La llegada de los Vengadores a Vértice

Cuando, en la década de los sesenta, la editorial Vértice comenzó a publicar los cómics de  Marvel en nuestro país, no debieron tardar mucho en darse cuenta de lo bien que funcionaban las cabeceras grupales, ya que Los Cuatro Fantásticos y Patrulla -X eran una clara muestra de ello. No es de extrañar, por tanto, que la sexta cabecera de la Casa de las Ideas elegida por Vértice para lanzar al mercado, en 1969, fuera la formada por el equipo que acabaría por ser conocido como los héroes más famosos de la Tierra: Los Vengadores, cuya primera portada puedes ver sobre este párrafo.

Dado que, el título original de la colección era The Avengers, Francisco M. Sesén  no tuvo muchas dificultades a la hora de buscar un nombre para la cabecera española, ya que optó por la traducción literal. Sin embargo, no ocurría lo mismo con los miembros del grupo, ya que, aunque Thor no necesitase ser renombrado de ninguna manera y Iron Man, Ant/Giant Man y Wasp podían pasar a llamarse Hombre de Hierro, Hombre Hormiga/Gigante y Avispa, respectivamente, no sucedía lo mismo con Hulk.

La traducción literal al español del nombre del coloso esmeralda significa “casco de barco abandonado” o “armatoste” y, aplicado a una persona, sería Gigantón.  Resulta bastante evidente el motivo por el que aquellas maneras de denominar al alter ego de Bruce Banner no convencían en absoluto a Francisco M. Sesén. Finalmente, como todos sabemos, el nombre elegido fue aquel por el que todavía se le identifica: La Masa.

El obstáculo se había superado, aunque no de una manera tan satisfactoria como pudiera parecer en un primer momento, ya que existía un enemigo de la Patrulla – X, cuyo nombre civil era Frederick J. Duke, que era conocido, en nuestro país, por el alias de Masa. Por lo tanto, durante un cierto periodo de tiempo, Marvel contó con dos personajes que respondían por el mismo nombre. Finalmente, se subsanó el error y se decidió rebautizar a Frederick J. Duke como Mole.

Sin embargo, por si el caso de buscar un nombre adecuado para Hulk no fuese suficiente anécdota, la colección de Los Vengadores se enfrentó a una situación similar a la que ya comentamos en el artículo dedicado a la primera portada Vértice de Patrulla – X: el de contar con una logoforma no exenta de polémica.

Por si hay algún despistadillo, conviene recordar que nos estamos refiriendo a ese recuadro rectangular que solía aparecer en la esquina izquierda superior de las cubiertas de los cómics Marvel, en el cual veíamos dibujados los protagonistas de cada colección (ya fuese de cuerpo entero, de forma parcial o solo la cabeza). Sin embargo, tal y como se muestra en la imagen superior, el parecido entre la formación del equipo de la logoforma y el de la portada era más bien escaso, además de que el recuadro mostraba algunos personajes que aún no habían aparecido en la edición española, de modo que el lector no tenía forma alguna de saber de quiénes se trataba.

Para encontrar una explicación tenemos que entender la situación con la que se encontró Enric Torres a la hora de elegir una logoforma para la cabecera de Vértice, ya que en la colección americana la habían cambiado un gran número de veces, aunque sus integrantes fueran los mismos de un número para otro. Por ello, para evitarse complicaciones, el artista eligió una cualquiera, que correspondía al número 58 de la edición USA (fechado en 1968), en el cual, el grupo estaba compuesto por Goliat, Avispa, Ojo de Halcón y Pantera Negra.

Sorprendentemente, lejos de ser en un problema, aquello se convirtió en un aliciente para algunos lectores, a los que le parecía que el hecho de que dicha logoforma contuviera personajes desconocidos en su interior lo hacía más interesante y le confería un mágico halo de misterio a la colección. Esa sensación no hizo más que aumentar cuando esa misma logoforma se utilizó también en todos los números (con la excepción de los dos primeros) de la cabecera Selecciones Marvel (1970 – 1972), una colección que recogía historias de ciencia ficción y monstruos.

Respecto al diseño de la portada del primer número de Los Vengadores, cabe destacar que Enric Torres no encontró ninguna imagen del grupo que le gustara lo suficiente, de modo que recurrió a diferentes cómics para dibujar a cada integrante del equipo. Así, Hulk estaba sacado de la portada del primer número de la cabecera americana, mientras que Iron Man y la Avispa de la cubierta del segundo (ambos fechados en 1963). Lo más curioso fue el caso de Thor y el Hombre Gigante, ya que para ellos se recurrió a la primera página del X – Men nº 9 de la edición americana (1965), un cómic en el que, curiosamente, tenía lugar un enfrentamiento entre la Patrulla – X y Los Vengadores. Puedes comprobarlo por ti mismo todo lo citado en el párrafo si observas las siguiente imágenes:

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.