Reseña de ‘Siete para la Eternidad 2: Balada de traición’

Siete para la eternidad

Traición, magia y familia

El primer volumen de ‘Siete para la eternidad’ que nos llegó hace unos meses de la mano de Norma Editorial fue a la vez satisfactorio e insatisfactorio. Por una parte traía el comienzo de la que apuntaba a ser una gran nueva serie de fantasía, y por otra parte solo traía el comienzo de la que apuntaba a ser una gran nueva serie de fantasía. Para regocijo de los que disfrutaron de la primera entrega pero les supo a poco, aquí nos llega el segundo volumen de esta estupenda serie bajo el título de ‘Siete para la Eternidad 2: Balada de traición’.

Siete para la eternidad
Portada del número #6 de la serie de Image Comics ‘Seven to eternity’

Comienza el viaje…

Tras sentar las bases y explicar el universo en el que se desarrolla la historia de ‘Siete para la eternidad’ en el primer tomo, Rick Remender comienza aquí a desarrollar realmente la trama de esta serie. El lisérgico road trip que Adam Osidis y los Mosak han empezado para llevar a Garils, el Dios de los Susurros, hasta el único lugar en el que se puede romper el vínculo que este tiene con los habitantes del mundo de Zhal nos depara no pocas sorpresas…

Y es que apenas su viaje acaba de comenzar y ya han sufrido algunas bajas. La implacable persecución a la que se ven sometidos por el Flautista, uno de los lugartenientes del Rey del Lodo, unida al hecho de que la condición de Adam hace presagiar que no va a durar mucho más al ritmo al que se mueven, obliga a nuestros viajeros a tomar un camino lleno de peligros a través de un pantano en el que las almas de los muertos acechan a cada paso.

Siete para la eternidad
Este pantano no es precisamente el lugar ideal para ir de pícnic un domingo…

Los vicios de Rick

A partir de este momento, el guionista aprovecha para impregnar la trama de sus obsesiones. Ese concepto tan importante en la obra de este autor que es la familia ya había sido colocado en la historia de la serie desde un principio, pero aquí Rick Remender se siente como pez en el agua cuando se detiene a retorcer y hasta cierto punto corromper algo que para gran parte de la gente es sagrado.

Podría decirse que el propio autor desnuda su alma a la hora de mostrar el lado oscuro de la relación entre los miembros de una misma familia. ¿Qué lazo une a las personas que comparten una línea de sangre y como de fuerte es esta unión? ¿Cuándo el bienestar propio pasa a ser más importante que el de los seres queridos? ¿Existe una traición más grande, por muy bienintencionada que esta sea, que la perpetrada por un ser por el que darías tu vida?

Siete para la eternidad
Un camino muy largo por delante, y todo son problemas…

Es obvio que el tema de la familia es algo que ha obsesionado a Remender durante gran parte de su carrera, y no hay más que echar un ojo a algunas de sus series para darse cuenta. Su responsabilidad y sus obligaciones como padre, los límites que le impone su condición y el miedo al fracaso parecen ser conceptos que le fascinan y a la vez le atormentan, o eso se deduce por los traumas por los que obliga a pasar a sus personajes. Personajes que, dicho sea de paso, siempre acaban teniendo conflictos entre lo que desean y lo que deben hacer, entre lo que es mejor para su familia y lo que es mejor para uno mismo. Y precisamente este es el gran as en la manga con el que el Dios de los Susurros sabe que puede ganar cualquier partida…

Y sustentada principalmente por esta idea, esta serie de Remender prosigue su camino a través de un mundo de fantasía con paso firme y con un prometedor futuro por delante. Tal vez a veces el guionista peque de presentar demasiados conceptos que no acaba de desarrollar más allá del mero efectismo del impacto inicial, y puede que los textos de apoyo y los diálogos a veces sean demasiado artificiosos, buscando tal vez una excelencia que ni siquiera es necesaria alcanzar en este sentido, pero nada de esto oculta el hecho de que estamos ante una estupenda historia que, si nada cambia, pasará a formar parte de una de las mejores del autor.

Siete para la eternidad
En Zhal te puedes encontrar con criaturas de todo tipo

Jerome Opeña, enjaulado

Decir que Jerome Opeña hace un trabajo espectacular en este segundo volumen es una obviedad. Su capacidad para plasmar en imágenes todas las fantasiosas ideas del guionista, muchas de las cuales tal vez sean aportaciones propias, es espectacular. Y si a esto sumamos el color de Matt Hollingsworth, uno de los mejores coloristas del mercado actual, poco más hay que decir…

Sin embargo, creo que en algunos momentos el trabajo de Opeña está levemente desaprovechado. En ciertas páginas sus diseños piden a gritos salir de las pequeñas viñetas en las que están enjaulados y mostrarse en una extensión notablemente superior. Muchas veces veo páginas con un número elevado de viñetas en las que se podía haber realizado un esfuerzo para dejarlo en la mitad, dando así más cancha a los lápices de Opeña. Incluso se echan de menos en algunos momentos clave la presencia de una espectacular splash page que dé rotundidad a lo que está ocurriendo en la trama.

De todas formas, esto apenas ensombrece el resultado final, y hay que tener en cuenta que de dar más espacio al dibujante es muy probable que Remender se viera metido en algún problema a la hora de contar todo lo que quiere contar en cada uno de los números aquí contenidos.

En lo referente a la edición, hay que decir que este segundo volumen de ‘Siete para la Eternidad’ presentado por Norma Editorial se publica en formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 144 páginas a color e incluye la traducción de los números del #5 al #9 de la edición americana de ‘Seven to Eternity’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 17,50 € y se puso a la venta en octubre de 2018.

Siete para la eternidad

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

Siete para la eternidad

‘Siete para la Eternidad 2: Balada de traición’

ISBN: 978-84-679-3209-6

Peligros y dilemas en la travesía custodiando al Rey del Lodo.

Adam Osidis y los Mosak deben viajar a través de un pantano donde nadie puede morir para entregar a Garils a la única fuerza que tiene la capacidad de deshacer su vínculo con el mundo de Zhal.

Aunque son los susurros del rey del lodo los causantes de que Adam y su linaje sean odiados en todo Zhal, cuando este le ofrezca a Adam una solución a todos sus problemas, ¿se aferrará Adam a todo en lo que cree o traicionará sus principios?

Los superventas Rick Remender y Jerome Opeña, junto al artista invitado James Harren, vuelven con el segundo capítulo de su exitosa serie de fantasía.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Jerome Opeña, James Harren y Matt Hollingsworth

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.