El Videoclub: SuperBob

SuperBobPor regla general, cuando los espectadores nos enteramos de que se va a emitir una película de superhéroes, ya sea en el cine o en la televisión, la primera idea que nos viene a la mente es que lo más seguro es que se trate de la adaptación de algún personaje de Marvel o de DC. La verdad es que no es de extrañar que opinemos así, ya que estamos acostumbrados a que esas sean las dos editoriales especializadas en cómics de superhéroes que más veces han sido trasladados al mundo audiovisual. Pero, como siempre, existen excepciones, y ese es el caso de la película que analiza este artículo, cuyo título es SuperBob.

Bajo la dirección de Jon Drever, este largometraje, de 85 minutos de duración, vio la luz a primeros del 2015 y está protagonizado por Brett Goldstein (como Robert Kenner / Superbob), Catherine Tate (en el papel de Theresa Ford), Natalia Tena (que interpreta a Dorris), Laura Haddock (que encarna a June), Ruth Sheen (que se mete en la piel de Pat), David Harewood (que hace de un presentador de televisión) y Ricky Grover (que se convierte en Barry).

La trama comienza en 2008, cuando un asteroide llega hasta nuestro planeta e impacta en el distrito de Peckham, situado en Londres. Por pura casualidad, uno de sus fragmentos golpea a un apacible cartero llamado Robert Kenner. El accidente dota al hombre de poderes sobrehumanos y, aunque no cuenta con ninguna identidad secreta, pronto es conocido mundialmente como SuperBob, superhéroe británico a las órdenes del Ministerio de Defensa. Sin embargo, el mayor deseo de Robert Kenner es compaginar su lucha contra el crimen con vida civil y poder tener una cita con la chica de sus sueños, algo que no le va a resultar nada fácil.

SUPERBOB

Aunque no se detalla con claridad cuántos poderes posee SuperBob, al menos se nos deja comprobar que puede volar, tiene superfuerza y es inmune a las balas. Tampoco sabemos cómo era su vida antes del accidente, ni le vemos entablar combate contra invencibles villanos, en un espectáculo visual que iría adornado con una desmesurada cantidad de efectos especiales. Y es que, aunque SuperBob vista con un traje especial, como se puede ver en las imágenes que acompañan al artículo, y tenga unas habilidades muy particulares, esta película es en realidad una comedia romántica disfrazada de película de superhéroes, que se centra más en la evolución emocional del personaje que en el uso de sus poderes contra el mal.

Reparto de Superbob

Tanto al inicio como al final de la película podemos ver entrevistas a los amigos y conocidos del protagonista y un seguimiento al héroe en su vida cotidiana, como parte de un documental que se está llevando a cabo sobre SuperBob. El problema es que esto se prolonga demasiado en los primeros minutos del filme, lo que lleva al espectador a pensar que, como toda la película sea igual, va a resultar increíblemente tedioso terminar de verla. A esto hay que sumar el hecho de los innecesarios carteles informativos, que aparecen de repente sobre un fondo azul, cuya única función es la de confundir al espectador, que ya no sabe si la película continua o si se ha dado paso a la publicidad.

Superbob, inicialmente planeado como un cortometraje, hasta que Catherine Tate aceptó participar en el producto, fue, en realidad, un proyecto conjunto entre el director Jon Drever, el escritor William Bridges y el cómico Brett Goldstein, que es el encargado de dar vida al protagonista, como ya hemos mencionado. Se trata de un largometraje de bajo presupuesto que se rodó en tan solo 19 días, todo en ello en Peckham.

Hay diferentes opiniones con respecto a SuperBob, ya que el crítico Chris Hewitt, de la revista Empire, la valora con cuatro estrellas y opina lo siguiente:

Manteniendo la tapa sobre los efectos que se reirían de Marvel, y centrándose en cambio en una historia discreta del hombre más poderoso del mundo en su día libre, la película de Jon Drever y Brett Goldstein aprovecha las mismas reservas de calidez y corazón que hicieron que Shaun of the Dead (2004) se disparara.

Sin embargo, Wendy Ide, que escribe para The Guardian, mantiene que:

La película comparte algunas similitudes temáticas con la imagen de nerd vigilante de James Gunn: Super (2010); sin embargo, el enfoque desenfocado y sentimental de SuperBob está en marcado contraste con el borde salvaje que hizo que Super fuera tan malicioso placer.

Personalmente, opino que, si lo que quieres es ver una película tradicional de superhéroes, lo mejor es que cambies de canal pero, si lo tuyo son las comedias románticas, SuperBob es tan buena opción como cualquier otro filme del mismo género. Desde luego, no es una película que deba ser recordada como un producto especial, pero cumple como medio para pasar el rato, que es lo mínimo que se le puede pedir a cualquier largometraje.

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.