Reseña de ‘Marvel Collection – Mística 1: Contra Natura’

Al servicio de Charles Xavier

Bajo la serie ‘Marvel Collecion’ nos han llegado desde Panini Comics hasta ahora las andanzas de héroes como Pantera Negra, los Nuevos Mutantes, el grupo de investigaciones Factor-X y Hulka. Todos ellos personajes que, sin ser de primerísima fila, han tenido etapas suficientemente potentes como para ser los favoritos de un reducido sector de los lectores. No sé si Mística encajaría en esta definición, pero ella es la última en unirse a esta corta lista, ya que acaba de llegar a las tiendas de cómics de nuestro país el primer tomo de esta línea dedicado a la mutante azulada más mortal bajo el título de ‘Marvel Collection – Mística 1: Contra Natura’

Mística
Portada del tercer número de la serie ‘Mystique’

Una mutante con historia

Raven Darkholme es el auténtico nombre de Mística, un personaje creado por el artista David Cockrum y el escritor Chris Claremont que apareció por primera vez en el número #16 de ‘Ms. Marvel’, publicado en 1978. Mística tiene el poder de imitar la apariencia y la voz de cualquier persona, y cuando desea mostrarse a sí misma lo suele hacer con el escultural cuerpo de una joven pelirroja de piel azul y ojos amarillos, una elección bastante conveniente si tenemos en cuenta que a pesar de tener una edad indeterminada siempre se ha especulado con que ya había pasado más de un siglo desde su nacimiento. Con una vida tan larga no es raro que haya dejado algún descendiente aquí y allá, y aunque en muchos momentos se ha puesto en duda la veracidad de esto, se le atribuye el papel de madre (o tal vez padre, algo concebible gracias a su poder) de conocidos personajes del Universo Marvel como Rondador Nocturno, Graydon Creed y Pícara (aunque en este caso sea madre adoptiva).

Probablemente su popularidad (y tal vez incluso la creación de este título) se ha disparado a partir del momento en el que el personaje se pasa a la imagen real primero en el cuerpo de Rebecca Romijn (‘X-Men’, ‘X-Men 2’ y ‘X-Men: El último asalto’) y más tarde en el de Jennifer Lawrence (‘X-Men: Primera generación’, ‘X-Men: Días del futuro pasado’, ‘X-Men: Apocalipsis’ y ‘X-Men: Dark Phoenix’), adquiriendo con esta actriz un protagonismo en la gran pantalla que nunca llegó a tener en las viñetas.

Mística
Sorprendentemente, esta no es la situación más rara en la que se va a encontrar Mística en este tomo…

Tradicionalmente se la ha identificado como villana, algo lógico si tenemos en cuenta que ha dejado tras de sí un buen número de cadáveres. Tener como némesis a Carol Danvers y haber fundado un grupo conocido como la Segunda Hermandad de Mutantes Diabólicos (¿no había un nombre menos agresivo?) son dos factores tremendamente importantes que ayudan también a afianzar esta designación.

Pero esto no fue óbice para que Charles Xavier recurriera a sus servicios en un determinado momento cuando le fueron necesarios. De esta forma, a través de un subterfugio, haciéndose pasar por Magneto, Xavier la rescata de una ejecución inminente a manos del Departamento de Seguridad Nacional para posteriormente encomendarle una misión. Y así es como arranca Brian K. Vaughan esta historia…

Agente Raven con licencia para matar

Con este planteamiento inicial tan sencillo como atractivo, Brian K. Vaughan orquestra una historia realmente adictiva que nos lleva a devorar el tomo página tras página. Tal vez no estemos hablando precisamente de la gran obra maestra de este guionista, uno de los más laureados de la actualidad, pero no todos los cómics tienen que ser una reinvención de su género o algo que permanezca en nuestro cerebro durante días. A veces un cómic debe ser sencillamente algo divertido y entretenido, y este tomo logra eso y mucho más.

Mística
Una joven saltando a la calle a través de una ventana es una forma genial de comenzar cualquier historia

Tal vez la trama pueda recordar hasta cierto punto a aquella serie de televisión de J. J. Abrams titulada ‘Alias’, ya que en los tiempos en los que esta fue concebida no era tan habitual como ahora ver a personajes femeninos protagonizar sus propias historias, especialmente cuando hablamos de historias de acción.

Lo que nos ofrece aquí Vaughan es un personaje que permanece en un constante equilibrio sobre la línea que separa el bien del mal, uno con el que, a pesar de todo, no nos cuesta nada empatizar. Independientemente de sus imperdonables pecados del pasado, el lector se posiciona rápidamente del lado de Raven e irá con ella a muerte. Y esto es algo necesario para disfrutar de las aventuras que va a tener y para sufrir con los aprietos en los que se va a encontrar misión tras misión.

Y, obviamente, el tipo de misiones que Xavier tiene preparadas para Raven no es de las que estamos acostumbrados a seguir en las andanzas de Cíclope, Tormenta, Hombre de Hielo, Bestia y compañía. Aquí hablamos de “Black Ops”, tareas de las que los X-Men no se pueden encargar por motivos mayormente morales.

Mística
Una situación comprometida…

Como a Mística no le va a quedar más remedio que aceptar el trato, ya que será devuelta a las autoridades para su ejecución en caso contrario, rápidamente se pone manos a la obra. Sus tareas comprenderán desde trabajos de infiltración que la llevaran a viajar a Cuba hasta tratar de detener el despliegue de una nueva arma biológica. Y todo ello mientras el pasado de su relación romántica con Forja vuelve a cobrar importancia y sus lealtades se ven comprometidas en no pocas ocasiones…

Los noventa nunca mueren

A pesar de que la serie comenzó a publicarse en el año 2003, gráficamente los autores implicados trabajan aquí con un estilo todavía bastante heredero de lo que se llevó en el cómic mainstream en la década de los años noventa. Por suerte, no se dejan llevar por los peores vicios de los dibujantes que abanderaron esa época (Rob Liefeld, Todd McFarlane, Jim Lee y compañía) cargando a sus personajes de músculos anatómicamente imaginarios, dientes apretados más allá de lo físicamente posible y un vestuario donde los bolsillos son el pilar fundamental de cualquier prenda. Ojear este tomo es en cierta forma como echar un vistazo a lo mejor del estilo noventero. Y aunque sí que se pueden observar ciertas carencias propias de la década, se nota un cierto cuidado en muchos aspectos que hace que el apartado gráfico de este tomo sea, como mínimo, correcto.

El tomo ‘Marvel Collection – Mística 1: Contra Natura’ publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 312 páginas a color con un tamaño de 17 x 26 cm. e incluye la traducción de los números del #1 al #13 de la edición americana de la serie ‘Mystique’, además de las portadas originales de todos los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 25 € y se puso a la venta en octubre de 2018.

Brian K. Vaughan

Brian K. Vaughan es un guionista estadounidense que nació en Ohio en 1976, cuyo nombre está sobresaliendo estos días debido a las nominaciones que ha recibido su última obra, Saga. Aun así, no es la primera vez que le vemos en el listado de los premios Eisner (los Oscars del mundo del cómic), ya que desde el año 2003 ha estado incluido entre sus nominados, ya sea por la serie ‘Y, el último hombre’, ‘Runaways’ o por la que hoy nos ocupa, ‘Ex Machina’.

Su labor como buen guionista le precede, razón por la que además de estar siempre inmerso en el mundo del cómic, ha realizado varios trabajos para la industria televisiva, como fue la serie ‘Perdidos’ (por la que fue nominado durante dos años consecutivos a los Writers Guild of America Awards) o ‘La Cúpula’, además de encontrarse hoy en día trabajando en las adaptaciones al cine de dos de sus principales obras.

Su primera incursión en el mundo del cómic la realizó mientras estudiada cine en la Universidad de Nueva York, ya que se apuntó a un proyecto de Marvel llamado Stan-hattan, en el que se formaba a jóvenes guionistas inexpertos, lo que le llevó a realizar su primer trabajo para el cómic ‘Tales From the Age of Apocalipse #2’ (editado en diciembre de 1996). Desde ese momento, su incursión en las dos grandes editoriales americanas lo llevó a escribir historias de personajes como Spiderman, X-Men, Capitán América, Batman o Green Lantern entre otros. Aun así, Vaughan siempre ha dicho que prefiere centrar su trabajo en series propias en lugar de escribir las historias de personajes ya ideados, hecho que hace que no pueda explayar su imaginación totalmente, lo que le ha llevado a crear varias series desde cero.

De esta forma, en el año 2002 comenzó una serie denominada ‘Y, el último hombre’, donde nos mostraba como todos los hombres del planeta morían repentinamente, quedando solamente vivos un joven llamado Yorick y su mono Ampersand, lo que les acarrearía multitud de problemas en su aventura por buscar una solución. Dos años después se embaucó en una nueva serie llamada ‘Ex Machina’, la cual precede este artículo. Tras esta, en el año 2006 creó ‘Los Leones de Bagdag’ donde nos hablaba de un caso verídico que se dio en 2003, en el que una manda de leones se escaparon del zoológico de Bagdag tras el bombardeo estadounidense. Finalmente, en el 2012 se embarcó junto a la dibujante Fiona Staples en el cómic ‘Saga’, el cual mezcla la ciencia ficción con la fantasía, habiendo sido premiado este año en los Eisner.

Mística

‘Marvel Collection – Mística 1: Contra Natura’

Contiene Mystique 1-13 USA

¡Primer tomo dedicado a recoger la serie de culto protagonizada por la mutante metamórfica de Marvel!

Charles Xavier necesita alguien que lleve a cabo el trabajo sucio que nunca encargaría a sus hombres-X pero que Raven está dispuesta a hacer.

Guion: Brian K. Vaughn

Dibujo: Manuel García, Michael Ryan y Jorge Lucas

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.