La polémica sobre la creatividad de Steve Ditko en Marvel

Steve Ditko

A finales de 1961, siguiendo el consejo de su esposa, Stan Lee decidió crear el primer número de Los Cuatro Fantásticos, un cómic de superhéroes con estilo propio, el cual, si hubiera supuesto un fracaso, habría sido el final de su carrera como guionista del noveno arte. Afortunadamente, el resultado obtenido fue todo lo contrario, lo que significó el pistoletazo de salida para toda una galería de personajes que, a día de hoy, continúan funcionando tan bien como en el momento de su creación. En la mayoría de los casos, Stan Lee recurrió a Jack Kirby para la parte gráfica, aunque hay claras excepciones, como son el caso del Doctor Extraño y Spiderman, personajes para los que contó con los lápices de Steve Ditko.

Si nos centramos en el lanzarredes, es un dato conocido que, en 1962, salió a la venta el decimoquinto (e, inicialmente, último) número de la colección Amazing Fantasy. Según cuenta la historia oficial, Stan Lee, en un principio, tenía pensado que Jack Kirby también dibujara a este personaje pero, al no quedar convencido con el diseño ofrecido, decidió encargárselo a Steve Ditko. La imagen que podemos ver bajo estas líneas deja clara constancia de que los lectores salimos ganando con esta versión.

Spiderman

Hasta aquí todo bien. No obstante, en 1990, Jack Kirby concedió una entrevista a la revista The Comic Journal en la que se expresaba en los siguientes términos:

Yo creé a Spider-Man. Decidimos dárselo a Steve Ditko, pero yo dibujé la primera portada de Spider-Man. Yo creé al personaje. Yo creé el traje. Yo creé todas esas series.

Por supuesto, no contamos con pruebas que confirmen ni desmientan las declaraciones de Jack Kirby, ya que sabemos que la versión oficial cuenta algo muy distinto.

Spiderman 31De un modo u otro, a principios de 1963, la colección The Amazing Spider-Man arrancó con Stan Lee a los guiones y Steve Ditko a los lápices, aunque el artista también intervino en los argumentos de la colección a partir de su décimo ejemplar. Y, cuando finalizaba el año 1965, vio la luz el número 31 de la colección, cuya portada queda reproducida a la izquierda de este párrafo, en el que se narraba la primera parte de la aventura conocida como la Saga del Planeador Maestro. Su argumento se  extendía durante tres ejemplares y suponía la historia más larga de Spiderman publicada hasta la fecha.

La extensión de dicha saga no es lo único relevante, ya que el propio Steve Ditko rompió las normas gráficas que él mismo se había impuesto, como la de contar con nueve viñetas, en filas de tres, por página. También se trataba de una aventura importante a nivel argumental, ya que suponía el ingreso de Peter Parker en la universidad y la primera aparición de personajes tan icónicos como Gwen Stacy, Harry Osborn y Miles Warren. Se trata de una saga tan destacable en la historia del personaje que la película Spider-Man: Homecoming (2017) llevó a cabo un homenaje de uno de los momentos más importantes de dicha aventura, que se corresponde con la imagen reproducida bajo este párrafo, en la que el héroe se encontraba aprisionado bajo una gran cantidad de escombros capaces de poner en dificultades incluso a pesos pesados como Thor o Hulk.

Homenaje a Ditko

El problema vino cuando, tal y como informa el propio Julian M. Clemente en el artículo “La Saga del Planeador Maestro”, de Stan Lee y Steve Ditko, perteneciente a la sección 101 cómics de Marvel que nunca te cansarás de leer (aparecido en ciertas publicaciones, tales como Miles Morales: Spider-Man nº 7), en una entrevista, el guionista se atribuyó la idea de esa escena concreta, algo que ofendió tanto a Steve Ditko que le obligó a enviar esta respuesta a la sección de cartas de dicha publicación:

El hecho es que Stan y yo no teníamos ninguna discusión de ideas o de historias desde antes de The Amazing Spider-Man #26 USA. Stan nunca supo lo que había en mi argumento hasta que yo cogía la historia ya dibujada, la portada y mi guion, y Sol Brodsky le llevaba todo ese material a su oficina, así que yo me marchaba sin hablar con Stan y sin verlo.

