miércoles, octubre 21, 2020

Reseña de La cruzada de los inocentes de Chloé Cruchaudet

/

LCDEPaniniConfi750

La cruzada de los imocentes
La portada del volumen presentado por Dibbuks

En ocasiones, es complejo discernir entre la historia y el mito. Los relatos se entremezclan, las fuentes se difuminan, y la transmisión oral de los hechos en épocas oscuras convierten la realidad en una especie de juego del teléfono escacharrado del que es complejo extraer la verdad. Es lo que ocurre con la odisea infantil con la que fantasea Chloé Cruchaudet en ‘La cruzada de los inocentes’, hermoso y cruel relato sobre la miseria y la fe que se basa en la brumosa Cruzada de los niños, episodio poco claro que aconteció alrededor del año 1200.

Brumoso, porque los historiadores no han podido certificar de forma clara los hechos concretos que dieron lugar a esta peripecia, que ha quedado para la posteridad en forma de algo parecido a un mito, a la leyenda. Sobre esta base Cruchaudet fabrica su propia visión de los acontecimientos, en los que la realidad queda en segundo plano, puesto que las intenciones de la autora están centradas en el potencial como ficción de que lo que pudo ser. El foco se orienta a la reflexión sobre el poder de las historias y a naturaleza del alma humana, gracias a unos personajes que son despojados de la inocencia de la infancia a base de los golpes de un mundo implacable.

‘La cruzada de los inocentes’cuenta la historia de Colás. Siendo un niño, escapa de su casa, y comienza su viaje envuelto de desdichas y miserias. Pero llega un momento en su vida que se cree elegido por Dios, una especie de profeta destinado a liberar Tierra Santa. Donde han fallado las armas y el derramamiento de sangre, él está convencido de que triunfará la palabra. Es entonces cuando pone rumbo a tan lejanas tierras, acompañado de otros niños tan desgraciados como él mismo. El sendero está plagado de calamidades y desencuentros, pero la fuerza de una causa empuja al grupo hacia lo desconocido. La dureza de los acontecimientos podrá a prueba la fortaleza de unos niños que, con el tiempo, dejarán de serlo.

Cruchaudet juega a la perfección con esa ambigüedad reinante que provoca la visión infantil de un mundo oscuro y decadente. Niños que, a pesar de la cinrcunstancias, todavía mantienen la esencia de la infancia, acuden crédulos tras lo pasos del líder. Son reflejo de las supersticiones y el fervor religioso de una época en la que la fe era la única esperanza contra los golpes del hambre y la pobreza.

La Cruzada Imagen
Una muestra del arte de Cruchaudet

La autora estructura el avance de la trama sobre el pilar del paso del tiempo, metáfora del propio crecimiento interno de los personajes. Colás lleva la voz cantante en este aspecto. Transformado en profeta y mártir, es consciente de la responsabilidad que ha aceptado pero aferrado a la fantasía que sustenta la desesperanzada travesía. El paso de las estaciones se arrastra perezoso mientras vemos cómo cambian las relaciones entre los muchachos y el mundo que los rodea. De la picaresca por pura supervivencia al salvajismo del hambre, de la pérdida de humanidad. El fin de la inocencia y entrada a la edad adulta por un sendero donde la moral depende de la necesidad de llenar las tripas.

Ese mismo cambio de estaciones permite a la autora uno de los despliegues visuales más hermosos que he visto últimamente sobre la página en blanco. Del gris plomizo del invierno a la luminosidad del verano, Cruchaudet maneja una paleta de colores sencilla y llena de belleza. Juega con su trazo delicado y expresivo, convirtiendo la sencillez en la mejor de las ventajas. No hay artificios, simple construcción de ambientes con las herramientas justas, con los personajes envueltos en maravillosos contrastes de luz que realmente consiguen el efecto sensorial que nos traslade a los silencios de los paisajes helados o a los sonidos incesantes de los bosques en primavera.

El diseño de los personajes es delicioso, manejados con soltura en viñetas repletas de movimientos y expresividad. Los rostros de los protagonistas transmiten la angustia, los pesares, e incluso las escasas alegrías, siempre a través de los ojos de un niño. Esa impresión de mundo enorme e incomprensible se capta a la perfección por los puntos de vista y las elecciones narrativas. nos coloca siempre a la altura de estos pequeños superados por la crueldad trágica. La autora demuestra que maneja hasta el último detalle, con la alquimia entre el arte expuesto en la maestría de su dibujo y la capacidad de contar una historia. Existe una secuencia tanto visual como narrativa, que dota a ‘La cruzada de los inocentes’ de asombrosa claridad en su lectura.

La cruzada destacada
Luces y sombras en La cruzada de los inocentes

Ha sido una experiencia visual que trasciende el papel sobre el que está impreso, de esas lecturas que obligan a parar en cada una de sus páginas para el deleite con las decisiones artísticas de Cruchaudet. Es un cómic repleto de autoría, sin estridencias, que dejan patente la enorme personalidad de una creativa única.‘La cruzada de los inocentes’ es un viaje sin esperanza en el que es imposible mantener la inocencia, ironía de un título pensado con claras intenciones.

Magnífico, hermoso, sereno, equilibrado, alejado de cualquier ruido de fondo, expresivo, especial… son muchas las virtudes de ‘La cruzada de los niños’, y me cuesta horrores encontrar puntos débiles, más allá de que este no sea tu tipo de obra. Por lo demás, si buscáis una lectura sosegada, llena de belleza, ejecutada con libertad absoluta, honesta en sus intenciones, lo que ha plasmado Chloé Cruchaudet me parece imprescindible. A pesar del poso de tristeza y el tono melancólico (que a mí me parecen indispensables para que resulte todo tan redondo, pero lo mismo vosotros, lectores, estáis en otro momento interior), cada página de ‘La cruzada de los inocentes’ es un regalo.

‘La cruzada de los inocentes’ llega a las librerías de la mano de Dibbuks, que ofrece un volumen digno del contenido. Elegante tomo encuadernado en cartoné, la calidad del papel enriquece el poderoso impacto visual de las explosión casi monocromática de Cruchaudet. En su interior os esperan 117 páginas de puro goce estético, gracias a esta fábula oscura acerca de la miseria y la esperanza. Lo podrás encontraren tu librería favorita al precio de 25 euros.

Chloé Cruchaudet

Chloé Cruchaudet estudió animación en París, donde se diplomó en el año 2000. Ha colaborado en varios proyectos para televisión, como L’âne tro-troArtomic Betty y varios episodios piloto. Paralelamente ha desarrollado su carrera en la novela gráfica, adaptando al cómic las fábulas de La Fontaine y dibujando para la editorial Petit à Petit.

En España la hemos conocido gracias a la publicación de ‘Degenerado’, obra que ha recibido el entusiasta aplauso de crítica y público, galardonada con premios tan importantes como el del público en Angulema 2014.

 

CRÍTICA

Guion
Dibujo
Edición

RESUMEN

Hermoso cuento tan tierno como despiadado que certifica la calidad de su autora, Chloé Cruchaudet
casadeel alargado cyberpunk2077

SÍGUENOS EN REDES

125,505FansMe gusta
15,124SeguidoresSeguir
2,540SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
LCDE
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial