Reseña de Jenny Finn

Mignola, Lovecraft y el Londres victoriano

Si en un mismo cómic juntamos cosas como Mike Mignola, las fantasías sacadas de la mente de H.P. Lovecraft y el Londres victoriano, para muchos lectores no es necesario saber nada más antes de pasar por caja y hacerse con él. No es difícil saber, teniendo esto en cuenta, por qué razón Norma Editorial ha decidido rescatar un título descatalogado como es Jenny Finn y sacarlo ahora a la venta en una edición en tapa dura que hará las delicias de los aficionados a los tentáculos y las escamas…

Jenny Finn

Terror y misterio

¿Acaso hay un mejor escenario para ambientar una historia de misterio que en Londres en pleno siglo XIX? El famoso Sherlock Holmes resolvía casos precisamente en ese lugar y en esa época, al mismo tiempo que el que probablemente sea el asesino más legendario de la historia mataba a las prostitutas de la ciudad amparándose en su niebla nocturna, por lo que resulta difícil imaginarse un lugar más adecuado para plantear enigmas.

Si hablamos de terror, llegamos a la misma conclusión. El Londres victoriano tiene algo muy especial, una atmósfera que de alguna forma crea en el imaginario colectivo un lugar de fantasía en el que todo tipo de ficciones tienen cabida. Es un lugar en el que los límites de la realidad son muy difusos y en el que lo sobrenatural parece tener más posibilidades de arraigar que en cualquier otro sitio. Seguramente esta es la razón de que, a la hora de plantear una historia como la que se nos cuenta en Jenny Finn, los autores no tuvieran demasiadas dudas sobre dónde debía tener lugar.

Jenny Finn

Y precisamente con un misterio relacionado hasta cierto punto con el anteriormente mencionado Jack el Destripador es con lo que comienza esta historia. En los muelles de Londres los cadáveres de las víctimas de un asesino en serie, mujeres todas ellas, comienzan a amontonarse junto a los de los contagiados por una extraña plaga que crea extrañas erupciones y malformaciones en la piel con forma de tentáculos.

Nuestro protagonista será Joe, una especie de héroe anónimo hijo de su tiempo que se topará por casualidad con la raíz de todo lo malo que está ocurriendo en la ciudad. Obviamente los dos enigmas que mantienen en vilo a la ciudadanía (o a los pocos ciudadanos a los que les importa un carajo lo que ocurre con sus vecinos) están íntimamente relacionados, y eso es algo que Joe no va a tardar en descubrir.

A pesar de que el bueno de Joe se mete en este berenjenal con la mejor de las intenciones, suya será la culpa de la muerte de algún que otro inocente. Su obsesión sin sentido con la joven Jenny Finn, una niña que aparenta ser algo a medio camino entre un espíritu y un vampiro, será lo que enciende el motor de la trama y lo que le lleve a través de un camino lleno de peligros hasta su final.

Estos peligros comprenden todo tipo de situaciones, desde linchamientos hasta sesiones de espiritismo pasando por todas las rarezas derivadas de los elementos lovecraftianos que inundan esta historia y que colocan en más de una ocasión al lector en el terreno de la duda, en ese lugar en el que no tienes ni la menor idea de lo que va a ocurrir en la siguiente página. Eso es una sensación maravillosa, y es algo que aquí los autores han logrado de pleno desde la primera hasta casi la última página.

Jenny Finn

Dibujando tipos feos

En el apartado gráfico nos encontramos con el dibujante Troy Nixey, de cuya cabeza salió la idea de esta obra en primer lugar. Nixey, ayudado por la siempre maravillosa labor del nunca suficientemente elogiado Dave Stewart al color, logra crear una ambientación sombría y oscura que resulta perfecta para el tipo de historia que Mignola desarrolla aquí.