¿Es posible que el guionista hubiera tenido la idea original y se la hubiera transmitido a Steve Ditko, quien luego habría olvidado ese detalle o que el paso del tiempo jugara una mala pasada a la memoria de Stan Lee? Sin lugar a dudas, se trata de otra de esas incógnitas que nunca serán resueltas.

Amazing Spider Man Vol 1 39Como muchos lectores sabrán, Steve Ditko se mantuvo como dibujante fijo de la colección del arácnido hasta The Amazing Spider-Man nº 38 (1966), ya que, en la última viñeta del siguiente ejemplar, cuya portada puedes ver a la derecha de este párrafo, tanto el héroe como los lectores descubrían la identidad secreta del Duende Verde original. Mientras que Stan Lee defendía la idea de que se tratara de un secundario habitual, Steve Ditko prefería que fuera un perfecto desconocido. La revelación de que el rostro de Norman Osborn era el que se ocultaba tras la máscara del villano tuvo que ser realizada por John Romita Sr., el nuevo dibujante fijo de la colección, ya que, disgustado porque no se hubiera respetado su decisión, Steve Ditko abandonó Marvel. Al menos esa sera la teoría defendida por Stan Lee, aunque un prometido aumento de sueldo a los dibujantes, por parte de Martin Goodman, algo que nunca llegó a suceder, pudo ser un factor más decisivo en la decisión de Ditko.  Aunque, con el paso del tiempo, regresaría a la Casa de las Ideas, jamás volvió a encargarse ni de Spiderman ni del Doctor Extraño.

5 Comentarios

  1. La polémica declaración de Jack Kirby NO ES POSTERIOR a la muerte de Steve Ditko como reza vuestro artículo. Esto difícilmente pudo ser así, dado que Kirby murió en 1994 y Ditko falleció en 2018, veinticuatro años después. La desafortunada declaración de Kirby fue publicada en The Comics Journal #134 (Feb.1990) y es un extracto de la entrevista que realizó Gary Groth en plena campaña de reivindicación de su autoría sobre casi todos los personajes emblemáticos de Marvel Comics (que el ardoroso Gary Groth apoyaba entusiásticamente, al simbolizar la explotación de un artista del cómic por una gran empresa editorial), alimentando un pleito interesado que se prolongaría en los juzgados del Distrito Sur de Nueva York y que se falló en contra de los demandantes (la viuda y las hijas de Jack Kirby) en una primera sentencia de 2011 y luego en el tribunal de apaleción en 2013.

    Sobre la contribución de Stan Lee a los argumentos de The Amazing Spider-Man, el propio Stan Lee declaró en el New York Herald Tribune el 9 de Enero de 1966, en el artículo de Nat Freedland “Super Heroes With Super Problems”, lo siguiente: «YA NO HAGO LOS ARGUMENTOS DE SPIDER-MAN. STEVE DITKO, EL ARTISTA, HA ESTADO HACIENDO LAS HISTORIAS.»

    Un mes después se distribuyó el cómic ASM #31 mencionado, primer capítulo de una saga en tres partes donde Steve Ditko volcó todas sus inquietudes artísticas e intelectuales, implícitas en la serie desde el principio aunque sólo sugeridas hasta entonces. Tal y como el propio Stan Lee admitió para el N.Y. Herald, Lee hacía ya mucho tiempo que permitía a Ditko ocuparse de las historias por completo.

    Sobre la identidad secreta del Duende Verde, se trata de un bulo que se ha transmitido en el mundillo durante décadas, pero que desmintió el propio autor hace años. Un bulo interesado, que Steve Ditko contraargumentó en 2009 dentro un ensayo publicado en el boletín The Comics de Robin Snyder: «Yo sabía desde el primer día, desde la primera historia del Duende Verde, quién sería el Duende Verde. Yo lo sabía porque lo había plasmado en el club de J. Jonah Jameson donde se les podía ver juntos. Los coloqué juntos en otras historias en las que el Duende Verde no apareciera con el traje de faena, y planté al hijo del Duende Verde (el mismo peinado distintivo) en las escenas de la universidad para lograr una implicación más dramática que tuviera consecuencias en el argumento.» Este hecho es tan palmario que Brian Cronin, especializado en desmontar bulos de la industria del cómic, lo verifica y confirma divulgándolo para el gran público en Comic Book Resources desde 2013.

    De ningún modo, la identidad secreta del Duende Verde explica la salida de Steve Ditko de Marvel Comics: creer algo así es un insulto al artista, un absoluto menosprecio de su integridad y un menoscabo de sus verdaderos y bien fundados motivos. La verdad es otra diferente. Para conocer los hechos, recomiendo acudir a las fuentes y revisarlas concienzudamente. Cualquier otra versión sólo sirve para excusar y ensalzar a Marvel Comics, enturbiando la reputación del artista que nos legó a uno de los héroes más relevantes de la cultura popular del siglo XX.

    • He corregido lo de la muerte de Ditko y he hecho aclaraciones precisas sobre su marcha de Marvel. Sin embargo, en la declaración de Stan Lee a la que hago alusión, el guionista no se atribuye el guion sino la idea del momento cumbre en el que Peter sacó fuerzas de la nada para salir de los escombros, o al menos eso es lo que reza la fuente, que no es otra que la sucursal española de Marvel. En cualquier caso, gracias por tu ayuda.

      • Disculpa, Steve Ditko tampoco se marchó de Marvel porque Goodman le negara el tantas veces prometido aumento de sueldo: cuando regresó a Charlton Comics la tarifa media por página que recibía era menor. Marvel pagaba 30 dólares por página y Charlton pagaba 20 dólares, aunque su amigo Dick Giordiano pudo igualar aquella tarifa de $30 (pero sin ofrecerle nunca un sueldo superior).

        El “aumento de sueldo” no era tal, sino una bonificación especial para los autores de los títulos más vendidos de la casa. No se le negaban 10 dólares, sino el reconocimiento por firmar la serie más vendida de Marvel junto con Fantastic Four. Entretanto, Goodman y Stan Lee tuvieron una serie de gestos, digamos informales, poco menos que humillatorios, para con Ditko, que han sido ampliamente documentados, inciándose una tónica que se ha perpetuado a lo largo de seis décadas. Lee y Ditko mantenían una buena relación profesional hasta que se constató el enorme éxito de ASM y éste se confirmó en el tiempo.

      • El concepto de Spider-Man levantando una mole de escombros en ASM #33 y que Stan Lee se atribuyera la genial idea… Esto es aún más ridículo, dado que la iconografía completa de la secuencia remite al máximo referente moral y creativo de Ditko, simbolizado en una estatua de Atlas sosteniendo el mundo esculpida por Lee Lawrie para el neoyorquino Rockefeller Center. La secuencia completa, pero sobre todo el clímax y el subtexto dramático de la escena, son obra de Ditko indudablemente. De hecho, lo que simboliza la escena es al propio Steve Ditko desprendiéndose de un lastre insoportable y sus dudas internas, para llegar a autodefinirse como persona.

        Y por cierto, no puede importarme menos lo que divulgue “la sucursal española de Marvel”. De hecho, el origen de dicha fuente subraya su propia imparcialidad.

  2. Sobre la creación de Spider-Man: «No contamos con pruebas que confirmen ni desmientan las declaraciones de Jack Kirby» … Okey, esto es mucho más sencillo: Kirby esbozó un diseño de personaje que fue rechazado. De acuerdo. Cuando Steve Ditko recibió luego el encargo, lo hizo suyo por completo. No me refiero a que rediseñara el vestuario, me refiero a que PETER PARKER ES UN AUTORRETRATO DEL JOVEN STEVE DITKO DURANTE SU ADOLESCENCIA EN JOHNSTOWN, PENNSYLVANIA.

    Esto pudo conocerse desde que Cat Yronwode, redactora de Comics Buyer’s Guide, admiradora del dibujante y esposa del editor de Eclipse Comics Dean Mullaney, entrevistó a su hermano Patrick Ditko. Entonces, mientras recopilaba material documental para la malograda biografía de Mark Upchurch “The Art of Steve Ditko” a mediados de los 80s, Yronwode descubrió el anuario del Johnstown High School del año 1945 que constituye la única prueba irrefutable: Steve Ditko no sólo rediseñó el disfraz (basádose por cierto en un pretérito disfraz de Halloween de la marca Ben Cooper, Inc.) sino que CREÓ A PETER PARKER PARTIENDO DE SUS PROPIAS VIVENCIAS, algo que resultaba dolorosamente obvio para cualquiera que leyera sus cómics. Ditko era tan introvertido que nunca recalcará este hecho.

Comments are closed.