La chica de la semana: Debra Withman

Pese a haber sido presentado, desde sus inicios, con una personalidad de pardillo, la verdad es que Peter Parker ha contado, a lo largo de su extensa trayectoria editorial, con una interesante cantidad de parejas sentimentales, aunque las más conocidas son Betty Brant (que acabó prefiriendo al más estable y adulto Ned Leeds), Gwen Stacy (que acabó sus tirada desde lo alto de un puente por el Duende Verde), Felicia Hardy (quien, pese a su historia de amor con Spiderman, nunca abandonó su pasión por lo ajeno, bajo su identidad de Gata Negra) y Mary Jane Watson (la única que llegó a casarse con él, aunque el matrimonio quedara deshecho después del pacto con Mefisto, a cambio de la vida de May Parker). Sin embargo, hay otras chicas que también han tenido sus historias románticas con el alter ego de Spiderman, tales como la olvidada Cissy Ironwood o la protagonista de este artículo: Deborah Withman, más conocida como Debra.

La primera aparición de esta chica rubia, de ojos verdes, 1,68 metros de altura y 54 kilos de peso, tuvo lugar en The amazing Spider-Man nº 196 (1979), con guiones de Marv Wolfman y dibujos de Al Milgrom, Jim Mooney y Frank Giacoia, cuya portada puedes ver bajo estas líneas.

Separada de un marido maltratador llamado Mark, Debra Withman, durante un tiempo trabajó como secretaria del doctor Morris Sloan, que impartía clases en la Universidad Empire State. Como ya hemos comentado, Peter Parker y ella tuvieron una relación sentimental, pero no se les auguraba un futuro muy prometedor juntos, pues el joven parecía menos entusiasmado que ella, ya que sus responsabilidades como Spiderman y su preocupación por la siempre precaria salud de su tía ocupaban la mayor parte de sus pensamientos. Cansada de esperar, Debra empezó a salir con Biff Rifkin, justo cuando Peter Parker comenzó a darse cuenta de su error al no haberle prestado demasiada atención en el pasado.

No obstante, pese al apoyo emocional que le ofrecía su nuevo novio (al cual le divertía fastidiar a Parker si se presentaba la oportunidad), Debra Withman seguía sintiendo algo por el joven fotógrafo del Daily Bugle. Las cosas se complicaron aún más cuando la chica empezó a dar muestras de inestabilidad mental e idealizó tanto a Peter Parker que se imaginó que era él quien se ocultaba tras la máscara de Spiderman.

El doctor Bailey Kulkin, el psiquiatra de Debra Withman, al que la joven le había contado sus sospechas, decidió visitar a Peter Parker y revelarle la esquizofrenia de su paciente. Al pensar que la impresión de la cruda realidad podría desengañar a la pobre Debra, el doctor consideró que sería una buena idea que, disfrazado de Spiderman, Peter se desenmascarara delante de ella. En un principio, el joven se negó a colaborar. No obstante, acabó por cambiar de idea, sobre todo después de hablar con el doctor Sloan y con Biff Rifkin, quien le contó el pasado de Debra Withman como mujer de un maltratador, al que ella, en su obstinación, seguía defendiendo.

La táctica del doctor Kulkin dio resultado. Al ver a Peter desenmascararse frente a ella, Debra Withman se dio cuenta de que su idea de que él era Spiderman no tenía ninguna lógica. Finalmente, se decidió a pedir el divorcio y marcharse al Medio Oeste con Biff Rifkin. Durante mucho tiempo no se volvió a saber de ella.

Pero, entonces, llegó la Primera Guerra Civil de los superhéroes y, aunque acabó por cambiar de idea y unirse al bando de los que no estaban de acuerdo con el acta de registro, Spiderman ya se había desenmascarado en público. Dolida por lo que ella consideraba una traición, Debra Withman regresó para promocionar su libro Dos caras, en el que relataba todo el pasado existente entre Peter y ella. En una presentación de su manuscrito en una tienda, que fue interrumpida por la inesperada presencia del Buitre, Flash Thompson y Betty Brant le recriminaron a Debra su comportamiento. No obstante, la periodista del Daily Bugle supo perdonarla cuando descubrió que todo ello era fruto de su mala situación económica, la cual no le permitía pagar las medicinas que su madre necesitaba.

Después de llevar a cabo el ya mencionado pacto con Mefisto, para salvar la vida de May Parker, todo el mundo, con la excepción de Mary Jane Watson, olvidó la identidad civil de Spiderman. En el caso de Debra Withman, suponemos que también se llegó a borrar de su mente el haber escrito el libro, el cual damos por hecho que debió desaparecer como por arte de magia.

Aunque Debra Withman se ha dejado ver por los shows de animación Spider-Man, the animated serie (1994  – 1998) y The spectacular Spider-Man (2008 – 2009), hasta ahora no ha aparecido en ningún proyecto cinematográfico llevado a cabo con actores reales. No obstante, por el momento solo hemos visto una película de la actual franquicia arácnida, protagonizada por Tom Holland, de modo que aún cabe la posibilidad de que la veamos aparecer, más pronto o más tarde, en uno de los futuros filmes del trepamuros.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.