Reseña de El sheriff de Babilonia: Edición integral

Tom King, el sheriff

Si hay un autor que ha entrado como una apisonadora en el mundo del noveno arte en los últimos años, ese es sin duda Tom King. A pesar de lo relativamente poco que lleva este señor en la profesión de guionizar cómics, ya hay voces que le colocan a la altura de alguna de las vacas sagradas del medio con décadas de trabajo a sus espaldas. El tiempo dirá si King acaba mereciendo un lugar en el panteón de los creadores de viñetas, pero lo que está claro es que, hasta el momento, ha demostrado ser un autor cuyas obras merecen ser leídas sin excepción. Su trabajo habla por sí mismo, y ahora gracias a ECC Ediciones tenemos la posibilidad de hacernos con la edición integral de uno de los primeros títulos que pusieron su nombre en los oídos de todos los lectores: El sheriff de Babilonia.

El sheriff de Babilonia
Portada del segundo número de The sheriff of Babylon

El legado de Sadam Husein

El sheriff de Babilonia se sitúa a principios de siglo en Bagdad, poco después de la caída del régimen de Sadam Husein, una tierra ahora bajo el hipotético control del ejercito de los Estados Unidos. Probablemente llegados a este punto habrá muchos que ya hayan decidido que esta historia no es para ellos. El escenario en el que se desarrollan los acontecimientos evoca ciertas pautas que no son del agrado de todo el mundo. Y no me refiero de ninguna forma al posicionamiento político que el autor pueda tomar, sino al tono de la serie. En base a otras obras de ficción que podamos conocer, tal vez El sheriff de Babilonia cause rechazo en mucha gente a la que no le apetece leer sobre política de Oriente Medio o sobre conflictos bélicos de la historia reciente. Y tal vez en su momento yo me encontré entre esa gente, y por eso tarde un poco más de lo normal en acercarme a esta obra. Obviamente, no tardé mucho en darme cuenta de que había sido una grave torpeza por mi parte. Tal vez un par de números.

En la obra se nos presenta a un trío de protagonistas que se verán obligados por las circunstancias a colaborar para resolver el asesinato de un joven recluta del nuevo cuerpo de policía iraquí entrenado por los americanos. Precisamente será su responsable, Christopher Henry, un antiguo policía reconvertido a contratista militar, el que ponga en acción toda la maquinaria que moverá la trama hasta su final. A su lado tendrá a Nassir, un veterano investigador antiguo miembro de la policía de Sadam, y a Sofia Al Aqan, una mujer de negocios iraquí criada en Estados Unidos que forma parte del consejo de gobierno y cuyo padre es un señor de la guerra.

El sheriff de Babilonia

Obviamente, nuestros protagonistas no tardarán demasiado en darse cuenta de que están a punto destapar algo que va mucho más allá de un simple asesinato, algo que en el escenario en el que se desarrolla la acción podría ser el equivalente de encender una cerilla en un polvorín.

Directo al cerebro

No sé si la experiencia de Tom King como antiguo miembro de la CIA es lo que ha forjado su carácter como escritor, pero es obvio que este tío tiene un don muy especial para transmitir sensaciones al lector y que aquí está en su salsa. Este judío licenciado en historia y filosofía había trabajado como asistente de Chris Claremont antes de entrar a la unidad anti terrorista de la CIA, puesto al que se incorporó tras los sucesos del 11 S. Siete años después lo deja para escribir su primera novela, A Once Crowded Sky, que no tuvo un éxito relevante pero le sirvió como carta de presentación para ser fichado por DC Comics para apoyar a Tim Seeley en la serie Grayson. Entonces llegó su gran oportunidad, la de escribir en solitario la serie Omega Men, donde ya dejaría clara su devoción por la estructura de página en nueve viñetas y pondría su nombre en el punto de mira de muchos lectores. Y así llegamos a El sheriff de Babilonia, publicado bajo el sello Vertigo de DC Comics.

