miércoles, octubre 21, 2020

El retorno de Michael Keaton como Batman podría introducir Batman Beyond

/

LCDEPaniniConfi750

8ce933b1bf1fa25c6ec8ba15c74b4135

Hace unos días los fans de DC se volvieron locos cuando se empezó a hablar de que Michael Keaton, el mítico Batman de Tim Burton podría volver a interpretar al Murciélago en la próxima cinta de Flash del universo extendido DC. Con casi 70 años es poco probable que el actor interprete a un Batman en activo, así que desde el anuncio se ha especulado mucho sobre qué Batman interpretará al actor en la película. El proyecto adaptará Flashpoint, lo que deja la puerta abierta para la especulación. Una de las que se barajan es que Keaton introduzca en el cine el universo de Batman Beyond.

Aunque no hay nada confirmado, las informaciones afirman que Michael Keaton estaría en conversaciones para aparecer en varias películas de DC. Por lo que si al final el actor acaba interpretando a este Batman anciano abre la puerta a convertir en canon las cintas de Tim Burton y crear una línea temporal que acabaría en Batman Beyond. En este mundo un Bruce Wayne ya envejecido podría dejar de lado la lucha en activo para buscar un sustituto, que sería Terry McGinnis. Así, DC introduciría a este Batman del futuro en el cine de una manera coherente y respaldado por uno de los actores más queridos que ha interpretado al Murciélago.

Pero como ya hemos dicho, todo esto sigue en el campo de la especulación hasta que no se confirme la participación de Keaton en la película y en qué términos. Pero lo que está claro es que si finalmente la película de Flash se inspira Flashpoint será la oportunidad perfecta para introducir diferentes Murciélagos del universo de los cómics en el cine. Y sin duda uno de los que pueden quedar más espectacular en pantalla es el de Batman Beyond, creado por Bruce Timm y Paul Dini.

casadeel alargado cyberpunk2077

SÍGUENOS EN REDES

125,505FansMe gusta
15,124SeguidoresSeguir
2,540SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
LCDE
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial