domingo, octubre 25, 2020

Star Wars revela como Boba Fett comenzó una guerra civil de caza recompensas

/

LCDEPaniniConfi750

Aviso: Este artículo contiene spoilers de Star Wars: Age of Rebellion – Boba Fett #1.boba fett civil war one shot marvel header

Boba Fett es uno de los caza recompensas más icónicos de Star Wars, y en el reciente cómic de Marvel, Age of Rebellion, se está profundizando más en el personaje, además de presentar la primera guerra civil entre caza recompensas, que casualmente fue provocada por Boba Fett.

Boba Fett se encuentra en una misión en Carajam cuando le llega información de que alguien le ha puesto precio a la cabeza de Zingo Gabnit, otro experto caza recompensas que ha estado colaborando con los rebeldes tras el impago del Imperio por llevarles a otro caza recompensas muerto en vez de vivo. Cazando Boba Fett a Zingo Gabnit, se iniciaba una guerra entre los defensores de cada bando, siendo Boba quien dibujaba la linea entre quien podía ir a por quien.Zingo Boba Hunter

Esta situación beneficiaba a Boba no solo por la oportunidad de poder subir de rango a ojos del imperio y así ganando acceso a las misiones más importantes y mejor pagadas, y reduciendo el número de caza recompensas total, dejando así más botín a repartir. Así también puede infiltrarse en lineas rebeldes, que como vemos en El Ataque de los Clones, ellos y los Jedi fueron los responsables de la muerte de su padre.Boba Fett 1 1

Aunque al final Boba entregue a Zingo vivo, tras acabar esta misión, Stallo, otro talentoso caza recompensas, comienza a ensalzar la figura de Boba como si fuera un héroe y se ofrece para trabajar con él. Ante esto, Boba, tras sacarle información a punta de pistola, le confiesa que es un conspirador rebelde, incrementando así el conflicto entre ambos bandos y dejando que se maten entre ellos.

Fuente: CBR

casadeel alargado cyberpunk2077

SÍGUENOS EN REDES

125,505FansMe gusta
15,124SeguidoresSeguir
2,540SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial