El Videoclub: Mi amigo el gigante

El noruego Roald Dahl es un famoso novelista, cuentista, poeta y guionista, cuyas historias fantásticas ha ayudado, en gran manera, a avivar la imaginación tanto de pequeños como de mayores, ya que entre todas sus publicaciones abarca historias para diferentes lectores. Una de sus obras más famosas es Charlie y la fábrica de chocolate (1964), que ya ha contado con dos adaptaciones cinematográficas y parece ser que se está trabajando en una tercera, que pretende funcionar como precuela de la historia original. Sin embargo, esta famoso relato solo es uno de tantos que han salido de la imaginación de Roald Dahl. Otro claro ejemplo de su larga trayectoria literaria lo tenemos en el libro titulado El gran gigante bonachón (1982), una historia para niños que también ha contado con adaptaciones audiovisuales, como es el caso de la película de dibujos animados BFG (1989), traducida a nuestro idioma como BAG: El buen amigo gigante, o su versión homónima con actores reales, que ha llegado a España bajo el título de Mi amigo el gigante (2016) y es la película que analiza este artículo.

Bajo la dirección de Steven Spielberg, este largometraje, de 115 minutos de duración, está protagonizado por Mark Rylance (como el Gigante Amigo), Ruby Barnhill (en el papel de Sophia), Chris Gibbs (que interpreta a Tragamollejas), Penelope Wilton (que encarna a la reina de Inglaterra), Rebecca Hall (que se mete en la piel de Mary), Jemaine Clement (que hace de Zampamofletes), Michael David Adamthwaite (que se convierte en Revientahuesos), Daniel Bacon (como el Pequeño Carnicero), Bill Hader (en el papel de Bebesangres), Adam Godley (que interpreta a Machucahombres), Jonathan Holmes (que se mete en la piel de Estrujaniños), Paul Moniz de Sa (que hace de Picacarnes) y Ólatur Ólafsson (que se convierte en Aplastadamas).

Era la hora de las brujas, cuando viene el Coco, cuando la gente desaparece. La directora cree que la hora de las brujas es la medianoche, las chicas dicen que la una o las dos de la madrugada. Yo creo que es a las tres de la madrugada, cuando soy la única que está despierta, como siempre, como ahora.

Estas palabras, pronunciadas por la pequeña Sophia, sirven de introducción a este filme, en el que un ser de descomunal tamaño secuestra a la niña, que vive en un orfanato, y se la lleva con él al País de los Gigantes, porque sabe que ella se ha percatado de su existencia y quiere asegurarse de que nunca le pueda decir nada a nadie. Sin embargo, al contrario de lo que puede parecer en un principio, se trata de un tipo amistoso, al que es conoce como Gigante Amigo, por lo que no tarda en congeniar con Sophia, cuya ocupación es cazar sueños, que luego introduce en las mentes de las personas dormidas. Por desgracia, el resto de los habitantes del País de los Gigantes son de un tamaño mayor y bastante desagradables, por lo que suponen un peligro para todo aquel que se cruce en su camino.

No cabe la menor duda de que el director Steven Spielberg, dada su extensa trayectoria cinematográfica, cuenta con la experiencia suficiente como para no ponerse al frente de un producto en el que no crea. Es evidente que no se trata del caso de Mi amigo el gigante, película a la que se refiere en los siguientes términos:

The BFG ha encantado a familias y sus hijos durante más de tres décadas. Nos sentimos honrados de que Roald Dahl nos haya confiado esta historia clásica.

No fue solo la confianza depositada por el escritor noruego lo que llamó la atención de Steven Spielberg, ya que también quedó bastante satisfecho con el actor que encarnó el papel protagonista de Mi amigo el gigante, para el que también tiene palabras bastante amables, como se puede leer a continuación:

Mark Rylance es un actor de transformación. Estoy muy emocionado y encantado de que Mark haga este viaje con nosotros al país de los gigantes. Todo sobre su carrera hasta el momento se trata de hacer la elección valiente y estoy honrado de que haya elegido a The BFG como su próxima actuación en la pantalla grande.

Si hay algo que no se puede negar, tal y como muestran las opiniones favorables de crítica y audiencia es que la película Mi amigo el gigante es una historia llevada a buen puerto, algo que se consigue al contar con ese estilo típico que solo puede salir de la pluma de Roald Dahl, al estar dirigida por un maestro del cine del calibre de Steven Spielberg y al tener como actor protagonista a un tipo que tenga buena química con la persona que esta al cargo del largometraje, que parece ser el caso de Mark Rylance, como hemos confirmado en el párrafo anterior. Por tanto, es una película bastante adecuada para ser disfrutada por los niños, aunque puede que tampoco deje indiferente a los adultos.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.