Las caras de Bastián

Barret Oliver

Fue el primer niño que encarnó a Bastián y lo hizo en la película homónima ‘La historia interminable‘ (1984), bajo la dirección de Wolfgang Petersen. A lo largo del filme, el protagonista, al igual que los espectadores, es testigo directo de lo delgada que es la línea que separa la realidad de la ficción.