sábado, noviembre 28, 2020

Zombis japoneses atípicos en “I am a Hero”

/

LCDEPaniniConfi750

Kengo Hanazawa
Kengo Hanazawa

En mayo se puso a la venta en España “I am a Hero”, un nuevo manga del autor Kengo Hanazawa, de 39 años, a manos de Norma Editorial. Dejando a un lado las características editoriales que podéis consultar en esta noticia, podemos empezar comentando esta obra diciendo que sus zombis son atípicos. Pero también su protagonista. Este artículo puede contener algunos spoilers.

Lo primero que nos encontramos al abrir el tomo 1 de “I am a Hero”, es un dibujo trabajado, muy, muy detallado y sobre todo, realista. Esto se puede observar mejor en el caso de los escenarios: edificios, parques, tendidos eléctricos… el uso de los claroscuros y los grises nos acerca a una fotografía en blanco y negro. A esto hay que sumarle los rasgos nipones muy acentuados utilizados para los personajes. En esta ocasión, Hanazawa cambia bastante el estilo de sus dos anteriores obras, “Ressentiment” (2004) y “Boys on the Run” (2005), ambas de estilo más cercano al manga tradicional.

El personaje principal, Hideo Suzuki, es un mangaka frustrado que trabaja de asistente. Tiene 35 años y posee una personalidad bastante maniática, imaginativa e infantil. Habla con un amigo imaginario al que igual puede meter en la taza del wáter como le permite comer en la mesa sentado junto a él. Su novia resulta una joven histérica y egocéntrica. Podría decirse que maltrata psicológicamente a Hideo, o que a este le gusta que le trate así. Vive en un típico apartamento y no soporta la oscuridad. Tiene la costumbre de marcarse algunos pases de baile al estilo Tony Manero fusionado con Rock and Roll.

En este ambiente, Hideo, un día, comienza a notar ciertos comportamientos inusuales en la gente que le rodea, y el primer indicio de que algo está pasando es en el estudio donde trabaja. La historia a primera vista resulta normal. Personaje principal presenta su vida, la cual se ve truncada por hechos extraños que poco a poco cobran un carácter más grave, desde simples incidentes hasta la alerta en la población. La infección se propaga rápidamente, pero lo más sorprendente es el comportamiento de los zombis, tanto, que incluso dudamos de si están muertos de verdad o no.

El prota marcándose sus pases, que repite durante la historia. Puede parecer insoportable, pero al final te pones de su parte
El prota marcándose sus pases, que repite durante la historia. Puede parecer insoportable, pero al final te pones de su parte

Llegados a este punto, y siempre partiendo de los 3 tomos que hay publicados en este momento, los infectados van mostrando síntomas en un momento dado, tales como calentura, sudores y lo más escalofriante: delirios acompañados de expresiones faciales desencajadas. Es en esta fase cuando pierden la razón y pueden morderte, contagiándote al instante. Solo que sus mordiscos no son precisamente bocados. Te pueden rebanar el cuello o una oreja, al gusto del cliente.

Por otro lado están los zombis propiamente dichos: los muertos vivientes, o no muertos, según se mire, si es que llegan a morir, pues igual te encuentras zombies al estilo “The Walking Dead” que te los topas con el cuerpo intacto.

El buen manejo de la plumilla del equipo de Kanazawa expresado en las calles niponas
El buen manejo de la plumilla del equipo de Kanazawa expresado en las calles niponas

Hasta aquí un repaso básico a lo que nos presenta “I am a Hero”. Hideo tendrá que sobrevivir ante este caos como si de un héroe manga se tratase, poniendo todos los recursos de su parte, utilizando los conocimientos mangakas adquiridos en su trabajo. Sin embargo, lo que más caracteriza al personaje, es su dialéctica friki. Como él es así, tanto en su vida cotidiana, en su círculo de compañeros de trabajo o en la peor de las situaciones huyendo de los zombis, Hideo tiene tema para rato. Puede ponerse a hablar del Universo con teorías oníricas de lo más absurdo. Y eso es lo que tiene este manga. Diálogos espesos pero frescos, dinámicos, que salen de los personajes como si fueran personas reales (que, en cierto modo, lo son).

Viñeta que ilustra los bosques al pie del Fujiyama. Parece una foto, ¿verdad? Obsérvese lo terrorífico que puede resultar el juego del ramaje de los árboles
Viñeta que ilustra los bosques al pie del Fujiyama. Parece una foto, ¿verdad? Obsérvese lo terrorífico que puede resultar el juego del ramaje de los árboles

Hanazawa, el autor, tiene aquí otra excusa para enseñarnos la sociedad japonesa desde dentro y a partir de las situaciones más cotidianas: en un taxi, en el metro, en el trabajo, en relaciones atormentadas… y detalles característicos de Japón: historia urbana, tradiciones… Por si las moscas, no pondré fotos de los zombis pensando en cierto público, pues son bastante asquerosos, pero tengo que decir que este manga vale mucho la pena. Es una obra alejada de los zombis americanizados, de argumentos de “Nos metemos en el centro comercial o la granja abandonada hasta ir cayendo uno a uno” y por lo que estamos comprobando en lo ya publicado, no nos vamos a aburrir con Hideo porque, según él mismo dice… “I am a Hero.

“I am a Hero” lleva 12 tomos recopilatorios hasta la fecha en Japón desde 2009, es publicado por la editorial Shogakukan en categoría Seinen (adultos) en la revista Big Comics Spirits. Ha sido nominado en los 3º, 4º y 5º premios Taisho de Manga. Ahora, a comentar se ha dicho, ¡que un servidor no lo sabe todo!

Portada del tomo 1 de "I am a Hero" por Norma Editorial
Portada del tomo 1 de “I am a Hero” por Norma Editorial

casadeel alargado blackfriday2020

SÍGUENOS EN REDES

125,356FansMe gusta
15,147SeguidoresSeguir
2,560SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado blackfriday2020
Norma Editorial