El estilo del dibujante no es excesivamente detallado, sino que deja bastante lugar al colorista para que este haga su trabajo. Aquí hay que apuntar que en un primer momento esta obra fue publicada en blanco y negro, pero no por motivos artísticos, ya que la intención de Nixey y Mignola siempre fue que Jenny Finn fuera un cómic coloreado, algo que no se logró hasta hace tan solo un par de años.

Otro punto a favor de Nixey es el cuidado que ha tenido con la caracterización de los personajes, no cayendo en la idealización estética y mostrando rostros realmente feos, dentaduras atroces y todo tipo de imperfecciones físicas propias de la época en las clases bajas, que son las que podemos ver de forma casi absoluta en esta obra. Y ni que decir tiene que cuando llega el momento de meter elementos lovecraftianos en sus viñetas el dibujante lo borda, y es que tras leer sus notas incluidas al final del tomo parece evidente que Jenny Finn nace ante el deseo de Nixey de dibujar este tipo de cosas.

En lo referente a la edición, hay que decir que esta edición de Jenny Finn presentada por Norma Editorial viene en un formato de tapa dura con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 136 páginas a color e incluye la traducción de la edición americana de los dos números de los que constó la miniserie Jenny Finn: Doom Messiah, publicada originalmente por Oni Press en 1999 en blanco y negro, así como una galería de bocetos del dibujante Troy Nixey. El precio de venta recomendado es de 18,5 € y se puso a la venta en enero de 2019.

Jenny Finn

Mike Mignola

Nacido en Berkeley, California, el 16 de septiembre de 1960. Se trata de un dibujante y escritor de cómics conocido sobre todo por su trabajo en ‘Hellboy’ para la editorial Dark Horse. Mignola comenzó a trabajar en el año 1980 realizando ilustraciones para la revista ‘Comic reader’ de personajes con un aire pulp como Red Sonja, Dominic Fortune, The Spirit o Doc Savage. Ya en 1983 empezó a trabajar como entintador para Marvel Comics, en series como ‘Daredevil’, ‘Power Man & Iron Fist’, ‘The Incredible Hulk’, ‘Alpha Flight’ y ‘Rocket Raccoon’.

A continuación se pasó a la competencia, DC Comics, donde empezó a trabajar en títulos como ‘Phantom Stranger’ y ‘El mundo de Krypton’, para pasar posteriormente a títulos más importantes como ‘Una muerte en la familia’, ‘Dark City Dark Knight’, ‘Cosmic Odyssey’ y ‘Gotham by Gaslight’, la primera obra que pasó a formar parte del sello Elseworlds.

Ya a principios de la década de los años 90 su trabajo empezó a centrarse en la realización de portadas y contraportadas para las dos grandes editoriales americanas, en títulos como ‘Wolverine: The Jungle Adventure’, ‘Fafhrd and the Gray Mouser’, ‘Ironwolf: Fires of the Revolution’ o la adaptación al cómic de ‘Drácula’. En 1994 comenzó a trabajar en las primeras historias de Hellboy, que resultaron ser todo un éxito de crítica y público.

Jenny Finn

Jenny Finn

ISBN: 978-84-679-3412-0

Misterio victoriano y terror tentacular al más puro estilo Mike Mignola.

En los muelles de Londres, dos terribles amenazas tienen atemorizados a los ciudadanos del vecindario. Una plaga deja cadáveres cubiertos de tentáculos en los callejones, y un asesino en serie está matando mujeres bajo la protección de la noche. Un joven intentará descubrir la verdad en una aventura que le llevará a provocar la muerte de inocentes, presenciar sesiones de espiritismo y conocer a una peculiar niña nacida en el mar.

Dave Stewart colorea esta fantástica historia de Mike Mignola, publicada originalmente en blanco y negro con el arte de Troy Nixey y Farel Dalrymple.

Guion: Mike Mignola

Dibujo: Dave Stewart, Troy Nixey y Farel Dalrymple

Ver en Whakoom

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.