El Videoclub: Los Cazamonstruos

Gracias al mundo del cine, la televisión y los cómics, la franquicia que lanzó a la fama al equipo de héroes llamado Cazafantasmas es de sobra conocido por todos los amantes del género de la ciencia ficción. Mucho menos famoso que este singular cuarteto es el grupo de Los Cazamonstruos, que es el nombre por el que, en nuestro país, se conoce a la película Monsters at Large (cuya traducción literal sería algo así como Monstruos en general), cuyo análisis puedes leer en los siguiente párrafos.

Bajo la dirección de Jason Murphy, este film, de 91 minutos de duración, fue estrenado en 2018 y está protagonizado por Mischa Barton (como Katie Parker), Stephen Tobolowsky (en el papel del señor Phillips), Austin St. John (que interpreta a Sean Parker), Matthew Costo (que encarna a Alex Parker), Auggie Pulliam (que se mete en la piel de Dylan), Alicia C. Del Águila (que hace de Phoenix), Tara McDonald (que se convierte en Ashley), Zachary T. Robbins (como Gordon) y Trevor Dolden (que interpreta a Gavin Parker).

Para que su hermano pequeño Gavin deje de tener miedo a los monstruos que piensa que hay en su dormitorio, Alex Parker decide formar equipo con sus amigos Dylan y Phoenix para hacer creer al niño que ellos tres son capaces de atrapar al siniestro ser que lo atormenta por las noches. Al ver que la pantomima surte el efecto deseado, Alex y sus compañeros deciden dedicarse a hacer lo mismo en las casas de todos aquellos niños que tengan los mismos temores que el pequeño Gavin. Para ello, el trío toma la determinación de darse a conocer bajo el nombre de Los Cazamonstruos. El verdadero problema empieza cuando un extraño ser de extraño aspecto aparece de verdad.

No hay que ser ningún lumbrera para darse cuenta de que la película está levemente inspirada en la ya mencionada franquicia de Los Cazafantasmas, algo que el filme no se molesta en negar en ningún momento, ya que es algo que se deja notar en sus uniformes, sus armas, como muestra la imagen que acompaña a este párrafo, y su supuesta misión. No obstante, no se puede considerar que se trate de un plagio, sino más bien de un homenaje, ya que, aparte de las evidentes similitudes entre ambas tramas, el filme sabe brillar con luz propia y contar una historia original.

Por supuesto, lo primero que debemos tener en cuenta es que nos encontramos ante un producto que está principalmente aconsejado para los niños. Sin embargo, contamos con la ventaja de que ni la trama ni los personajes dan vergüenza ajena y además no se insulta en ningún momento la inteligencia del espectador, lo que permite su visionado a cualquier edad.

Muchas de las películas protagonizadas por niños o adolescentes suelen caer en el cliché de mostrar a los adultos como personajes medio subnormales, lo cual suele perjudicar al conjunto del filme, por lo que es de agradecer comprobar que aquí no sucede así, al menos con los padres del protagonista, ya que es cierto que la actuación de Stephen Tobolowsky como el señor Phillips sí que muestra al personaje como un poco tonto, en algunos momentos, pero sin llegar a exagerarlo demasiado.

Puede que la siguiente afirmación sea solo una apreciación personal, pero considero que solo hace falta echar un vistazo a la foto que acompaña a este párrafo para notar que el extraño ser que aparece en el filme guarda cierto parecido con el personaje conocido como Sully, de la película Monstruos S. A. (2001). En un principio, podría considerarse que eso juega en contra del filme, ya que es difícil considerar amenazador a un personaje que nos recuerde a otro que no infunde ningún temor. No obstante, a medida que avanza la trama, podemos entender por qué restarle algo de aspecto terrorífico al monstruo era precisamente lo que se pretendía.

Aunque la película nos muestre el lugar de origen de la criatura y justifique sus complicaciones para regresar allí, podemos comprobar que siguen quedando algunos cabos sueltos que ayudarían a darle mayor coherencia al filme. No obstante, hay que recordar que Los Cazamonstruos está recomendado para un público específico, que prefiere disfrutar con la historia en lugar de buscarle lagunas argumentales.

En definitiva, si pretendes ver una película con una trama compleja y que además tenga trasfondo, no cabe la menor duda de que te has equivocado de filme. No obstante, si decides darle una oportunidad a Los Cazamontruos como el simple producto de entretenimiento que es y no le das importancia al hecho de que esté principalmente destinado a un público infantil, siempre puedes pasar un rato agradable y es posible que hasta te eches algunas risas. Al fin y al cabo, todos hemos sido niños alguna vez y, por mucho que algunos quieran negarlo, a esa pequeña parte de nuestro interior le gusta asomar la cabeza de vez en cuando.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.