Crítica de Mia y el león blanco

Crítica de Mia y el león blanco

De vez en cuando llega a nuestras pantallas una película tierna, en principio dirigida para el público infantil, pero que por su mensaje deberíamos ver todo el mundo. Este es el caso de Mia y el león blanco, la película que llega este fin de semana a nuestras pantallas.

Mia tiene 11 años cuando comienza una relación extraordinaria con Charlie, un cachorro de león blanco nacido en la granja de leones de sus padres en Sudáfrica. Durante tres años, crecerán juntos y vivirán una amistad incondicional. Cuando ella cumple 14 y Charlie se convierte en un hermoso león adulto, Mia descubre que lo van a vender. Al saber que su amigo está en peligro, Mia y el león emprenderán un viaje a través de la sabana en busca de una tierra donde Charlie pueda vivir en libertad.

Con esta sinopsis tan simple, esta película esconde una apasionante historia dirigida por Gilles de Maistre y protagonizada, sobre todo por Daniah de Villiers, donde no solo se hablará de la libertad de los animales sino, además, de la falsedad de la sociedad, de las creencias milenarias e, incluso, del difícil proceso de crecer para un par de adolescentes con ciertos problemas muy comunes.

Crítica de Mia y el león blancoLa historia surge de una experiencia personal del director que, en el rodaje de un documental sobre niños de todo el mundo, conoció a uno que vivía en una granja de leones dirigida por sus padres.

Lo que nos cuentan en Mia y el león blanco nos suena forzosamente como algo sincero y creíble porque así es: el proyecto que surgió no fue hacer una película con un león de CGI sino algo mucho más difícil: rodar una película a lo largo de tres años en los que se grabaría una amistad verdadera entre una niña y un león.

Con la ayuda del especialista en leones Kevin Richardson, se realizó un casting entre más de 300 niños surafricanos para dar con el actor apropiado y apareció Daniah quien, “la primera vez que estuvo cara a cara con un cachorro de león, no empleó las manos como hacía la mayoría de los niños, sino la cabeza (…) tenía que ser ella”.

Se eligió un león recién nacido (llamado Thor, por cierto) y el equipo de la película mantuvo una relación con él desde su nacimiento, a una distancia segura pero de forma que se acostumbrara a las cámaras y los micrófonos. El león paseaba con la actriz por el plató. Disponían de dos niños por si finalmente uno se asustaba (de hecho, Ryan, que interpreta al hermano de la protagonista, era el sustituto preparado de Daniah). También se trabajó con tres leones, el auténtico león Charlie daba vida al león de dos meses, una leona era la que vemos como león recién nacido y, por fin Thor, interpretaba a Charlie desde los cuatro meses.

Así, la película es el resultado de tres largos años de rodaje, viendo crecer tanto a los niños como al león y a todos los animales de la granja. Solo por esto ya merece la pena ver la película. Pero hay bastante más.

¿Qué ocurre con los leones en África en la actualidad? ¿Cuántos quedan? ¿Existen todavía los cazadores furtivos de leones? ¿Qué dice o hace el gobierno de Suráfrica sobre este tema?

Crítica de Mia y el león blanco

Además, como decía antes, vemos cómo evolucionan los dos niños protagonistas, cada uno con sus problemas: Mick, el hermano de Mia, con temores nocturnos que no puede entender y que dificultan psicológicamente sus relaciones, mientras que la dulzura expresada por el actor hace que sea un verdadero roba escenas. Mia, por su parte, comienza como una niña de 11 años que ha sido separada de sus amigos y ambiente, en Inglaterra, para vivir en África, lejos de todo.

La película nos sugiere algún problema anterior con el abuelo de Mia que ninguno de los dos hermanos conoce, y que nos irán dando pistas poco a poco hasta su descubrimiento final, que estará directamente relacionado con la granja de leones.

En resumen, una película muy recomendable, para pequeños y adultos, con una historia preciosa y encantadora, más allá del titánico esfuerzo realizado por los principales responsables.

Crítica de Mia y el león blanco

Mia tiene 11 años cuando comienza una relación extraordinaria con Charlie, un cachorro de león blanco nacido en la granja de leones de sus padres en Sudáfrica. Durante tres años, crecerán juntos y vivirán una amistad incondicional. Cuando ella cumple 14 y Charlie se convierte en un hermoso león adulto, Mia descubre que lo van a vender. Al saber que su amigo está en peligro, Mia y el león emprenderán un viaje a través de la sabana en busca de una tierra donde Charlie pueda vivir en libertad.

MIA Y EL LEÓN BLANCO está protagonizada por la joven actriz Daniah De Villiers (“The Dating Game Killer”) junto a Mélanie Laurent (“El concierto”, “Malditos bastardos”) Langley Kirkwood (“Dredd”, serie “Black Sails”)

 

Reseña
Adorable
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

2 Comentarios

  1. La mierda más grande que han visto mis ojos en mucho tiempo. Gracias pero no cuela. Un despropósito el guion, las actuaciones, los diálogos, etc, etc. Menos mal que la entrada me costó 2,85 por la fiesta del cine pero vamos, tela con la película.

  2. la peli le falto un poco mas de redacción pero me encanto es una de las mejores películas que eh visto , aprendí bastante mientras la seguía viendo y abrió mis ganas de interactuar con un animal tan magistral como el león, gracias espero ver películas tan buenas como esta

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.