El Videoclub: Sherlock Holmes y el arma secreta

SherlockHolmesAndTheSecretWeapon

Cuando, en 1887, el famoso detective privado Sherlock Holmes nació de la pluma del escritor escocés Sir Arthur Conan Doyle, su autor no podía imaginar que el infalible investigador alcanzaría cotas tan altas de popularidad que lo han llevado a ser el personaje de ficción más versionado entre películas y series de televisión (e incluso el mundo del cómic, donde ha llegado a colaborar con figuras tan icónicas como Batman). Desde su primera aparición en el cortometraje de poco menos de un minuto, titulado Sherlock Holmes baffled, rodado en los 1900 (posiblemente protagonizado por Walter Huston, aunque no está confirmado), hasta las series actuales Sherlock y Elementary (con Benedict Cumberbatch y Jonny Lee Miller, respectivamente), se han realizado más de 260 adaptaciones de sus aventuras. Es un hecho conocido que las películas de Basil Rathbone y Peter Cushing son las más recordadas por el público y aclamadas por la crítica, de modo que, en esta ocasión, nos centraremos en el primero de ellos, ya que analizaremos uno de sus largometrajes: Sherlock Holmes y el arma secreta (1942).

Bajo la dirección de Roy William Neill, esta película, de tan solo 68 minutos de duración, está protagonizada por Basil Rathbone (como Sherlock Holmes), Nigel Bruce (en el papel de John Watson), Lionel Atwill (que interpreta a James Moriarty), Kaaren Verne (que encarna a Charlotte Eberli), William Post Jr. (que se mete en la piel del doctor Franz Tobel), Dennis Hoey (que hace del inspector Lestrade), Holmes Herbert (que se convierte en Sir Reginald) y Mary Gordon (como la señora Hudson).

El doctor suizo Franz Tobel ha construido un visor muy útil para defenderse, en el caso de ser atacado por misiles, y ha decidido vendérselo a los ingleses. Sin embargo, hay gente que no está dispuesta a permitir que eso suceda. Uno de los principales interesados en que el plan fracase es el profesor James Moriarty, al que mucha gente cree muerto hace años, que pretende hacerse con el invento y llevárselo a Alemania. Sherlock Holmes, siempre acompañado de su fiel amigo John Watson, debe hacer lo que esté en sus manos para salvar la vida del doctor Tobel, conseguir que su arma esté a salvo y detener para siempre al malvado James Moriarty.

Aunque el filme termina con drástico final para el mayor rival de Sherlock Holmes, no debemos olvidar que se le conoce como el Napoleón del crimen, con lo que no es complicado suponer que esta no será la última ocasión en la que ambos van a verse las caras y a enfrentar sus ingeniosas mentes.

La película de Sherlock Holmes y el arma secreta está basada en el relato corto de Sir Arthur Conan Doyle titulado La aventura de los muñecos danzantes, también conocido como Los bailarines o La aventura de los monigotes (en referencia a una de las pistas que ayudan a Sherlock Holmes a resolver el caso). Al tratarse de la adaptación de una historia breve, en lugar de una novela, se entiende el motivo de que la película tenga una duración tan escasa.

Sherlock Holmes disfrazado

Sin lugar a dudas, Basil Rathbone se ha ganado a pulso estar reconocido como uno de los más famosos actores que han encarnado al personaje, ya que lleva a cabo una interpretación impecable de Sherlock Holmes, que no duda en mostrarnos su habilidad para el disfraz y sus impresionantes dotes de deducción. También se hace alusión a su afición por tocar el violín, además de que podemos oír al protagonista decir la famosa frase: “Elemental, querido Watson“, aunque Sir Arthur Conan Doyle nunca juntara esas tres palabras en ninguna de sus obras, como ya comentamos en su momento. Todo aquel que se considere fan del personaje debería saber que estas son algunas de las más famosas características por las que se identifica al brillante detective.

Holmes y Watson

Como ya hemos comentado al principio del artículo, Sherlock Holmes y el arma secreta se estrenó en 1942, lo que justifica que esté rodada en blanco y negro, aunque la foto del cartel sea a color, como muestra la foto que corona el artículo. Sin embargo, el dato más relevante es que se trata de la época en la que todos los países se encontraban inmersos en plena Segunda Guerra Mundial. Por este motivo, justo después de los créditos finales del filme, se puede ver una imagen de la Estatua de la Libertad, sobre la que aparece un mensaje que puede traducirse como:

No está dando préstamos cuando compra estampillas de ahorro de guerra y bonos, a la venta aquí.

Ya seas fan de Basil Rathbone o de la más famosa creación de Sir Arthur Conan Doyle, no cabe duda de que encontrarás lo que buscas en Sherlock Holmes y el arma secreta. En el caso de que no estés seguro de si te gusta este tipo de género, o si te da pereza ver una película en blanco y negro, tampoco está de más que le des una oportunidad. Al fin y al cabo, la breve duración del filme imposibilita que la película se te haga pesada, lo cual ya es un tanto a su favor.