La colección Superhéroes de Vértice

Ya desde 1969, Vértice se había topado con el obstáculo de que ciertas colecciones contaban con demasiado poco recorrido editorial como para concederles una cabecera propia. Era el caso de publicaciones como Doctor Extraño, cabeceras genéricas del tipo de Creatures on the Loose o Marvel Spotlight y material que había aparecido hacía poco tiempo en Estados Unidos, pero Vértice se moría de ganas de publicar, como es el caso de la colección Marvel Team-up que, para acabar de complicar las cosas, se publicaba con cadencia bimestral en su país de origen.

Por tanto, En 1974, la editorial decidió subsanar este contratiempo con la creación de una colección que fuera capaz de aglutinar estas nuevas historias, la cual quedó bautizada con el nada original título de Superhéroes, cuya primera portada puedes ver reproducida a la izquierda del párrafo anterior. Como se puede comprobar en dicha imagen adjunta, bajo el título de la cabecera se puede leer el nombre del protagonista en cuestión que, en este caso, no es otro que Warlock. Sin embargo, la colección Superhéroes, pese a que solo contó con diez entregas, no estuvo exenta de peculiaridades, tal y como puedes leer en los siguientes párrafos.

El primer dato curioso a destacar es el del título de la cabecera, ya que, a partir del segundo número, el lema “Superhéroes presenta” quedó relegado a una posición más discreta situada en la parte superior del tomo, siempre en letra pequeña, mientras que, encima de la imagen de la portada, se podía leer en grande el nombre del protagonista de cada número. Así aparecieron publicadas las aventuras de personajes como Spiderman, acompañado de superhéroes como la Antorcha Humana o la Visión (que pertenecían a la ya citada colección americana Marvel Teamup), Kull, el Motorista Fantasma, Thongor y el ya mencionado Warlock.

Para cuando la colección Superhéroes quiso ver la luz, algunos personajes como Spiderman, la Antorcha Humana o Visión ya eran de sobra conocidos por los seguidores de Marvel, pero no sucedía lo mismo con el resto de protagonistas de la colección, lo que le venía muy bien al lector de aquella época, que así conseguía saber de la existencia de personajes desconocidos entre los que quizás podría hallarse su nuevo héroe favorito.

Otra curiosidad interesante de destacar es uno de los errores de mayor calibre que Vértice haya cometido en toda su trayectoria editorial, ya que, el contenido del octavo número de la colección Superhéroes, cuya portada queda reproducida a la derecha de este párrafo, estaba dedicado a Kull, mientra que, tal y como se puede comprobar en la imagen adjunta, la imagen de la portada muestra al Motorista Fantasma. Sin duda, siempre nos quedará la duda del motivo de ese gazapo editorial.

No podemos concluir este análisis sin hablar del tema de la logoforma, ya que el recuadro rectangular de la esquina superior izquierda de los tomos no aparecía en aquellos que recopilaban material de Marvel Teamup, lo cual queda justificado por la presencia física de los personajes protagonistas en el logotipo del propio título. Además, en los volúmenes que mostraban aventuras compartidas de Spiderman y la Antorcha Humana, el mencionado lema de “Superhéroes presenta” aparecía en la misma posición que en el que el resto de los tomos tenía la ya citada logoforma, como demuestra la imagen de abajo.

Queda patente, sin lugar a dudas, que la colección Superhéroes, pese a no contar con más de diez entregas, marcó un referente para Vértice, ya que la demanda de los lectores de Vértice por conseguir el material de los nuevos personajes de Marvel que iban apareciendo en nuestro país era tan grande que la editorial no tenía otra forma de satisfacer a sus fieles compradores.

Por supuesto, como suele ocurrir siempre que las cosas se hacen con prisa, se cometen errores y suceden anécdotas de lo más curiosas, algunas incluso un poco anteriores a la creación de la cabecera Superhéores, pero que no por ello vamos a dejar de mencionarlas en este artículo. Uno de los casos más destacables es el de la aparición de la colección americana The Defenders (1972), que empezó siendo publicada en Vértice como complemento de Los Cuatro Fantásticos, a partir de su número 43 (que vio la luz en 1973), cuya portada queda reproducida a la izquierda de este párrafo. Una decisión tan carente de lógica como es la de poner a una colección protagonizada por el Doctor Extraño, Namor y Hulk como complemento de las aventuras de la Primera Familia de Marvel, supuso que Los Defensores tuvieran que esperar hasta 1979 para tener su propia cabecera.

Por tanto, colecciones del tipo de Superhéroes pudieron contar con anécdotas tan curiosas como las ya mencionadas de cambiar el formato de la cabecera en el segundo número o publicar contenido que nada tenía que ver con el personaje que aparecía en la portada. Pero, sin lugar a dudas, fue todo un intento por parte de Vértice de ofrecer al lector interesante material inédito que ayudaba a consolidar las bases del fervor que el material de la Casa de las Ideas ha logrado despertar en nuestro país.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.