegaron los buenos tiempos para la compañía – de la mano de Stan Lee, Jack Kirby, Steve Ditko y varios artistas más – se crearon en pocos años una variedad de personajes que revolucionarían el mercado del cómic americano y ganarían gran popularidad ante los lectores. Entre algunos de ellos tenemos a ‘Los Cuatro Fantásticos‘ (1961), ‘Spiderman‘ (1962), ‘Los Vengadores‘ (1963), ‘X-Men‘ (1963), entre otros. Logrando así que, en la ahora sí titulada Marvel Comics, se convirtiera en una de las editoriales más exitosas hasta estos días.

Pues entonces Lee se mantuvo como redactor en Marvel hasta 1972, para después tratar de explotar la popularidad de sus héroes en televisión y en cine, logrando inicialmente que se realizaran algunas series animadas en los 60 y shows live action de Spiderman y Hulk en los 70, lo que inició el camino para todas las adaptaciones que vendrían después y los divertidos cameos que tendría el autor en las últimas décadas.

Sin dudas se nos fue uno de los mayores referentes en el ámbito de las historietas; sus ideas innovadoras y la libertad de trabajo que le otorgaba a sus dibujantes trazó un cambio en la industria. Pues Stan Lee – y los geniales artistas que trabajaron con él – nos dejaron un tipo de superhéroe más humanizado y al mismo tiempo lo bastante imaginativo como para quedar marcado a fuego en la cultura popular, lo que es ineludiblemente el mejor legado que nos ha podido dejar.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.