Reseña de Siete para la Eternidad 3: Ascender para caer

Las dos caras de la verdad

En Norma Editorial el guionista Rick Remender gusta mucho, y buena prueba de ello es la gran cantidad de títulos con su nombre en la portada que se publican en nuestro país. El más reciente de ellos, para regocijo de sus seguidores, es el tercer tomo de una de las series más espectaculares de su carrera. Nos llega bajo el título de Siete para la Eternidad 3: Ascender para caer

Siete para la eternidad 3
Portada del número #13 de la serie Seven to Eternity

De enemigos a colegas

En los dos primeros tomos el señor  Rick Remender se encargó de explicarnos el funcionamiento del mágico universo en el que esta historia tiene lugar y los motivos por los que nuestro protagonista Adam Osidis y los Mosak han emprendido un viaje para llevar a Garils, el Dios de los Susurros, hasta el único lugar en el que se puede romper el vínculo que este tiene con los habitantes del mundo de Zhal.

El trayecto no es precisamente tranquilo, y el grupo no solo ha sufrido alguna baja, sino que se ha acabado rompiendo al igual que ocurría con la Comunidad del Anillo al final del primer libro de El señor de los Anillos. Al final del segundo tomo asistíamos atónitos al momento en el que Adam, afectado por una enfermedad cuyos efectos son ya notables y hacen presagiar un final a la vuelta de la esquina, cede ante la persuasión del Rey del Lodo, hasta entonces objeto de todo su odio por el hecho de haber matado a su padre, y decide traicionar su misión para ayudarle. Cuando más difíciles están las cosas para el grupo, Adam decide salvar a Garils en lugar de a su compañera Jevalia por la promesa de una cura para el mal que dejará huérfanos a sus hijos.

Siete para la eternidad 3

Al principio de este tomo nos encontramos no solo con estos dos irreconciliables enemigos compartiendo ruta, sino que les vemos también compartir risas. La situación, por improbable que pueda parecer, es obvia: Adam no solo está haciendo lo que tiene que hacer para salvar su propia vida y la de los suyos, sino que ha cambiado su visión sobre Garils. Ahora que ha pasado un tiempo cerca de él parece no solo haber comprendido las complejas decisiones que este ha tenido que tomar a lo largo de su vida, sino que aparentemente llega a comulgar hasta cierto punto con su filosofía de vida.

Para el Dios de los Susurros, la moralidad es pura autocomplaciencia, un arma que se esgrime con el único objetivo de satisfacer la conciencia de uno mismo. Son las decisiones difíciles, esas que pueden condenar el alma de uno mismo, las que deben tomar aquellos que realmente quieren cambiar las cosas para mejor sin tener en cuenta el sacrificio personal que pueda suponer. Y el cambio en la mentalidad de Adam es tan radical que llega a matar en más de una ocasión sin dudarlo por un segundo para salvar a Garils de las garras de su hijo bastardo Volmer, el pirata de los cielos…

Siete para la eternidad 3

Visualmente mágico

Este tercer tomo destaca especialmente por dos motivos. Primero, porque los maravillosos vicios omnipresentes en los guiones de Remender en los últimos años, casi siempre relacionados con la familia y los conflictos que surgen entre sus miembros, dejan un hueco en esta ocasión para filosofar sobre la ética y la búsqueda del bien mayor de una forma realmente interesante. Habrá que esperar al siguiente tomo (el que a todas luces parece que será el último de la serie) para descubrir si todo lo que ha planteado aquí el guionista ha sido un leve desvío en la trama (algo que a mi modo de ver sería un error) o realmente se ha comprometido con las ideas aquí arrojadas.

Siete para la eternidad 3

Por otra parte, el dibujante Jerome Opeña y el colorista Matt Hollingsworth realizan, de nuevo, un trabajo impresionante. La auténtica magia de este mundo es la que estos dos son capaces de crear en estas páginas con su arte. No solo los personajes que pueblan la historia tienen unos diseños impresionantes e increíblemente detallados, sino que el escenario en el que se mueven está dotado de una fantasía que de alguna forma se hace real. Lo único que podría hacer que el apartado gráfico fuera aún mejor sería la presencia de alguna que otra doble splash page que nos permitiera disfrutar del trabajo de esta pareja en toda su grandiosidad.

En resumidas cuentas, con este tercer tomo se demuestra que Siete para la eternidad es una de esas series que todo el mundo debería leer, tanto por la maravillosa historia llena de zonas grises que Remender escribe como por el glorioso trabajo de Opeña y Hollingsworth al dibujo.

En lo referente a la edición, hay que decir que este tercer volumen de Siete para la Eternidad presentado por Norma Editorial se publica al igual que las anteriores entregas en formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 120 páginas a color e incluye la traducción de los números del #10 al #13 de la edición americana de Seven to Eternity, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 16,50 € y se puso a la venta en octubre de 2018.

Siete para la eternidad 3

Rick Remender

Rick Remender empezó en la industria de la animación en proyectos como el gigante de hierro o Anastasia, mientras hacía cómics en su tiempo libre.

A mediados de la década de 2000 empezó a publicar cómics en Image e IDW como Fear Agent o Night Mary. Sus guiones en estas series independientes le abrieron las puertas de Marvel Comics hasta convertirlo en puntal de la editorial en series como Capitán América, Imposibles X-Force o Imposibles Vengadores.

Actualmente ha vuelto a dirigir sus esfuerzos en la creación de series independientes como Ciencia Oscura, Clase Letal o Low cosechando un gran éxito.

Fuera del mundo del cómic ha seguido trabajando en proyectos de videojuegos como en los guiones de Dead Space o Bulletstorm, y en el diseño de CDs de bandas como Lagwagon o NOFX.

Siete para la eternidad

Siete para la Eternidad 3: Ascender para caer

ISBN: 978-84-679-3645-2

Un nuevo capítulo de altos vuelos para la espectacular serie de Remender y Opeña.

Adam Osidis camina a ciegas por un sendero plagado de elecciones imposibles y duros sacrificios. El pirata de los cielos Volmer y sus deseos de venganza se interponen entre Adam y la cura para su enfermedad terminal. Para que su traición no sea en vano, Adam deberá proteger al hombre que asesinó a su padre. ¿Hasta dónde será capaz de llegar para conseguir lo que el Dios de los Susurros le ofreció?

Rick Remender y Jerome Opeña siguen dando forma a este gran tapiz de moralidad cambiante que es el mundo de Zhal.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Jerome Opeña y Matt Hollingsworth

Siete para la Eternidad 3: Ascender para caer

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.