El tercer volumen de Spiderman en Vértice

Spiderman volumen 3 1En 1975, la editorial Vértice no se encontraba nada satisfecha con la estabilidad que la compañía había tenido el año anterior, por lo que se decidió tomar medidas para mejorar esta situación. En los primeros números del segundo volumen de diversas colecciones, Vértice había prometido que sacaría nuevas cabeceras que se encargarían de reeditar los cómics que, en un principio, habían salido a la luz en tomos, publicándolos en formato revista y respetando los diseños originales de Steve Ditko y Jack Kirby. Conviene aclarar que esta afirmación de la editorial no era del todo correcta, ya que Vértice continuó tomándose ciertas libertades, como las de eliminar las primeras páginas de cada aventura, con la intención de unificar los contenidos (costumbre que, tiempo después, también adoptarían otras editoriales, como es el descarado caso de Bruguera), aunque no se trataba de algo que, en aquel momento, se considerase importante.

La mejor manera que se le ocurrió a Vértice de hacer entender a los lectores que estas aventuras no eran una continuación de las últimas publicadas fue denominarlas como tercer volumen. La idea era que se viera como el comienzo de una nueva era, aunque en realidad se trataba de la recuperación de un material relativamente reciente, aunque con menores deficiencias. Al menos eso era lo que Vértice tenía en mente.

Siempre que se inicia una nueva etapa de cualquier proyecto, lo mejor es hacerlo poco a poco, por si acaso la cosa no funciona como se esperaba. Algo así debieron pensar en Vértice, ya que estas cabeceras, denominadas como tercer volumen, comenzaron con Spiderman y el Capitán America, siendo la colección del arácnido la que dio el pistoletazo de salida, que es en la que nos centraremos en este artículo.

spv101Si la portada del ejemplar número 1 del primer volumen, fechado en 1969, que se muestra a la izquierda de este párrafo, fue realizada por Enric Torres-Prat, como ya comentamos en su momento, para la cubierta de la reedición de dicho material contaron con Rafael López Espí, que, tal y como se ve al inicio del artículo, llevó a cabo una ilustración totalmente diferente. El único elemento en común que se podía encontrar en ambas portadas, aparte del nombre del superhéroe en la cabecera, era el título de los dos cómics, ya que en sus cubiertas se podía leer: Se presenta Spiderman. Este detalle parecía dejar claro que el contenido de los dos ejemplares era el mismo, con la excepción del cambio de formato. Como veremos, a continuación, no fue así.

Los lectores que compraron el número 1 del primer volumen de Spiderman en esta editorial debieron notar que faltaba algo. Aunque se hicieran alusiones a la picadura de la araña y a la muerte del tío Ben, era evidente que se necesitaba más información. Esto fue debido a que Vértice comenzó la publicación española del lanzarredes con el primer número americano de la colección The Amazing Spider-Man (1963). Sin embargo, como todo lector del hombre araña que se precie sabe, las aventuras americanas del personaje habían comenzado su andadura en Amazing Fantasy nº 15 (1962). ¿El tercer volumen de Spiderman se iba a encargar de solventar este escollo? La respuesta es sí y no.

Vértice parecía haber aprendido de sus errores y, en esta ocasión, optó por comenzar la reedición con la aventura inédita ya mencionada. No obstante, en lugar de echar mano de los materiales originales, decidieron reproducirla a partir del propio cómic americano, lo que obligó a eliminar todo el color de puntos del producto original, ya que los cómics de Vértice aún se publicaban en blanco y negro. Todo parece indicar que el encargado de dicha tarea lo hizo cada vez con menos interés, ya que se notaba que las últimas páginas no se encontraban al nivel de las primeras. El caso más destacado es el de la penúltima, en la que Spiderman quedaba reducido casi por completo a una silueta negra. Pero, al menos, gracias a esta reedición, los lectores españoles ya conocían con todo detalle el origen de su superhéroe favorito, sin ningún hueco en blanco, ¿verdad? Pues, no.

Si fijas tu atención en la esquina izquierda superior de la imagen, que muestra la portada del primer número del tercer volumen del hombre araña, podrás comprobar que en ella aparece el Buitre. La lógica dicta que el villano que ocupa esa posición debería ser el Camaleón, que fue el primer enemigo importante al que Spiderman hizo frente en The Amazing Spider-Man nº 1. Sin embargo, no sabemos en qué estarían pensando en Vértice a la hora de confeccionar el cómic, ya que esta fue la aventura suprimida en esta ocasión. En conclusión, si un lector español de entonces quería leer el recorrido editorial completo y de manera cronológica de Spiderman, debía comenzar con la primera historieta del tercer volumen y luego volver a los tomos originales. Da igual desde que punto de vista lo mirases, ya que se trataba de todo un follón.

Spiderman Lee Ditko 1Afortunadamente, hoy en día, contamos con reediciones mucho mejores. Personalmente, me quedo con los tres volúmenes de la colección Spiderman: Stan Lee y Steve Ditko (2002 – 2003), cuya primera portada puedes ver a la derecha de este párrafo, que fueron publicados por Planeta DeAgostini, ya que muestran de manera completa, cronológica y a todo color todas las aventuras llevadas a cabo por los creadores originales de Spiderman.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.