miércoles, octubre 21, 2020

Konami prohibió a Kojima recoger su premio en los Game Awards

/

LCDEPaniniConfi750

La guerra psicológica entre Konami y Kojima parece no tener fin. Al parecer, Hideo Kojima no tenía autorización para estar en los Game Awards de este año. Al creador de sagas tan populares como ‘Metal Gear Solid’, ‘Zone of Enders’ o ‘Boktai’, se le pidió expresamente que no asistiera a la ceremonia por parte de Konami.

Hideo KojimaKojima ha tenido una relación complicada con la empresa nipona desde principios de año cuando los rumores de su posible salida de la compañía comenzaron a pulular antes y después de la salida de ‘Metal Gear Solid V: Phantom Pain’. Konami negó el rumor, diciendo que Hideo Kojima seguía con su puesto de trabajo en la compañía.

The Game Awards 2015El presentador del Game Awards, Geoff Keighley, anunció durante la gala que Kojima no aparecería y que recogería el premio a mejor juego de acción dado a ‘Metal Gear Solid V’ quien hubiera puesto la voz a Snake en esta ocasión, Keifer Sutherland. Os dejamos con sus palabras a continuación:

Como os habéis dado cuenta, Hideo Kojima no está aquí con nosotros esta noche y quiero explicaros algo relacionado con eso. El señor Kojima quería estar aquí esta noche pero desafortunadamente fue informado por un abogado representando a Konami que no le permitirían viajar a la gala de esta noche para aceptar ningún premio.

Sigue bajo contrato y es decepcionante e inconcebible que a un artista como Hideo no se le permita venir aquí y celebrar sus logros con sus compañeros de equipo.

Aunque ni Konami ni Hideo Kojima han respondido oficialmente a la información de la supuesta prohibición a que el desarrollador asistiera, desde la cuenta oficial de Twitter de Kojima se retwitteó un tweet expresando la rabia al no ver al desarrollador recogiendo su premio.

Fuente: IGN

casadeel alargado cyberpunk2077

SÍGUENOS EN REDES

125,505FansMe gusta
15,124SeguidoresSeguir
2,540SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
LCDE
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial