Reseña de ‘Efecto Tamagotchi: los noventa a través de juguetes, series y consolas’

La cultura de los ochenta nos invade, con Stranger Things en la pantalla y Paper Girls en papel (por ahora). Sin embargo, ya tocaba reivindicar algo que nos queda un poco más cerca, pero a la vez rescata lejanos recuerdos. Hablamos de la década de los noventa, un antes y un después en industrias como las del videojuego o la animación.

Esta es la propuesta que nos hace el periodista Juan Carlos Saloz en Efecto Tamagotchi, ensayo divulgativo publicado por Héroes de Papel bajo su sello Crossover. A los veteranos de esta casa quizá os suene el nombre del autor, colaborador en La Casa de EL antes de dar el salto a medios como La Vanguardia o Fotogramas.

Con un subtítulo como “Los noventa a través de juguetes, series y consolas” ya podemos imaginarnos que el texto será un compendio de temas relevantes de aquella época, sin embargo, el autor se aleja de los tópicos con los que juegan otras publicaciones de nostalgia fácil para ofrecernos un análisis social y cultural que se aleja de la mera exposición de los temas.

De generación en generación

Efecto Tamagotchi va de generaciones. De una “Generación Burbuja”, aquella nacida en los años ochenta, pero, especialmente, de la que recogió el testigo en los noventa para ayudar a prosperar industrias como la del manga y anime en España. Bautizada por el autor como “hijos de la burbuja”, la generación noventera creció a la par que el Internet doméstico, maduró al igual que la tecnología, y lo hacía rodeado de una cultura de autor con la que muchos podrían sentirse identificados más allá del prototipo mainstream.

También va de otras tantas generaciones metafóricas que equivalen a los capítulos del libro: Generación Tamagotchi, Generación Dragon Ball, Generación Pokémon, Generación Rugrats, Generación Tim Burton, Generación Power Rangers, Generación PlayStation y Generación Harry Potter.

Tecnología y dispositivos portátiles; anime y manga; fenómenos culturales y mascotas digitales; animación de autor; cine; televisión; videojuegos y literatura, respectivamente. Un amplio abanico que engloba una época difícil de condensar dada la cantidad de aspectos que tratar. El autor no solo consigue abarcarla, sino que lo hace con un texto cercano y elaborado que nos atrapa para devorar su lectura como en la época devorábamos el bollicao.

Basta un vistazo al índice para que los recuerdos de aquellos que vivimos esta década empiecen a aflorar. Alguno de los temas que trata el libro encuentran su sitio en nuestro baúl personal de los recuerdos, sin embargo, otros se mantienen a día de hoy tan vivos para la sociedad como para nuestro yo más infantil.

Pero no solo los fenómenos como Pokémon o Harry Potter conectan la temática de este libro con la actualidad, sino que en él encontramos los albores de temas a la orden del día, con algunos ejemplos sobre colectivo LGTB+ (Ranma ½) o diversos iconos del feminismo y una presencia más relevante de personajes femeninos en la narrativa (Xena, Buffy y Pepper Ann, entre otras).

Como parte de la redacción de Games Tribune, Juan Carlos Saloz está especializado en el periodismo gamer, algo que podemos comprobar en el capítulo dedicado a esta industria, uno de los más extensos y complicados de confeccionar y, sin embargo, más entretenido del libro.

Las reflexiones que lleva a cabo el autor a lo largo del texto tienen un potente epílogo como conclusión, invitándonos a reflexionar sobre el antes, el ahora y lo que vendrá. Sumado al interesante y poético prólogo de Victor Parkas, disponible en el blog de la editorial, demuestran que no estamos ante un texto divulgativo cualquiera, sino ante un concienzudo análisis que refleja que los hijos de la burbuja quieren reivindicar su espacio. Alejarse de los estereotipos sociales que el sobrenombre de “generación Nini” impuso y demostrar que esta cultura popular conformó una generación más abierta.

Para hacer el libro todavía más ameno, este incluye recuadros anecdóticos para cada “generación”, ampliando la cantidad de datos recogidos a lo largo de las casi doscientas páginas que abarca el texto.

