Los tres episodios más traumatizantes de Tom y Jerry

El blues del gato (1956)

El episodio 103 de Tom y Jerry comienza ya de una manera impactante, puesto que nos muestra al gato, con un semblante muy deprimido, sentado en las vías del tren, con la clara intención de acabar con su vida. A lo largo del capítulo, y con la ayuda de una voz en off que pertenece al ratón, descubrimos que el motivo es que la felina de los sueños de Tom se ha ido con otro. Por el contrario, Jerry está muy feliz porque él sí tiene una pareja fiel. Al menos, eso es lo que cree hasta que la descubre sentada en el coche de otro roedor, lo que le empuja a colocarse en la vía al lado de Tom mientras se oye venir al tren. Parece ser que, al igual que en el caso anterior, ser atropellado por un vehículo ferroviario también es una muerte definitiva para un personaje de dibujos animados. Lo peor de todo es que el episodio comunica a los niños el negativo mensaje de que el suicidio es una opción correcta para el mal de amores. Sin lugar a dudas, no se trata de algo que deba darse a entender a un espectador que se encuentra en una edad tan impresionable.

Siguiente

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.