lunes, septiembre 20, 2021

7 juegos “indiespensables” de la última década (I)

/

Indie

Pese a que la realización de juegos en ámbitos modestos, como puede ser en el garaje o el dormitorio de uno o más desarrolladores no es algo reciente, desde hace aproximadamente una década y gracias a juegos como Braid, Fez o Super Meat Boy, los usuarios de videojuegos podemos disfrutar de una nueva ola de aventuras independientes que han revolucionado el mercado con un amplio catálogo de títulos. Estos creadores y equipos pequeños, a veces saliendo al mercado impulsados por crowdfundings o por la ayuda de empresas mayores, han puesto sus miras en la innovación o la renovación de viejos géneros, creando durante estos últimos años historias y universos más ricos y memorables que estudios y desarrolladores con mayor rango de posibilidades, e incluso a veces, como en el caso de Minecraft, convirtiéndose en auténticos imperios del videojuego.

Por orden alfabético, hemos elaborado una primera lista de nuestros juegos indie favoritos de los últimos años, ya sea por su narrativa, jugabilidad o impacto, con el objetivo de darlos a conocer entre el público menos experto en este medio que quiera probar lo mejor que tiene que ofrecer más allá de otros grandes títulos. Si vuestro juego favorito no está en la lista, prometemos incluirlo en la próxima.

Braid

Braid

Creado por Jonathan Blow en 2008, Braid fue uno de los títulos que lideró la ola de los juegos indies de esta década, y es una obra maestra considerada por muchos como uno de los mejores juegos de la historia en cualquier plataforma. En Braid encarnamos a Tim, un joven que busca a su princesa en un juego de plataformas en el que nada es lo que parece. Ya desde el principio, el juego altera los controles característicos del género, añadiendo la posibilidad de movernos hacia atrás y hacia adelante en el tiempo.

Sin embargo, lo que en principio parece la característica más original del juego acaba quedándose en superficial comparado a la compleja historia que iremos comprendiendo a medida que leamos los libros que encontraremos a lo largo del juego, que gracias a sus varias capas de interpretación posibles y una banda sonora memorable, se convierte en una de las obras más fascinantes jamás creadas dentro del mundo del videojuego, además de todo un éxito para su creador, que gracias a las ventas de Braid pudo dedicar los siguientes años a la creación de otro juego indie para el recuerdo: ‘The Witness’ (2016).

Braid

Gods Will Be Watching

Gods Will Be Watching

Un gran desconocido entre los títulos indie, Gods Will Be Watching (2014), es un thriller en forma de aventura ‘point and click’ muy original y creado en España, a manos del estudio Deconstructeam, disponible para PC, iOS y próximamente para Android. En él viajamos al año 2257 y tomamos el control del Sargento Burden, un agente de una organización conocida como ECUK y para la cual realizaremos diferentes misiones a lo largo de los seis capítulos del juego, empezando por la infiltración en un movimiento de resistencia llamado Xenolifer.

Gods Will Be Watching es un reto desde el mismo inicio, es un juego difícil que no incluye checkpoints, con lo cual si fracasamos tendremos que empezar de nuevo la misión, haciendo que cada partida sea más estresante e importante para nosotros que la anterior. La mecánica del juego, que consiste en saber manejar bien nuestros recursos ya sea de tiempo o de objetos, añade un componente muy novedoso al ‘point and click’ y su ambientación minimalista basada en el pixel art, que, junto a la influencia de las novelas de ciencia ficción futuristas, consiguen que la inmersión en el mundo de Gods Will Be Watching y sus duros personajes sea total.

Gods Will Be Watching

Gone Home

Gone Home

Kaitlin vuelve al hogar tras un viaje por Europa en 1995 y, para su sorpresa, no hay nadie en casa. “¿Dónde están papá, mamá y mi hermana Samantha?” Los mensajes del contestador son alarmantes y nada esclarecedores. Todo parece a medio decorar, cajas de cartón esparcidas por las habitaciones, la televisión está encendida… ¿Qué puede haber ocurrido? Nuestra tarea en Gone Home será recorrer cada centímetro de la casa en busca de respuestas, ya sea en forma de cartas, facturas, albaranes, cassettes con canciones punk, libros conspiranoicos sobre el asesinato de Kennedy, o VHS de episodios de Expediente X.

A pesar de que transcurre durante una noche tormentosa en la que escucharemos truenos y el repiqueteo de la lluvia contra las ventanas ocasionalmente, Gone Home no es una historia de miedo ni de misterio, sino esencialmente una historia de amor. Samantha narra en su diario todo lo ocurrido durante el año que Kaitlin estuvo fuera, confesando una atracción más allá de la amistad que siente por su amiga Lonnie. El diario, junto con las pistas que encontraremos, nos harán entender dónde están los padres de Kaitlin y cuándo volverán a casa. La adolescencia rebelde, una taquilla con recortables de chicas famosas en los 90, cartuchos de videojuegos, un cuarto oscuro con fotografías revelándose… Más que como agentes policiales investigando la escena de una desaparición, nos sentiremos como voyeurs cotilleando entre los cajones y armarios para poder saber más acerca de una historia inolvidable y con una ambientación retro muy lograda.

Gone Home

Her Story

Her Story

Este juego británico creado, guionizado y dirigido por Sam Barlow, nos hace navegar por la (anticuada) base de datos de una comisaría de policía, a través de la cual tendremos acceso a una larga lista de vídeos de interrogatorios a una única persona: Hannah Smith. Mediante nuestras búsquedas por palabras en la interfaz hallaremos más y más pistas que nos harán comprender mejor el caso de Hannah y su marido Simon, desaparecido. Con mucha paciencia, pues el juego cuenta con 271 vídeos cortos de interrogatorios a Hannah, completaremos el puzzle de este misterioso caso.

Her Story es un juego poco habitual, ya que el usuario apenas cuenta con posibilidades de acción más que ver vídeos de corta duración y adentrarse en la historia, aunque sí podremos comunicarnos vía chat con otro personaje una vez hayamos descubierto los suficientes vídeos. La mecánica del juego reside en estos clips protagonizados por una actriz, recuperando el género FMV que caracterizó a juegos como ‘Gabriel Knight’ o ‘Wing Commander’ en los años noventa.

Además de la particular presentación retro en la que solo nos encontramos la interfaz del ordenador y el usuario (cuyo reflejo podemos ver en la pantalla en algunos instantes), el hilo argumental del juego no tiene principio ni final, ni misiones, ni nada que completar: simplemente el reto de meterte en la piel de alguien que quiere llegar hasta el fondo de un antiguo caso sin resolver. El juego, que salió en 2015 a través de crowdfunding, ha sido todo un éxito, vendiendo más de 100.000 copias entre PC e iOS hasta la fecha, recibiendo buenas calificaciones y premios, y encendiendo además la chispa de la vuelta de este tipo de juegos que mezclan actores y videojuego, como en los casos de los recientes ‘The Bunker’ y ‘Contradiction: Spot the Liar’. En enero de 2016, Barlow confirmó que ya estaba trabajando en la secuela espiritual de Her Story, así que el género FMV parece estar más vivo que nunca.

Her Story

Kentucky Route Zero

Kentucky Route ZeroEsta preciosista aventura gráfica que altera los cánones del formato ‘point and click’ y donde podemos elegir los diálogos, tiene como hilo conductor al camionero Conway, quien debe pasar inevitablemente por la misteriosa ruta Zero para poder completar su viaje, que acaba siendo el nuestro. A lo largo de la historia nos desplazaremos física y mentalmente a escenarios cada vez más surrealistas y fantásticos que lo convierten en algo más que un producto de entretenimiento, influenciado por movimientos literarios como el realismo mágico de Gabriel García Márquez, la poesía de Robert Frost, así como otras obras y filmes de culto. El juego, creado por Cardboard Computer en 2013 con la ayuda de la plataforma de crowdfunding Kickstarter, está dividido en cinco actos: el primero vio la luz en 2013 y el cuarto en julio de 2016. Podéis leer más sobre Kentucky Route Zero en nuestra reseña de este último acto hasta la fecha.

Kentucky Route Zero

Papers, Please

Papers PleasePapers, Please, creado por Lucas Pope en 2013, es uno de los juegos más originales de los últimos años, ya que es desde luego un género poco habitual: un simulador de funcionario. Y es que en este juego encarnamos a un trabajador en las aduanas de la ficticia nación de Arstotzka en 1982, y nuestra tarea es comprobar que los documentos de los ciudadanos que quieran entrar en el país estén correctos, para permitir su paso o denegarlo si no es el caso. Lo que de inicio parece un formato de jugabilidad tedioso se acaba convirtiendo en una poderosa herramienta para contar la historia detrás del juego: la creciente resistencia al poder totalitario del país (inspirado en la Unión Soviética), nuestro dilema moral a la hora de dejar a alguien fuera del país, encuentros especiales con diferentes tipos de ciudadanos y el hecho de que si no hacemos nuestro trabajo correctamente nuestra familia e incluso nosotros mismos sufriremos las consecuencias de no poder llevar dinero a casa.

El juego de ordenador e iOS, que nació de la mente de Pope tras tener que lidiar con la burocracia japonesa viviendo allí, ha vendido cerca de dos millones de copias desde su salida, y saldrá dentro de poco también para PS Vita. Su inmersión y su narrativa le han hecho ganar numerosos premios y crecer las expectativas para el próximo juego de su creador, Return of the Obra Dinn.

Papers Please

The Stanley Parable

The Stanley Parable

Desarrollado y publicado por Galactic Cafe, The Stanley Parable (2013) fue originalmente un mod para el conocido juego ‘Half Life 2’ (2004), y posteriormente se convirtió, gracias a un remake gráfico con nuevos elementos narrativos, en un juego independiente. The Stanley Parable no es un juego normal: expande los límites del medio hasta el punto de hacernos pensar qué es un juego o cómo seguimos sus órdenes y estructuras narrativas sin planteárnoslo por un minuto. El protagonista es Stanley, personaje al que no vemos ni escuchamos durante toda la partida, siempre en primera persona. Stanley es un oficinista de los que no se hace muchas preguntas, hasta que la pantalla de su ordenador se queda en blanco y comienza a recorrer su puesto de trabajo, que está totalmente vacío.

Toda la historia transcurre a través de lo que dice el narrador, el único personaje del videojuego más allá de Stanley; la sorpresa viene cuando comenzamos a no escuchar las órdenes que nos da y elegimos tomar nuestras propias decisiones. A partir de aquí se desencadena una historia abierta, divertida, a veces altamente surrealista y con numerosos finales posibles, caracterizada por los momentos en los que el narrador romperá la cuarta pared para hablar directamente con nosotros.

El juego se convirtió en todo un éxito comercial y una influencia sin igual, alterando el foco del discurso de la teoría de los videojuegos. Es una experiencia única en la que nosotros como usuarios manejamos la propia historia de la narración, y que recuerda más a autores como Kafka, Unamuno o Nietzsche que a cualquier otro videojuego parecido. Tras el éxito de The Stanley Parable, sus creadores han desarrollado otros juegos cortos que también exploran los límites del videojuego y la relación entre creador y usuario, como son ‘The Beginner’s Guide’ (2015) y ‘Dr. Langeskov, The Tiger, and The Terribly Cursed Emerald: A Whirlwind Heist’ (2015).

Escrito por Álvaro Meléndez y Violeta Sarabia.

The Stanley Parable

casadeel alargado mandalorian

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,067SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian