Crítica de: Men in Black: International

El escritor Lowell Cunnigham y el dibujante Sandy Carruthers crearon en 1990 la historieta Men in Black (que en nuestro país también es conocida como Hombres de Negro), que fue publicada originalmente por la empresa Aircel Comics, la cual fue adquirida por la editorial Malibu, que acabó siendo comprada por Marvel.

Aunque la existencia de dicha colección no es muy conocida en España, no ha sucedido lo mismo con sus adaptaciones cinematográficas, ya que la trilogía llevada a cabo entre 1997 y 2012 logró alcanzar unas cotas de éxito tan altas que no es de extrañar que acabe de aterrizar en la cartelera  una nueva entrega de los Hombres de Negro, bajo el título de Men in Black: International, que es el largometraje que se analiza en este artículo:

La película, de 115 minutos de duración, está dirigida por F. Gary Gray, mientras que en el reparto contamos con Chris Hemsworth (como H), Tessa Thompson (en el papel de M), Kumail Nanijani (que se encarga de poner la voz, en el idioma original, a Peoncín), Liam Neeson (que encarna al Alto T), Rafe Spall (que interpreta a C), Rebecca Ferguson (que se mete en la piel de Riza Stavros) y Laurent y Larry Bourgeois (que hacen de dos hermanos gemelos). También cabe destacar las colaboraciones de Emma Thompson y Tim Blaney (que recuperan sus papeles del O y de la voz del perro Frank, respectivamente). A continuación, puedes disfrutar del tráiler:

En 1996, Molly Wright fue testigo de la existencia de formas de vida alienígenas en nuestro planeta. Veinte años después, su única ambición es formar parte de los Hombres de Negro, objetivo que termina por conseguir. Como jefa de la sede de Nueva York, O decide mandar a la nueva integrante, que pasa a ser conocida como M, a la central de Londres, ya que sospecha que allí sucede algo turbio. Poco después de llegar, la novata agente logra formar pareja con el veterano H. Pronto descubren que la organización británica cuenta con un topo.

El mayor inconveniente argumental lo encontramos en el hecho de que existen pocos personajes de los que el espectador pueda sospechar, con lo que no cuesta demasiado imaginarse quién es el traidor.

La película cuenta con un final cerrado, el cual parece imposibilitar cualquier posibilidad de rodar una secuela, un plan que, a primera vista, no parece que estuviera en la cabeza de ningún miembro del equipo.

Que haya química entre los actores principales suele ser algo fundamental para que un proyecto funcione, lo que no resulta ningún problema en este caso, puesto que que Chris Hemsworth y Tessa Thompson ya han coincidido en las películas Thor: Raganarok (2017) y Vengadores: Endgame (estrenada este mismo año), en los papeles de Thor y Valquiria, respectivamente.

Aunque Men in Black: International esté considerada como un spin-off, bien podrían referirse a ella como una cuarta entrega de la saga, ya que la presencia de elementos como la sede de Nueva York, el eterno hombre del periódico, el perro Frank, O y los gusananos hace que los espectadores se encuentren cómodos en un ambiente que les resulta conocido, pese a la escasa presencia en pantalla de los elementos mencionados.

Como cabía esperar, los guiños a la trilogía original se encuentran muy presentes, tal y como se muestra en los siguiente ejemplos: el tipo de letra utilizado en los títulos del crédito, el momento en que M se niega a coger un grillo ruidoso como arma o la escena en al que se ve un cuadro con una imagen de la batalla de K y J contra el bicho que se apoderó del cuerpo de Edgard, tal y como se muestra en la imagen que hay bajo este párrafo. Por si esto no fuera suficiente, la película comienza con un evidente guiño a los espectadores, ya que vemos cómo la mujer del logo de Columbia se pone unas gafas de sol para evitar ser neuralizada.

Cada vez que una película nueva trata de situarse a la de altura de un clásico, sobre todo si lo hace con un equipo totalmente diferente, la fórmula no suele funcionar. En esta ocasión, al menos,  consigue mantenerse a flote, que es lo mínimo que se le puede pedir. Así que, si tu intención es la de ir al cine a pasar un rato entretenido, echarte unas risas y no ser demasiado exigente, Men in Black: International es una opción más que correcta.

Los Hombres de Negro se han extendido por el mundo entero, pero también lo ha hecho la escoria del universo. Y para mantenernos a salvo, el condecorado agente H (Chris Hemsworth) y la novata agente M (Tessa Thompson) formarán una extraña pareja que podría funcionar. Mientras se enfrentan a una nueva amenaza alienígena que toma la forma de cualquiera, incluida la de los Hombres de Negro, estos deberán unir fuerzas en una aventura mundial para salvar la agencia y al mundo entero.

Basada en la premisa de que hay extraterrestres viviendo entre nosotros, Men in Black: Intenational nos presenta nuevos agentes, armas, alienígenas y localizaciones, mientras agrupa a algunos  de los actores más demandados hoy en día, incluyendo a Chris Hemsworth y a Tessa Thompson como los agentes H y M, a Emma Thompson retomando su papel de jefa de los MIB y a Liam  Neeson, Rebecca Ferguson y Kumail Nanjiani en otros papeles clave.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.