El Videoclub: Un monstruo viene a verme

Una de las definiciones de la palabra monstruo, según el diccionario es: ser que tiene alguna anormalidad impropia del orden natural y es de apariencia temible. Desde su más tierna infancia, al ser humano se le ha educado para aprender a catalogar a todos aquellos que cumplan con dichas peculiaridades como seres malignos que, en algunas ocasiones, vienen hasta con la intención de devorar a la especie humana. No obstante, el aspecto exterior no siempre refleja nuestra forma de ser. Que alguien tenga una apariencia temible no significa que tenga intención de hacernos daño. Un claro ejemplo lo tenemos en la película Un monstruo viene a verme, que es el filme a analizar en este artículo:

Bajo la dirección de Juan Antonio Bayona, este largometraje hispano-estadounidense, de 108 minutos de duración, está basado en la novela homónima de Patrick Ness y cuenta en su reparto con Lewis MacDougall (como Connor O’Malley), Liam Nesson (que pone la voz al monstruo, en su versión original, y presta su rostro para aparecer como el abuelo del protagonista en unas fotos), Tom Holland (que se encarga de hacer los gestos necesarios para las capturas de movimiento del monstruo), Felicity Jones (en el papel de Lizzie Clayton, madre de Connor), Sigourney Weaver (que da vida a la abuela), Toby Kebbell (que encarna al padre) y Geraldine Chaplin (que interpreta a la directora del colegio).

La vida de Connor O’Malley no es como la de cualquier adolescente de su edad: sus compañeros de clase le pegan, es hijo de padres separados y su madre está gravemente enferma, sin posibilidad alguna de cura. Pero, la principal razón que distingue al joven del resto de chicos de su edad es que, a las doce horas y siete minutos de cada noche, un monstruo (cuyo aspecto nos recuerda al del guardián de la galaxia Groot, tal y como muestra la foto que puedes ver debajo de estas líneas, aunque su vocabulario es bastante más amplio) viene a verle.

Uno de los detalles más curiosos, aunque quizás pase algo desapercibido, es el hecho de que, entre los personajes principales, solo Connor y su madre son conocidos por sus nombres, mientras que al resto los identificamos por la relación existente entre ellos y el protagonista (la abuela, el padre, la directora…), por no hablar del monstruo, al que tampoco se le denomina de ninguna manera en particular.

Aunque se trate de una producción llevada a cabo entre España y Estados Unidos, Un monstruo viene a verme se estrenó en nuestro país a principios de octubre del 2016 (mientras que los americanos tuvieron que esperar hasta finales de diciembre), recaudando 3,6 millones de euros en su primer fin de semana en taquilla, lo que lo convirtió en el mejor estreno español de ese año.

No es ninguna novedad que una película contenga personas reales y dibujos animados. De hecho, en esta misma web hemos analizado ya muchos filmes con dicha peculiaridad. Sin embargo, en este caso, las escenas de animación no aparecen mezcladas con las de los actores, sino que son solo utilizadas para recrear las historias que el monstruo le cuenta a Connor, todas ellas con su extraña moraleja y sabios consejos, tales como:

Tu vida no la escribes con palabras. La escribes con acciones. Lo que piensas no es importante. Lo único importante es lo que haces.

No es habitual que una película en la que uno de sus protagonistas es una extraña criatura esté catalogada como drama, pero está claro que Un monstruo viene a verme no es un filme cualquiera, tal y como lo demuestra al haber sido nominado en treinta y nueve categorías (entre los Premios Goya, Platino, Forqué, Fotogramas de Plata, Feroz, Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos, Gaudí y Critics Choice Awards), alzándose con el galardón en veintisiete ocasiones diferentes.

Con esta película, el director pone punto final a su trilogía sobre las relaciones entre madres e hijos, la cual inició con El orfanato (2007) y continuó con Lo imposible (2012). No obstante, pese a tratar el mismo tema, las películas no van relacionadas entre sí y se pueden ver de manera independiente.

El éxito alcanzado por el filme le ha pemitido contar con su propia exposición de maquetas originales de la película. Por tanto, si vives en Córdoba, o vas de visita, puedes pasarte por el centro lúdico y cultural Santa Cruz Crea 2017, en la que encontrarás piezas tan alucinantes como una cabeza de monstruo de 1,80 metros de altura, obra del escultor Noe Serrano.

Si eres de mente abierta y aceptas el hecho de que las tramas de fantasía y drama puedan convivir en un mismo filme, es muy posible que disfrutes con Un monstruo viene a verme, una película en la que no encontraremos grandes diferencias con respecto a la novela original, ya que Patrick Ness no es solo el autor del libro sino también el escritor del guión del largometraje.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.