jueves, octubre 22, 2020

Henry Cavill podría volver a interpretar a Superman en el cine

/

LCDEPaniniConfi750

 

Henry Cavill - Superman

La noticia de que el Snyder Cut es una realidad y que por fin podríamos verlo en 2021 ha reavivado la llama del universo extendido DC. La aparente falta de dirección e interés de Warner por La Liga de la Justicia y sus personajes ha calado en el público, que ya tenía la vista puesta en el Batman de Pattinson como una especie de reinicio. Pero el Zack Snyder’s Justice League ha avivado los rumores de nuevos proyectos y sobre todo ha vuelto a poner en el centro de todo a sus actores. Como Henry Cavill, que según afirman algunas fuentes podría volver a interpretar a Superman en el cine.

Por lo que parece este retorno no será en una película en solitario como la secuela de El Hombre de Acero, simplemente volverá en algún otro proyecto del universo DC en el cine. No parece que este cameo se dé en Wonder Woman 1984 o Escuadrón Suicida de James Gunn, y mucho menos en la cinta de Batman de Matt Reeves. Probablemente de volver a ver a Superman sería en Shazam 2 o Black Adam, aunque también podría aparecer en Aquaman 2 para dar la gran sorpresa al público.

Desde que Zack Snyder anunció el Snyder Cut durante el visionado de El hombre de Acero los rumores sobre esta cinta están llenando las redes. Rumores sobre cuánto ha entregado el estudio para completar la película o sobre el retorno de los actores para grabar nuevo metraje son solo algunos de los cientos de rumores que circulan por la red. Pero ni Snyder ni Warner están desvelando muchos detalles sobre el proyecto, por lo que estamos a la espera para comprobar qué rumores son ciertos. De momento solo queda esperar a 2021 para poder ver el Zack Snyder’s Justice League, la visión del director que por desgracia no llegó a los cines tal como él la imaginó.

casadeel alargado cyberpunk2077

SÍGUENOS EN REDES

125,505FansMe gusta
15,125SeguidoresSeguir
2,540SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
LCDE
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial