Reseña de El Camino Negro 1: El norte sagrado

camino negro

Vikingos y cristianos

Brian Wood es un guionista que aparenta no tener demasiada suerte en nuestro país con la publicación de sus obras. Los títulos de este autor parecen no tener nunca el impacto que muchos de sus incondicionales esperan, y su publicación suele quedarse diluida en un segundo plano más que ser el reclamo de cualquier editorial. Sea como sea, uno de sus últimos trabajos nos acaba de llegar a través de Panini Comics (responsable también de la publicación de otra de las obras que firma como guionista, Briggs Land), y llega bajo el título de El Camino Negro 1: El norte sagrado.

camino negro
Portada del cuarto número de la serie Black Road

En tiempos oscuros

Ha pasado un milenio ya desde el nacimiento de Cristo, algo que en el norte de Europa nunca había sido de gran importancia. Pero las cosas cambian. Ahora los territorios paganos están siendo convertidos al cristianismo poco a poco, y las zonas habitadas por los pueblos vikingos pasan por el proceso de forma violenta y sin remedio.

En este desolador escenario nuestro protagonista, Magnus el Negro, sobrevive haciendo pequeños trabajos para ganarse el pan a la vez que ejerce de vez en cuando como una especie de soldado de fortuna o guardaespaldas. Un día llegará hasta él el trabajo de proteger a un miembro del Vaticano en su paso por el infame Camino Negro, una ruta maldita en la que acechan toda clase de peligros.

Lamentablemente, la labor de Magnus como protector no va a ser todo lo eficiente que debería, y su acompañante acaba siendo brutalmente ejecutado. Todo debería haber terminado aquí para nuestro feroz protagonista, pero el destino le ha preparado una sorpresa en la forma de una joven a la que se verá obligado a ayudar. Lo que vemos en este primer arco argumental apunta a ser el comienzo de una trama en la que ciertos misterios en torno a la labor del ejercito cristiano en tierras paganas podrían cambiar el curso de la historia si algún día salieran a la luz, y Magnus parece estar colocado en el centro de todo. El tránsito por el Camino Negro no ha hecho más que empezar para Magnus, y más le vale tener sus armas bien afiladas, porque la nieve y el polvo se van a teñir de rojo en no pocas ocasiones a medida que recorre kilómetro tras kilómetro…

camino negro

Monólogos a sangre y fuego

Como es habitual en muchas de sus obras, en esta ocasión el señor Brian Wood, responsable de los guiones de otros títulos como Northlanders o DMZ, se esfuerza por meternos en la cabeza de nuestro protagonista para que sintamos lo que es ser Magnus el Negro, entendamos su forma de ser y, sobre todo, los motivos de por qué hace las cosas que hace.

Magnus es un portentoso guerrero. Tal vez no siempre lo fue, pero en este momento de su vida es casi una fuerza de la naturaleza. Es todo lo poderoso que puede ser un hombre en el mundo real. No puedo evitar acordarme de Logen Nuevededos el Sanguinario, un personaje de la saga de novelas La Primera Ley de Joe Abercrombie con el que este guarda no pocos parecidos. Magnus es pragmático, fiel a sí mismo y a sus principios, ve las cosas como son y no disfruta con la muerte de sus enemigos, al menos no en un sentido cruel.

Pero Magnus es también un hombre atormentado por su pasado. Como siempre suele pasar, la violencia engendra violencia, y Magnus ha llevado la violencia a muchos sitios. La carga que lleva consigo le ha cambiado y le ha convertido en una figura taciturna sin pasión por la vida, un hombre que vive casi de forma mecánica, pero no por ello ha abandonado la lucha por la supervivencia propia o por la de la gente cercana a él.

Sin embargo, aquello que regresa a él en sus pesadillas está fuertemente entrelazado con el conflicto religioso que mantiene en lucha a las dos facciones que conviven en sus tierras. El misterio de lo que ocurre después de la muerte es algo que inquieta a Magnus, y tal vez la respuesta a esta pregunta acabe por decidir sus acciones en el futuro…

camino negro

El crepúsculo del Valhalla

Históricamente nos encontramos aquí en un periodo bastante interesante que raras veces se ha mostrado en la ficción. Estableciendo una comparativa entre los vikingos y los cowboys del western, aquí estaríamos en la época de Sin perdón o de tantas otras películas en las que el salvaje oeste se ha ido civilizando y podemos empezar a ver los primeros atisbos de la tecnología que va a acabar poco a poco con los tiempos de John Wayne. En esta obra se nos retrata a la conversión cristiana como un ejercicio de conquista y asimilación. Aunque Wood no cae en ningún momento en la tentación de simplificar la trama para colocar a los portadores de cruces como invasores malvados y a los pueblos vikingos como pobres y pacíficos aldeanos amantes de la naturaleza, sí se destila en la obra un cierto sabor hereje. Las costumbres de las gentes supuestamente más civilizadas se nos muestran como las más salvajes de todas, obviando cualquier tipo de compasión o respeto por la vida de sus semejantes.

camino negro

Ese aspecto se refleja estupendamente bien a través del trabajo del dibujante Garry Brown, a quien ya hemos podido ver en otros títulos como The Massive o Catwoman, y del colorista Dave McCaig, responsable de obras como American Vampire o la ya mencionada Northlanders. La dureza de las tierras que hoy conocemos como Noruega y la ineludible extinción de la forma de vida de una civilización como la vikinga son aspectos que encuentran su reflejo en el arte de este equipo. En lo referente a la ambientación, el apartado gráfico no podría ser mejor.

En resumen, este primer tomo de El Camino Negro es una obra que encantará a los fieles lectores de Brian Wood, especialmente a aquellos que se quedaron enamorados de Northlanders. No es apta para aquellos que buscan tramas efectistas, espectacularidad o gratificación inmediata, ya que la sobriedad y la calma con la que la acción es narrada puede desesperar a los más habituados al cómic mainstream superheroico americano de continuas splash pages. Pero aquellos lectores que disfrutan más con una narración sólida y descomprimida tal vez vean en esta obra un regalo para los sentidos.

El tomo El Camino Negro 1: El norte sagrado publicado por el sello Evolution de Panini Cómics en tapa dura contiene 136 páginas a color con un tamaño de página de 27,7 x 18,3 cm e incluye la traducción de los cinco primeros números de la serie Black Road. El precio de venta recomendado es de 18 € y se puso a la venta en enero de 2019.

camino negro

El Camino Negro 1: El norte sagrado

ISBN: 9788491677581

1000 después de Cristo.

Magnus El Negro, un antiguo guerreros convertido en reparador de iglesias, quiere traer la paz a su gente, pero después de que un funcionario del Vaticano sea asesinado, descubrirá un secreto capaz de amenazar el equilibrio de poder en toda Europa.

Guion: Brian Wood

Dibujo: Garry Brown, Dave McCaig y Steve Wands

El Camino Negro 1: El norte sagrado

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.