Reseña de: Marvel Facsímil #9: Marvel Comics #1

A primeros del año actual, Panini sorprendió a los lectores habituales de La Casa de las Ideas con la salida de una nueva colección, bajo el título de Marvel Facsímil, dedicada a recopilar grandes acontecimientos de la historia del cómic, tanto recientes como antiguos, que, por alguna razón, han llegado a alcanzar la categoría de clásicos. En un principio, la idea consiste en que se trate de reproducciones idénticas del cómic original, manteniendo todos los elementos gráficos, la referencia del precio que tuvo cada uno en su época e incluso la sección original de Marvel Bulletins, que fue muy frecuente en los cómics americanos durante décadas, aunque nunca hayamos podido disfrutarla en nuestro país. Así, los lectores actuales pueden conseguir con facilidad aventuras tan relevantes como la que cuenta con la primera aparición de Lobezno o conocer de primera mano la batalla inicial de Spiderman contra Veneno. No obstante, el noveno ejemplar de Marvel Facsímil, novedad de este mismo mes de septiembre, quizás sea el más especial de todos, ya que reedita el primer número de Marvel Comics, cuya portada puedes ver a la izquierda de este párrafo, es decir, el auténtico inicio de La Casa de las Ideas antes de que Los Cuatro Fantásticos o Spiderman se convirtieran en iconos de la compañía.

El contendido de Marvel Comics #1 es el siguiente:

¡Te voy a contar un chiste!: Página en blanco y negro compuesto por cinco viñetas independientes que muestran escenas cómicas, a cargo de Fred Schwab.

La Antorcha Humana: 16 páginas sobre el debut de este personaje, al que no se debe confundir con su homónimo de Los Cuatro Fantásticos, llevadas a cabo por Carl Burgos.

El Ángel: 8 páginas en la que hace su primera aparición este superhéroe, cuya relación con el miembro clásico de la Patrulla – X no va más allá del nombre, escrita y dibujada por Paul Gustavson.

El Hombre Submarino: 12 páginas que muestran el origen del clásico personaje de Marvel conocido como Namor, por obra de Bill Everett.

El Jinete Enmasacarado: 8 páginas encargas de enseñarnos el debut de este héroe procedente del Salvaje Oeste, a cargo de Al Anders.

Terror en la jungla: Aventura completa de 6 páginas de duración, llevada a cabo por Art Pinajian, bajo el seudónimo de Tom Dixon.

Quemando llanta, una historia corta sobre las carreras de coches: Con una extensión de dos páginas, es la única parte del cómic que, aparte de la imagen superior, está compuesta al completo por texto, escrita por Raymond Gill.

Las aventuras de Ka-Zar, el grande: 12 páginas que muestran el origen de este clásico personaje de Marvel, que muestra algunas leves diferencias con el actual, como el cambio de mascota, que pasó de ser un león a un tigre diente de sable. Guion y dibujos de Ben Thompson.

Siendo honesto, hay que reconocer que los argumentos son bastante sencillos, rozando la simplicidad, y los dibujos, comparados con los actuales, resultan algo toscos, dando un resultado final que, a día de hoy, no habría tenido demasiado éxito. No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de una reedición de la primera publicación de Marvel, de 1939, lo que lleva a convertirlo en un cómic clásico que todo aficionado de La Casa de las Ideas debería tener en su colección.

Aparte de las secciones ya mencionadas, Marvel Comics #1 se completa con una portada llevada a cabo por Frank R. Paul, que lleva el sumario en la cara interior, un póster central a doble página, el cual reproduce la imagen de la cubierta y avanza las de los dos siguientes números (demostrándose así que, a partir de la segunda entrega, la colección fue rebautizada como Marvel Mistery Comics, tal y como se puede comprobar en la imagen que puedes ver a la derecha de este párrafo), un artículo de 3 páginas titulado El origen de las especies: Detrás de Marvel Comics #1,  a cargo de Julián M. Clemente, y la biografía de todos los autores que trabajaron para este número.

Marvel Comics #1 está correctamente publicado por Panini Cómics, se ha editado en formato de grapa, con tapa blanda, a color (con la excepción de la sección: ¡Te voy a contar un chiste!), con un tamaño de 25,8×16,8 centímetros y un total de 76 páginas. Su precio es de 6,50 euros.

Fred Schwab (1917 – 2000), entre 1939 y 1945, colaboró, como humorista gráfico, con chistes e historietas cortas de humor en varios comic-books, tales como Star Ranger, Detective Comics, More Fun Comics y la colección que analiza este artículo. También dejó ver sus obras en revistas del tipo de Boy’s Life o Yank. En 1948, decidió pasarse a la historieta de aventuras, como se muestra en los dibujos que realizó para entregas de Lady Luck. Ya entre 1974 y 1979, fue diseñador gráfico del New York Times.

Carl Burgos (1916 – 1984) comenzó su carrera en 1938 y no tardó en conseguir trabajo en el estudio Funnies Inc., lo cual le sirvió para colaborar con diversas editoriales del noveno arte, como es el caso de Timely Comics que, en 1939, le permitió presentar a la Antorcha Humana, ya mencionada anteriormente, cuyo éxito le permitió gozar de colección propia, en 1940, bajo el título The Human Torch. Para la misma editorial, que con el tiempo cambió su nombre por Atlas, Carl colaboró en títulos como Complete Mistery, Marvel Mistery Comics, Young Men y Strange Tales. Además de ser dibujante de publicidad, entre 1971 y 1975, llegó a ser editor de la línea de revistas de terror de Eerie Publications.

Paul Gustavson (1916 – 1977), original de Finlandia, tuvo que emigrar a Estados Unidos con cinco años. A finales de la década de los treinta, colaboró para la agencia Funnies Inc., lo que le permitió crear a personajes como The Human Bomb, para Quality Comics, o El Ángel, para Timely, como ya hemos mencionado. Colecciones como Blackhawk, Kid Eternity o Uncle Sam tuvieron la suerte de contar con su estilizado grafismo. Después de cumplir el servicio mililtar, regresó a Quality Comics y, con posterioridad, colaboró con la editorial American Comics Group. A finales de los cuarenta, decidió dejar el mundo de los cómics y hacerse ingeniero civil.

Bill Everett (1917 – 1973) comenzó su carrera como dibujante publicitario para la empresa The Brooks System, además de ser director artístico de varias publicaciones. Ya a finales de la década de los treinta, se convirtió en dibujante de cómics y creó al icónico personaje de Namor, del que también hemos hablado anteriormente. Tras su paso por la colección analizada en este artículo, el acuático ser tuvo colección propia, entre 1941 y 1949, bajo el título Sub-Mariner Comics. A Everett también se le debe la creación del zombie Simon Garth, que apareció en el quinto número americano de Menace, con guiones de Stan Lee. Dicho muerto viviente gozaría de fama, en los años setenta, al protagonizar varias aventuras de Tales of the Zombie. Dentro de Marvel, Everett retomaría a su acuático personaje dentro de la colección Tales to Astonish. También se encargó de dejar su huella en Strange Tales y en Prince Namor, the Sub-Mariner. En 1964, junto a Stan Lee, creó a Daredevil.

Al Anders fue dibujante habitual de la industria del comic-book durante la etapa denominada Edad de Oro. En 1939, gracias a Funnies Inc., creó al personaje conocido como El Jinete Enmascarado, también mencionado anteriormente, para la colección que analiza este artículo. Otros personajes que se ha encargado de dibujar son Fantom of the Fair y Phantom Rider, ambos para Centaur Comics. También contribuyó en editoriales como Blue Bolt Comics y Superior Publishers.

Art Pianjian (1914 – 1999) estuvo en los estudios Eisner-Iger y Funnies Inc., lo que le permitió colaborar para varias editoriales, entre finales de los años treinta y los años cincuenta, usando, en diveras ocasiones, el ya mencionado seudónimo Tom Dixon. Creó Madame Fatal, para Quality Comics; Captain Juan y Tim Rogers, para Centaur Publications; Captain Terry Thunder, para Fiction House; Inspector Bancroft, para Fox Comics Y The Wasp, para Lev Gleason Publications. También se encargó del género western, para Atlas. Además, destacó en su faceta  de pintor de retratos, cuadros de paisajes y expresionismo abstracto.

Raymond Gill (1918 – 1984) fue guionista, dibujante y editor de cómics entre 1937 y los primeros años de la década de los cincuenta. Hizo los guiones y los dibujos de comics-books para diveras editoriales, tales como Centaur Comics, Timely o Novelty Comics. Fue cocreador de diversos personajes, entre los que podemos destacar a Airman y a Terry Vance. Colaboró en colecciones del tipo de Mighty Mouse Comics y Super Rabbit Comics, trabajó para Archie Comics y fue editor de empresas editoriales, tales como Fawcett o Stanley Publications. Finalmente, abandonó el mundo de los cómics por la pintura, la escultura y la música.

Sam Gillman (1915 – 1985) era un actor que decidió entrar en Funnies Inc, y dedicarse a dibujar comics-books, tarea que llevó a cabo entre 1939 y 1942. Creó colecciones como Dan Dennis, F.B.I., Masked Marvel o World Famous Heroes, para Centaur Comics, además de trabajar en el cómic que analiza este artículo, para Atlas.En su faceta de actor, se le pudo ver en las películas Salvaje, El baile de los malditos, El rostro impenetrable y Missouri.

Ben Thompson (1906 – 1975) empezó su carrera como dibujante de humor en los periódicos Seattle Times y New York Journal-American. También trabajó en las revistas Collier’s, Click y The New Yorker. Dibujó superiores de comics-books, entre 1938 y 1942, en publicaciones como The Masked Marvel y el tebeo que analiza este artículo. Otro trabajos que realizó para Timely fue colaborar en colecciones como Blue Diamond, Citizen V o The Texas Kid. Dentro de Eastern Color Printing también trabajó en diversos títulos.

¿Sabes con qué tebeo empezó todo para La Casa de las Ideas? Con Marvel Comics #1 USA, publicado en 1939 y en el que tenía lugar el debut de la Antorcha Humana Original. Ahora, por fin podrás hacerte con tu ejemplar de coleccionista.

Ver en Whakoom

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.