Reseña de la edición Black Label de Superman: Hijo Rojo

El superhombre usa una hoz y un martillo

En ECC Ediciones continúan recuperando algunos de los títulos más emblemáticos de DC Comics para publicarlos bajo el sello Black Label que la editorial americana lanzó hace algunos meses para llenar el hueco que la desaparición de Vertigo había dejado. Tras clásicos como Batman: El regreso del Caballero Oscuro o Kingdom Come nos llega ahora uno de los títulos que más fama le dieron al señor Mark Millar en sus primeros años como guionista. Se trata de Superman: Hijo Rojo.

Superman Hijo Rojo
Portada del segundo número de la miniserie Superman Red Son

De Kansas a Moscú

La propuesta de la idea de este cómic era tan disparatada como estúpida. ¿Qué pasaría si la nave en la que el bebé Kal-El viajó de Krypton a la Tierra hubiera caído en Rusia en lugar de en Estados Unidos? Pues, obviamente, que tendríamos en su edad adulta a un Superman al servicio del dictador soviético Iósif Stalin y de sus principios socialistas. Pues esta idea, en principio más apropiada para las locuras que se hacían en la serie What If de Marvel Comics en su época de mayor esplendor (¿qué pasaría si el Capitán América hubiera sido captado por el Ku Klux Klan?), sienta las bases de uno de los mejores cómics que se alojaron bajo el sello Elseworlds de DC Comics. Incluso se podría decir que estamos ante uno de los mejores cómics en la historia de Superman…

Un Millar especialmente inspirado aprovecha este planteamiento para mostrarnos un reflejo teñido de rojo del Universo DC que conocemos. Este cambio en la vida del Hombre de Acero, el primer superhéroe en más de un sentido, afectará a todos los personajes que conocemos, así como a la situación político-social a nivel planetario.

Un reflejo teñido de rojo

De esta forma aquí vamos a conocer a un Lex Luthor que, manteniendo su naturaleza ególatra y su ansia de poder, podrá ser percibido como una especie de paladín, un héroe del pueblo americano que busca que la futura distopía comunista aparentemente inevitable que Superman ayudará a construir nunca llegue a ocurrir.

También nos vamos a encontrar con un Batman que cumple el papel de terrorista, la amenaza con la que Superman tendrá que lidiar para mantener las cosas como deben ser. Es inevitable aquí recordar al viejo Bruce Wayne que Frank Miller nos planteaba casi veinte años antes de la publicación de esta obra, y es que en el ADN de este personaje siempre ha estado su obsesión por luchar batallas perdidas, por mear contra un huracán.

Pero no serán estos los únicos personajes conocidos que veremos deambular por estas páginas. Contemplaremos como el cambio en el lugar del aterrizaje de la nave kryptoniana nos da versiones alternativas de gente como Wonder Woman, Oliver Queen, Jimmy Olsen, Lois Lane, Lana Lang, Brainiac, Bizarro o Green Lantern, todos ellos inteligentes y sorprendentes reflejos de los personajes que conocemos, muestras de lo que un guionista con un cerebro en ebullición es capaz de construir.

Superman: Hijo Rojo

Huyendo de lo panfletario

Sería muy fácil para un guionista caer, dado el predominante carácter político de Superman: Hijo Rojo, en el cliché de proyectar las ideas propias convirtiendo el cómic en un panfleto propagandístico. Sin embargo Millar va más allá, planteando suficientes ideas contrapuestas como para que sea el lector el que saque sus propias conclusiones de lo acontecido en esta historia. Aquí no nos vamos a encontrar con una repulsa al capitalismo ni con una llamada de atención ante un régimen comunista. Millar huye de todo esto para invitar al lector a la reflexión en una historia que en todo momento trata de ser un gran cómic antes que un profundo ensayo político.

Y, a pesar de todo, la idea de que este Superman villanesco no es tan distinto del Superman boy scout que todos conocemos sigue ahí, filtrándose en ciertos momentos la idea de que tal vez todo dependa del prisma a través del cual se observe al personaje.

superman hijo rojo

En el apartado gráfico nos encontramos con Dave Johnson y Kilian Plunkett, dibujantes que realizan un trabajo discreto pero más que correcto que se ve genialmente complementado por el color de un Paul Mounts en estado de gracia que otorga a la historia la atmósfera adecuada, situándola en el marco político y temporal adecuado. Mención especial se merecen las magníficas portadas de Johnson en las que imita la cartelería propagandística soviética en los tiempos de la Guerra Fría.

La edición Black Label de Superman: Hijo Rojo publicada por ECC Ediciones se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 168 páginas a color e incluye la traducción de la edición americana de los tres números de los que consta la miniserie Superman: Red Son, además de las portadas originales de cada uno de los números incluidos y una sección final con gran cantidad de material extra, como bocetos y distintos diseños de personajes. El precio de venta recomendado es de 19,95 € y se puso a la venta en septiembre de 2019.

Superman Hijo Rojo

Superman: Hijo Rojo (edición Black Label)

ISBN: 978-84-17960-44-5

¡Mirad! ¡En el cielo! ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? Es… ¡Superman! El extraño visitante de otro planeta que puede cambiar el curso de los ríos, doblar acero con sus propias manos… y que, como campeón de los obreros, libra una batalla interminable por Stalin, el socialismo y la expansión internacional del Pacto de Varsovia. En esta versión de la conocida historia, cierto cohete kryptoniano se estrella en la Tierra, llevando a un bebé que un día se convertirá en el ser más poderoso del planeta. Pero su nave no se estrella en América. No crece en Smallville, Kansas. En lugar de eso, encuentra su hogar en una granja colectiva de la Unión Soviética.

Publicada originalmente en 2003 como parte de la línea Otros Mundos, Superman: Hijo rojo surgió de la mente de Mark Millar (Authority: Infierno en la Tierra, Las aventuras de Superman), con Dave Johnson (100 balas) y Kilian Plunkett (El soldado desconocido) al frente del apartado gráfico. Juntos, dieron forma a una impactante versión alternativa de la historia clásica del origen de Superman que, por méritos propios, figura entre las obras más destacadas en la extensa bibliografía del personaje.

Guion: Mark Millar

Dibujo: Dave Johnson, Paul Mounts, Kilian Plunkett, Andrew Robinson y Walden Wong

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.