Reseña de Marvel Gold. El Increíble Hulk 2 – Este monstruo desatado

Hulk desatado

Liberando el poder esmeralda

En los últimos años todo se ha complicado, pero todavía hay lectores que disfrutan como enanos leyendo las aventuras clásicas de Hulk, aquellas en las que todo era mucho más simple. Pensando en ellos Panini Comics continúa con su línea Marvel Gold y nos trae una nueva entrega de las aventuras clásicas del Gigante Esmeralda, esta vez en un tomo publicado bajo el título de Marvel Gold. El Increíble Hulk 2 – Este monstruo desatado.

Hulk desatado
Portada del número #104 de la serie regular The Incredible Hulk

En tiempos más sencillos

A lo largo de su dilatada trayectoria editorial iniciada a principios de la década de los años sesenta, el personaje de Hulk ha experimentado multitud de cambios. Hemos tenido al Joe Fixit inteligente y gris de Peter David, hemos tenido al gladiador enamorado de Planeta Hulk, hemos tenido al monstruo separado de Bruce Banner y hemos tenido al ser terrorífico que se nos presentó recientemente en El Inmortal Hulk entre muchas otras cosas. Pero entre todos ellos, quizás el que resulta ser un concepto más potente sea el primigenio, aquel en el que solo teníamos a un monstruo de color verde que quería que lo dejaran en paz, ese trasunto del protagonista de El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde.

La etapa del personaje que se recoge en este tomo sale directamente de los números publicados en su propia serie entre mediados de 1968 y finales de 1969. Tras unos años en los que la popularidad del personaje dio bastantes giros, a partir del número #103 de su colección se esperaba una época de estabilidad con Gary Friedrich al guion, Marie Severin a los lápices y Frank Giacoia como entintador, y así fue (más o menos).

Por aquel entonces Hulk era ese monstruo en el que Banner se transformaba cuando se enfadaba por cualquier nimiedad y que asustaba a los transeúntes y destrozaba bienes municipales. Lo único que quería era que le dejaran en paz, pero eso era algo muy difícil de conseguir. Pero, de alguna forma, este antihéroe se las arreglaba de alguna manera para estar siempre en el lugar exacto en el que su fuerza iba a ser de ayuda para detener alguna amenaza real para los humanos que tanto miedo le tenían.

Hulk desatado

Hulk contra todos

De esta forma, el equipo por el que muy pronto pasarían nombres como los de Archie Goodwin, Herb Trimpe (que se convertiría en el dibujante insignia del personaje durante mucho tiempo), Bill Everett, Roy Thomas, Syd Shores, George Tuska o el mismísimo Stan Lee enfrentarían al personaje a enemigos como el Parásito Espacial, Umbu, el Hombre de Arena, el Líder, Glob, el Rino o el Mandarín, a veces incluso contando con la ayuda nunca solicitada de otros personajes de la editorial como Namor, Los Cuatro Fantásticos, los Inhumanos, Ka-Zar o Nick Fury.

Sus múltiples encuentros con todos estos personajes llevaron a Hulk a viajar por todos los rincones del Universo Marvel a la vez que poco a poco se iban consolidando los elementos que componen toda su mitología, incluyendo al General “Trueno” Ross o a la hija de este, Betty Ross, interés romántico de Banner.

Hulk desatado

Así, los números incluidos en este tomo nos devuelven a esa época en la que las bases del personaje son el motor que hace que las distintas tramas se sucedan, pasando de una a otra de forma fluida y natural. Esto puede resultar en ocasiones levemente repetitivo ya que el personaje principal prácticamente no evoluciona ni un ápice, sino que parece volver siempre a la casilla de salida tras cada enfrentamiento. Pero así es como se construye un icono, ¿verdad?

Aquí no nos vamos a encontrar con una profunda introspección sobre Hulk, no se va a tratar en profundidad al monstruo interno que todos llevamos dentro y no se va a analizar cómo la sociedad puede alienar a ciertos individuos por unas determinadas razones de exclusión. Todo eso se haría años después, lo que tenemos en este tomo es lo frecuente en la era del Stan Lee guionista: historias sencillas para tiempos sencillos, pero no por ello menos disfrutables. A ver, ¿a quién no le gusta ver a Hulk lanzando a un villano a kilómetros de distancia?

El tomo Marvel Gold. El Increíble Hulk 2 – Este monstruo desatado publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 496 páginas a color con un tamaño de 17 x 26 cm. e incluye la traducción de los números del #103 al #121 de The Incredible Hulk, además de su primer anual, todas las portadas de los números incluidos, una introducción escrita por Herb Trimpe, varios artículos escritos por Raimon Fonseca bajo los títulos Un verde sorprendente, El gran viaje de Hulk y Renacimiento pantanoso, y una sección de extras con diverso material. El precio de venta recomendado es de 39,95 € y se puso a la venta en mayo de 2019.

Hulk

Marvel Gold. El Increíble Hulk 2 – Este monstruo desatado

ISBN: 9788491679042

El segundo Omnigold de Hulk narra las aventuras del Goliat Esmeralda en su propia revista, después de finalizado el serial de Tales To Astonish. Una emocionante saga sin fin en la que Hulk se enfrenta contra gigantescos enemigos, como El Líder, mientras huye del obsesionado “Trueno” Ross y sus soldados.

Guion: Stan LeeRoy Thomas, Gary FriedrichBill Everett y Archie Goodwin

Dibujo: Herb Trimpe, Marie Severin, Frank Giacoia, George Tuska, Syd Shores, John Severin, Dan Adkins y Michael Kelleher

Marvel Gold. El Increíble Hulk 2 – Este monstruo desatado

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.