Si solo dejabais de leer Pesadillas para salir a ganar unos tazos en el parque, con el portatazos bien ceñido a la cintura; si siempre teníais pilas a mano para la Game Boy y reserva de aire en los pulmones para soplarle al cartucho; si vibrabais con la misma emoción que vuestro DualShock con cada juego; si todo esto os genera cierta nostalgia, Efecto Tamagotchi es vuestro libro.

Pero también si sientes interés en la cultura popular y quieres conocer más sobre los diferentes puntos de inflexión que se vivieron en la época. Porque no solo de melancolía vive el ser humano, y Juan Carlos Saloz no se queda únicamente en un rescate de recuerdos bien ordenados, sino que estos son analizados para conectar aquella sociedad con la actual.

Edición y extras radiofónicos

El pero que podríamos ponerle a Efecto Tamagotchi es el de siempre. Quién mucho abarca poco aprieta. Y es que la cantidad de títulos y escenarios estudiados no dan para un análisis muy profundo de cada elemento. Sin embargo, el autor ha sabido sacar partido de cada una de las líneas dedicadas a cada tema, y todas las piezas aportan algo al puzle que compone la década.

Además, y para poner solución a la falta de espacio en papel, del libro se deriva un programa en formato podcast, donde semanalmente desde que el libro fuera publicado se han ido expandiendo temas o tratados algunos que quedaron en el tintero.

Hasta la fecha, el propio Juan Carlos Saloz se ha puesto delante del micro junto a diferentes expertos en materias como Harry Potter, Jim Carrey, Twin Peaks, Tim Burton, Pokemon, Studio Ghibli y Crash Bandicoot/Spyro.

La edición del libro sigue el mismo estilo que el resto de publicaciones de Héroes de Papel, con una encuadernación en cartoné y un diseño atractivo y cuidado de la mano de Domi Vakero. En este caso, el diseño gráfico interior ha sufrido un poco debido a la cantidad de texto maquetado, con pocos márgenes, pero bien estructurados. Cabe destacar el fondo personalizado para cada capítulo creando una interesante homogeneidad entre el tema y sus páginas.

Además, tenemos disponibles un par de portadas limitadas y exclusivas de la tienda online de la editorial. Se trata de una sobrecubierta que imita una carpeta cubierta de stickers para trasladarnos directamente a nuestra época escolar, y otra que recrea un libro de Pesadillas, incluyendo el nombre del autor acortado cual R. L. Stine. Los noventa han llegado para marcar tendencia.

En definitiva, un gran trabajo más que recomendado para aquellos que quieran descubrir los entresijos de una época que marcó un antes y un después en la cultura popular, y fundamental si creciste en aquella década. Pasado aquel tiempo de diversión inconsciente, ahora llega el momento de reflexionar. Y, por qué no, de dejar el Pokémon Go para desempolvar la Game Boy y el Pokémon Rojo/Azul. Pilas preparadas. Inspira. Y sopla al cartucho.

La cultura de la nostalgia nos persigue sin perder de vista nuestras raíces. El cine, los videojuegos, la literatura… prácticamente todo el espectro cultural nos lleva a algo que ya conocemos o hemos vivido.

Más allá de quienes fueron a la EGB, existe una generación que vivió el auge de juguetes como el Tamagotchi o el Furby; el paso de lo analógico a lo digital; y se deleitó con series como Rugrats, Power Rangers o Sailor Moon. Una generación de jóvenes que asistió a un cambio de milenio para el que no estaban preparados.

Aquellos que vivieron el Efecto Tamagotchi también tienen derecho a recordar cómo era el mundo antes de los smartphones y a indagar en el espectro cultural en el que crecieron. Este libro nace con el objetivo de analizar a toda una generación a través de sus hábitos de ocio. Desde los tazos hasta Harry Potter, sin olvidarnos de Tim Burton, Dragon Ball o la primera PlayStation

Reseña
Efecto Tamagotchi
Del mundo audiovisual, y friki desde que de pequeña escuché a mi loro silbar "Encuentros en la tercera fase". Amante del humor inglés, Monty Python y SNL al otro lado del charco. Dispuesta para muchos proyectos mientras espero al Doctor en el sótano del FBI, junto a Mulder y Scully. Contacto: [email protected]

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.