Crítica de: Robin Hood

¿Quién es, exactamente, Robin Hood? Algunos le consideran un forajido, porque se dedica a robar, otros le aclaman como héroe, ya que siempre se presta a ayudar a los desfavorecidos, y ha alcanzado la categoría de leyenda, pues sigue atrayendo tantos seguidores hoy en día como cuando fue creado por un autor anónimo, el cual se había inspirado en un héroe proscrito, de nacionalidad italiana, que vivió en el siglo XIII, bajo el nombre de Ghino Di Tacco. Y es que, en verdad, Robin Hood es un forajido, un héroe y una leyenda… pero también es mucho más que eso, tal y como comprobarás si acudes al cine a ver la nueva versión cinematográfica de sus aventuras, cuyo cartel promocional puedes contemplar a la izquierda de este párrafo.

Bajo la dirección de Otto Bathurst, esta película cuenta con una duración aproximada de 116 minutos y está protagonizada por Taron Egerton (como Robin Hood), Jamie Foxx (en el papel de John), Eve Hewson (que interpreta a Lady Marian), Ben Mendelsohn (que encarna al Sheriff de Notthingam), Jamie Dorman (que da vida a Will) y Tim Minchin (que se mete en la piel del fraile Tuck). A continuación, puedes disfrutar de su tráiler.

Los lectores más veteranos de esta web recordarán que, hace ya bastantes años, el servicio militar era obligatorio. Si por casualidad eres uno de ellos, no te costará imaginar cómo se siente una persona que vive una vida apacible pero se ve obligado a incorporarse a filas y experimentar, durante cuatro años, la muerte de compañeros, a los que quizás hubiera podido salvar, y la crueldad de ejecutar a prisioneros desarmados, todo ello bajo la excusa de estar cumpliendo órdenes. Tampoco te será difícil imaginar cómo se siente ese hombre al regresar a casa y comprobar que le han embargado tus posesiones, además de descubrir que la mujer de que ama a rehecho su vida con otro hombre, al creerle muerto. Si has sido capaz de hacerte una idea de los sentimientos de una persona en tal situación, ya puedes imaginarte cómo se encuentra Robin de Locksley al principio del filme. También comprenderás por qué, al ver como los poderosos se aprovechaban de los pobres, acaba por entender que es necesario cambiar las cosas e imponer un nuevo orden en la sociedad.

Al inicio del largometraje, el narrador nos deja claro que no recuerda el año en qué sucedió la historia ni el marco histórico del momento (algo parecido a lo que le pasó a Cervantes con el lugar de residencia de Don Quijote de la Mancha), lo que está claro que es una hábil maniobra para no pillarse los dedos con fechas y acontecimientos. Por supuesto, habrá quien pueda opinar que se trata de vaguería por parte del guionista, que ha preferido ahorrarse el investigar al respecto, pero juzgar eso no es el cometido de este análisis.

Es curioso el hecho de que, aunque la película se llame Robin Hood y este protagonizada por él, en ningún momento se refieren al protagonista por ese nombre. Por supuesto, cuando abandona su traje de justiciero y adopta su identidad civil, todos le llaman Robin de Locksley pero, en los momentos en que vuelve a convertirse en el buscado forajido, siempre se refieren a él como el Encapuchado, a secas.

Un aspecto que también resulta bastante curioso es la manera de introducir y finalizar el filme. En el primer caso, podemos ver cómo se abre un libro, en cuya portada se puede leer: Robin Hood: Forajido, héroe, leyenda, que contiene en su interior una serie de viñetas utilizadas para comenzar la historia. Por otro lado, en los inicios de los títulos de crédito finales, también podemos comprobar cómo quedan intercaladas frases que diversos personajes han pronunciado a lo largo del filme.

Las películas de Robin Hood suelen ser producciones únicas, sin contar con continuaciones de ningún tipo. No obstante, aunque este filme funciona como película autoconclusiva, su resultado en taquilla podría ser el factor decisivo a la hora de rodar una segunda parte, ya que esta entrega da pie a ello con la subida al poder de un nuevo enemigo y los inicios de la instalación de la base del grupo de Robin Hood en los míticos bosques de Sherwood.

Está claro que existen ciertas discrepancias con el material clásico del personaje, desde modernizar el aspecto visual de los personajes hasta el hecho de convertir a John (en ningún momento se le añade el apelativo de Little) en un hombre negro y manco, por mencionar dos ejemplos. Por fortuna, eso no impide que el reparto al completo sea fácilmente reconocible por los seguidores del personaje.

Lo malo es que cuando un personaje ha sido versionado un gran número de veces en el celuloide, como es el caso del protagonista de este artículo, nos encontramos ante el inconveniente de que las nuevas películas deben ser auténticas obras maestras si quieren dejar una huella indeleble en el mundo del séptimo arte. Por desgracia, la mayoría no lo consiguen y este filme de Robin Hood no es una excepción.

Por tanto, si acudes al cine con la intención de ver la versión definitiva del heroico arquero, es muy posible que salgas decepcionado de la sala. No obstante, si eres seguidor del género y vas con la única pretensión de pasar un rato entretenido y echarte alguna que otra risa, tampoco se puede decir que se trate de una mala elección.

Cuando el joven Robin Hood (Taron Egerton) regresa a su hogar, endurecido, tras luchar como guerrero en Las Cruzadas, descubre un reino en el que la corrupción es la moneda de cambio de la corona inglesa. En ese momento, junto a su compañero Little John (Jamie Foxx), toma la decisión de formar una banda de bandidos y liderar una audaz rebelión en la que se enfrentarán al malvado Sheriff de Nottingham (Ben Mendelsohn).

Esta película de acción y aventuras basada en el héroe y forajido Robin Hood del folclore inglés medieval, está dirigida por Otto Bathurst (Peaky Blinders, Black Mirror) y cuenta con guion de Joby Harold (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur). Taron Egerton (Kinsgman: El círculo de oro, Legend) interpreta al príncipe de los ladrones, mientras que Eve Hewson (El puente de los espías, The Knick) se meterá en la piel de Lady Marian, Jamie Foxx (Baby Driver, Django desencadenado) será Little John, Jamie Dornan (Cincuenta sombras liberadas, La caza) será Will Scarlet, Tim Minchin (Squinters, Californication) dará vida a Fray Tuck y Ben Mendelsohn (El instante más oscuro, Rogue One: Una historia de Star Wars) será el malvado Sheriff de Nottingham.

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.