jueves, octubre 28, 2021

Las princesas Disney juegan con los estilos

/

Los nuevos estilos de las princesas Disney

Princesas Disney new wave28Las princesas Disney son probablemente los personajes de la Casa de Mickey Mouse que más expectación generan, y los más virales de toda la red mundial.

Son muchos los artistas que han rendido homenaje a estos seres animados de ficción, que tantas ilusiones avivan entre los más pequeños de la casa, y otros seguidores algo más mayores.

Se han caracterizado de todo tipo de estilos, simulando a otros seres ficticios aclamados, por ejemplo, en el mundo del cómic, o dentro del universo de ‘Star Wars’.

Hemos buscado por las redes sociales, y recopilado a las princesas Disney jugando a ser mayores, rebeldes, a disfrazarse, a hacer bromas, y toda una variedad de situaciones a las que no nos tienen acostumbrados a todos.

Caricaturas

Princesas Disney new wave29

Burlonas

Princesas Disney new wave2

Hipsters

Princesas Disney new wave3

Tatuadas

Princesas Disney new wave4

Bebés anime

Princesas Disney new wave5

Niñas

Princesas Disney new wave6

Intercambio de papeles

Princesas Disney new wave7

Famosas

Princesas Disney new wave8

Adolescentes enamoradas

Princesas Disney new wave10

Estilo “Sucker Punch”

Princesas Disney new wave11

Más que jóvenes

Princesas Disney new wave12

Spice Princesas

Princesas Disney new wave13

Jóvenes anime

Princesas Disney new wave14

Adolescentes en la playa

Princesas Disney new wave15

Stormtroopers

Princesas Disney new wave17

Superheroínas

Princesas Disney new wave18

Malvadas

Princesas Disney new wave20

Sexy Princesses

Princesas Disney new wave21

Estilo Princesa Leia (‘Retorno del Jedi’)

Princesas Disney new wave24

Jóvenes anime (2)

Princesas Disney new wave25

Estilo “cartoon”

Princesas Disney new wave26

Niñas y sus peluches

Princesas Disney new wave27

Estilo ‘Little Big Planet’

Princesas Disney new wave28

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,125SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial