Reseña de La Aguja

La aguja

Desde lo alto de la torre

A pesar de la buena acogida que ha tenido la obra por parte de la crítica especializada, La Aguja es un cómic que ha llegado hasta nuestro país sin hacer demasiado ruido y sin que hubiera mucha gente rogando para que se publicara lo antes posible. Posiblemente ese haya sido un aspecto que ha jugado mucho a su favor, ya que la falta de grandes expectativas ha provocado que las reacciones de todos los que se han hecho con este tomo en tapa dura publicado por Planeta Cómic sean realmente positivas.

La aguja
Portada del número #7 de The Spire

Un mundo muy pequeño

La Aguja es una de esas obras en las que la acción se desarrolla en una pequeña porción de terreno que funciona como si no existiera nada más en el universo. En el mundo de la Aguja nos encontramos por una parte con la ciudad que da nombre al cómic, una enorme montaña de metal y piedra a lo largo de cuyos niveles se han ido construyendo las viviendas de sus habitantes, encontrándonos de esta forma con las clases más bajas hacinadas en la zona inferior y con las más altas (ricos, nobles y políticos mayormente) en la zona superior.

Por otra parte, más allá de los límites de la Aguja, nos encontramos con un desierto radioactivo, uno en el que los humanos no son capaces de sobrevivir sin usar una máscara de gas. Pero no son los humanos los únicos que pueblan la Aguja, ya que entre los más de un millón de seres que encontramos allí tenemos también a los mutados, seres con capacidades usualmente atribuidas a animales capaces de sobrevivir en este desierto.

Precisamente nuestra protagonista principal, Shå, pertenece a este grupo. Ella es la última de su especie, las medusas, y la capitana de policía de la Guardia de la Ciudad. Sabemos de ella que tiene una edad muy superior a lo que su físico da a entender y que en algún momento tres décadas atrás (momento en el que realmente comienza la historia que aquí se nos cuenta) perdió la memoria, dejando atrás recuerdos que no tardarán demasiado en revelar su importancia en la trama.

La aguja

La vida en la Aguja se altera en el momento en el que se llora por la muerte del barón de la ciudad y su hija mayor se dispone a jurar su nuevo cargo. Esto ocurre a la vez que se comienzan a producir una serie de asesinatos de alguna forma relacionados, ya que las víctimas poseen una relación más o menos directa con las altas esferas de la sociedad. Shå, como no podía ser de otra forma, será la encargada de realizar la investigación pertinente y luchar por traer ante la justicia al responsable.

Medias mentiras y medias verdades

Si algo nos queda claro desde las primeras páginas de esta obra escrita por Simon Spurrier es que mucho de lo que se nos da a entender en un principio podría estar sustentado por falsedades. Los flashbacks del pasado con los que comienza cada uno de los ocho capítulos en los que se divide esta historia dan a entender que ocurrieron sucesos de vital importancia que definieron hasta cierto punto la realidad presente pero fueron enterrados por motivos aún por revelar.

La aguja

La trama irá evolucionando pareja a la investigación de Shå de manera natural, casi con el esquema de una historia de género negro a la que vamos quitando capas poco a poco. A medida que nuestra protagonista va descubriendo la relación que existe entre las víctimas del asesino se van revelando hechos del pasado y vamos desentrañando la forma en la que funciona la realidad de este mundo y su interacción con los que viven más allá de las murallas de la ciudad, hasta el punto en el que todo confluye en un inesperado final que pondrá todas las cartas sobre la mesa.

¿Estamos ante una distopía? Difícil de decir es, pero no sería erróneo denominar así este mundo. Las condiciones medioambientales son, evidentemente, demenciales. La corrupción gubernamental es máxima. La sociedad se encuentra partida debido a la interacción entre humanos y no humanos. Estos últimos son considerados por los otros como una especie inferior (a pesar de ser, desde un punto de vista biológico, superiores en la mayor parte de los casos), situación que en nuestra cabeza establece rápidamente un paralelismo entre lo que aquí vemos y las sociedades de nuestra realidad con graves problemas de racismo. Al final, como suele suceder en estos casos, esta historia englobada dentro de la ciencia ficción no deja de ser un reflejo levemente distorsionado de nuestro mundo. Y parece que, al menos en esta ficción, la cosa va a tener que empeorar mucho antes de mejorar…

La aguja

Influencias de oriente

El equipo responsable del apartado gráfico compuesto por el dibujante Jeff Stokely y por el colorista André May ya colaboró con Spurrier en el cómic Six-Gun Gorilla, y parece que la buena química entre estos autores es lo que ha provocado esta reunión. Con un estilo alejado del mainstream americano, Stokely y May nos presentan un trabajo plagado de influencias formales, desde el cómic franco-belga hasta el manga (esta última muy notable en algunas escenas de acción llenas de líneas cinéticas y en la gestualidad facial de ciertos personajes), que da la sensación al lector de estar contemplando algo que pega mucho con el tono de la obra, un especie de crisol cultural en el que todo tiene cabida pero que a la vez posee su propia y única personalidad. Quizás en algunos momentos el dibujo pueda acusar una llamativa ausencia de detalles, pero en general el nivel es lo suficientemente alto como para colocarlo entre los aspectos a destacar del cómic.

En definitiva, La Aguja es un cómic cuya lectura van a disfrutar sobre todo esos lectores que buscan algo fresco, una historia que tanto por estilo como por trama se sale de lo habitual. La Aguja te mete de lleno en su propio mundo y no te deja salir hasta la última página, y eso no es algo fácil de conseguir.

El tomo La aguja publicado por Planeta Cómic se presenta en formato tapa dura sin sobrecubiertas. Contiene 208 páginas, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, y presenta la traducción de los ocho números que componen la edición americana de The Spire. Este volumen incluye además todas las portadas de los números de la edición americana de la colección. El precio de venta recomendado es de 18,95 € y se puso a la venta en septiembre de 2018.

La aguja

La aguja

ISBN: 978-84-9146-995-7

Del mismo equipo creativo que creó el aclamado título Six-Gun Gorilla: Simon Spurrier y Jeff Stokely.

¡Orgullosa se alza la Aguja!

La Aguja es una montaña de metal y piedra, una vasta ciudad que se alza en mitad de un desierto radioactivo. Llena de pasillos retorcidos, de ascensores chirriantes y de maquinaria antigua, es el hogar de más de un millón de seres humanos y no humanos. Shå, que es la última de su especie —las medusas—, es la capitán de policía de la Guardia de la Ciudad, el cuerpo responsable de mantener el orden entre tanta mezcolanza de tecnología olvidada y biología moderna.

Ahora, una cadena de asesinatos cometidos justo cuando la nueva baronesa de la Aguja está a punto de jurar su cargo está poniendo en jaque a Shå, que se esfuerza por detener al responsable y rendirlo ante la justicia. Como la nueva baronesa alberga un terrible odio por los seres no humanos, la medusa va a tener que lidiar con más de un enemigo al tiempo que un misterio enterrado en lo más profundo de la Aguja empieza a desenmarañarse a su alrededor.

Guion: Simon Spurrier

Dibujo: Jeff Stokely y André May

Ver en Whakoom

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.