Crítica de: Holmes & Watson

Cuando Arthur Conan Doyle creó a Sherlock Holmes en 1887, es poco probable que imaginase la gran repercusión que tendría su personaje, cuyos datos más conocidos son su mente superior, su dominio del violín, que fuma en pipa, que siempre va acompañado del doctor John Watson, que su asistenta es la señora Hudson y que Moriarty es su mortal enemigo. Su fama se  ha expandido no sólo en el mundo de la literatura, sino también en el cómic, en la radio, en la televisión, y el cine, como es el caso del largometraje Holmes & Watson, que aterrizó en las carteleras el pasado día 22 de febrero.

Bajo la dirección de Etan Cohen, la película, de 89 minutos de duración, está protagonizada por Will Ferrell (como Sherlock Holmes), John C. Reilly (en el papel del doctor John Watson), Lauren Lapkus (que interpreta a Millie), Rob Byrdon (que encarna al inspector Lestrade), Kelly Macdonald (que se mete en la piel de Rose Hudson), Rebecca Hall (que hace de la doctora Grace Hart), Ralph Fiennes (como el profesor Moriarty) y Hugh Lauire (en el  papel de Mycroft Holmes). A continuación, mostramos el tráiler de dicho filme:

Tras una frase sobre la lógica que bien podría pertenecer a Arthur Conan Doyle o a otro gran escritor del género, pero que nos dicen que está sacada del segundo capítulo de la cuarta temporada de la serie de Hannah Montana, comienza la acción, en el año 1881, época en la que se nos muestra la peculiar manera en la que Sherlock Holmes y del doctor John Watson se conocen. Un tiempo después, tras una larga lista de casos resueltos, la Reina de Inglaterra recibe un anónimo que la amenaza de muerte en un plazo de cuatro días, a menos que el más grande detective de Londres logre impedirlo, lo que obliga a Sherlock Holmes y al doctor Watson a ponerse en marcha para detener a Moriarty, el autor del mensaje, y salvar la vida de la monarca. Pero, ¿quien salvará a Londres de ellos dos?

Este resumen deja claro que nos encontramos ante una versión cómica de las aventuras de Sherlock Holmes, por lo que no resulta extraño que sean Santiago Segura y Florentino Fernández los que se encarguen de doblar al castellano a los actores principales. Por si eso no fuera suficiente, el eslogan del filme reza de la siguiente manera:

No tienen ni idea.

Como es habitual en Sherlock Holmes, la película nos muestra sus aptitudes como violinista, su adicción al tabaco y a las drogas, su afición por la apicultura, sus dotes para el disfraz, sus precisos cálculos y, por supuesto, sus expresiones y sus increíbles deducciones, todo ello a través de un punto de vista cómico, evidentemente. Nunca debemos olvidarnos de que se trata de una parodia del personaje.

A pesar de contar con grandes actores en el reparto, ni la crítica ni la audiencia se han mostrado amables con el largometraje. Claros ejemplos de ello lo tenemos en la poca publicidad y la escasa difusión que ha tenido y en el hecho de que Sony trató de vendérselo a Netflix, pero la plataforma digital lo rechazó. Tampoco ha ayudado el que a algunos críticos les hayan parecido inapropiadas las referencias al Titanic. Además, la película ha resultado la ganadora del Razzie a la peor película del año (además de otras cinco nominaciones), mientras que desde la web especializada Rotten Tomatoes, que le ha concedido una aprobación del 9%, se ha hecho la siguiente declaración:

Los callejones más bajos y más viles de Londres no presentan un registro más terrible de las aventuras de Sherlock Holmes y el Dr. Watson que Holmes & Watson.

El final del filme deja abierta la puerta al rodaje de una segunda entrega, pero las posibilidades de que se lleve a cabo son prácticamente nulas, aunque lo más probable es que, desde el principio, no hubiese intención alguna de hacerla.

Pero, ¿la película es tan mala, en realidad? Ya hemos dejado claro que se trata de una parodia, cuyo único fin es ridiculizar la figura de los protagonistas, y hay que ir a verla con esa mentalidad. Personalmente, pese a haber formado parte, como figurante, de la versión española Holmes y Watson: Madrid days (2012), debo confesar que me aburrí como una ostra con el visionado de dicha producción, algo que no me llegó a ocurrir con esta película.

Por tanto, está claro que no se trata de ninguna obra maestra, no pasará a la historia como una de las mejores adaptaciones del detective londinense y, si vas a ver Holmes & Watson con la intención de disfrutar de un filme de acción policiaco, no cabe ninguna duda de que saldrás completamente decepcionado de la sala. Por el contrario, si acudes al cine con la intención de pasar el rato, no pensar mucho y reírte un poco con un largometraje que se guarda para el final un imprevisto giro argumental (el cual entra en contradicción con los datos que conocemos de uno de los personajes), puede que seas capaz de mostrar mayor indulgencia con el filme.

Después de cometerse un asesinato en el mismísimo Buckingham Palace, Sherlock Holmes (Will Ferrell) y su fiel compañero el doctor Watson (John C. Reilly) se ven obligados a resolver el caso. Deberán hacerlo en tan solo cuatro días, ya que según el autor del crimen, Moriarty (Ralph Fiennes), de lo contrario matará a su Majestad la Reina (Pam Ferris). En esta loca investigación a contrarreloj, los dos detectives conocerán a la doctora Grace Hart (Rebecca Hall) y a su acompañante Millie (Lauren Lapkus), que trastocarán la vida de Holmes y Watson por completo.

Versión humorística inspirada en las clásicas historias de misterio de Arthur Conan Doyle sobre los populares Sherlock Holmes y el doctor Watson. Etan Cohen (Dale duro) dirige y escribe este filme cuyo reparto está formado por los actores Will Ferrell (Zoolander No. 2, Padres por desigual), John C. Reilly (Kong: La Isla Calavera, El cuento de los cuentos), Ralph Fiennes (¡Ave, César!, Cegados por el sol), Hugh Laurie (El infiltrado, Veep), Kelly Macdonald (T2 Trainspotting, Boardwalk Empire), Lauren Lapkus (Big Bang, I love dogs), Pam Ferris (Ethel y Ernest, El enigma del cuervo) y Rebecca Hall (Mi amigo el gigante, El regalo).

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.