El sheriff de Babilonia

Aquí King se toma su tiempo para contar las cosas. No se apresura, sabe muy bien lo que quiere y cuál es la mejor forma de transmitirlo. Y, sobre todo, sabe como causar impacto. King no se conforma con trasladarnos la crudeza de la situación en Bagdad, sino que baja hasta el nivel más personal, hasta entrar en el alma de sus personajes y permitir que el lector lo haga junto a él. Su habilidad para construir con un par de pinceladas personajes tridimensionales cuyas vidas nos importan es envidiable, así como la forma en la que a golpe de “¡bang, bang, bang!” marca el ritmo de una historia relatada a través de cortas escenas que forman un mosaico espectacular.

El sheriff de Babilonia es la primera gran obra (con permiso de Omega Men, que estaría casi a su altura) de un guionista que se encuentra en una forma espectacular y que casi va a obra maestra por título. Nadie debería dejar pasar nada de lo que este tipo escribe, y mucho menos este espectacular cómic.

El sheriff de Babilonia

Con arena en los ojos

Y si magnífica es la labor del guionista, no menos magnífica es la labor de Mitch Gerads, un excelente narrador que deja de lado el preciosismo visual para centrarse en poner el punto de vista de cada una de las nueve viñetas de cada página en el lugar más adecuado, un tipo que no tiene miedo a hacer “copy + paste” cuando lo cree necesario. Sin grandes alardes estilísticos, la crudeza con la que diseña cada escena y el color con el que impregna a toda la obra nos hace sentir que estamos allí, en mitad de esa zona desértica, con el sol calentando nuestro rostro y la arena colándose por doquier.

La asociación entre King y Gerads, dos buenos amigos, continuaría en el futuro tras esta obra en títulos como Mister Miracle, pero esa es otra historia (aunque una que tal vez haga sombra a esta).

Nadie debería perderse la oportunidad de disfrutar de esta obra, una de las más redondas que ha dado el mundo del cómic en los últimos años y una que, a pesar de su extrema dureza, pasará sin duda a la historia del medio como una de las mejores jamás escritas.

Esta edición integral de El sheriff de Babilonia publicada por ECC Ediciones se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 304 páginas a color e incluye la traducción de los doce números de los que consta el primer volumen de la edición americana de The Sheriff of Babylon. Además contiene una nueva introducción y un epílogo de King y Gerads, así como una galería de ilustraciones preliminares tanto de Gerads como del autor de las portadas, John Paul Leon. El precio de venta recomendado es de 29,5 € y se puso a la venta en agosto de 2018.

El sheriff de Babilonia

El sheriff de Babilonia: Edición integral

ISBN: 978-8-417-53188-1

Bagdad, año 2003. El reino de Saddam Hussein ha terminado. Los norteamericanos están al mando. Y nadie tiene el control.

Christopher Henry, un antiguo policía reconvertido en contratista militar, lo sabe mejor que nadie. Está en el país para entrenar a un nuevo cuerpo de policía iraquí, y acaban de asesinar a uno de sus reclutas. Con la autoridad civil en ruinas y las calles plagadas de cadáveres, Chris es la única persona en la Zona Verde interesada en averiguar quién lo ha asesinado… y por qué.

La investigación de Chris le lleva hasta Sofia, una iraquí criada en Estados Unidos que forma parte del consejo de gobierno, y luego hasta Nassir, un curtido veterano del cuerpo de policía de Saddam… y puede que el último investigador auténtico que queda en Bagdad.

Unidos por la muerte pero separados por lealtades en conflicto, los tres deben ayudarse entre ellos a moverse por el paisaje del Irak post-invasión para poder dar caza a los asesinos. Pero ¿sus esfuerzos sirven realmente a la justicia… o a un plan secreto mucho más oscuro?

Inspirándose en sus experiencias reales como agente de operaciones de la CIA en Irak, Tom King, guionista de Batman, se une al dibujante Mitch Gerads para crear un thriller policíaco sin igual, ambientado en tiempos de guerra. El sheriff de Babilonia: Edición integral recopila los 12 números de la rompedora serie de Vertigo. Este tomo especial, del mismo equipo creativo detrás de la aclamada por la crítica Mr. Milagro, también contiene una nueva introducción y un epílogo de King y Gerads, así como una galería de ilustraciones preliminares tanto de Gerads como del autor de las portadas, John Paul Leon.

Guion: Tom King

Dibujo: Mitch Gerads y John Paul Leon

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.