La colección de cromos Marvel de Cropan

En nuestra infancia, parte de nuestros desayunos y meriendas favoritas han sido los deliciosos bollos de diversas marcas, cuyos cromos adicionales nos encantaba coleccionar y cambiar con los compañeros de clase en el patio del colegio. Y, si eres seguidor de esta web, seguro que también conociste a tus superhéroes favoritos cuando aún eras niño. Por tanto, se puede decir que los bollos y los cómics constituyen una importante parte de aquella época de nuestra vida. Si tenemos eso en cuenta, no resulta nada descabellada la idea de llevar a cabo una plan que permita comercializar juntos ambos productos, tal y como hicieron Marvel y Cropan en 1975.

La compañía de bollería industrial había decidido dar mayor rentabilidad a sus pastelitos a través de los mundos de la televisión y el cómic. Así, mientras que Vickie, el vikingo fue el reclamo seleccionado para la primer medio mencionado, los superhéroes de Marvel se ocuparon del segundo.

A nadie le debe extrañar que Rafael López Espí fuera el artista seleccionado para dibujar los cromos de personajes de la Casa de las Ideas que los consumidores encontrarían dentro de los pastelitos de Cropan. Spiderman, Los 4 Fantásticos, La Patrulla X, Motorista Fantasma, Dan Defensor, Los Inhumanos, Los Vengadores, Los Defensores y Conan fueron los primeros en ser elegidos, aunque más tarde se les unieron otros como Powerman, El Jinete Fantasma, Puño de Hierro, Estela Plateada o Solomon Kane (aunque en el cromo se cometió la errata de rebautizarlo como Salomon Kane). Al lado del personaje de turno, solían situarse sus aliados y enemigos, por orden numérico de los cromos, de tal modo que Magneto y Unus, el intocable estaban junto a los miembros de La Patrulla – X, mientras que Red Sonja y Kull se encontraban justo a continuación de Conan.

Sin embargo, Cropan tomó la decisión de hacer que los cromos parecieran aún más artísticos, para lo cual dio al dibujante la instrucción de que el protagonista de cada adhesivo fuese acompañado de un símbolo que lo identificara. Huelga decir que aquello no le causó ninguna alegría a Rafael López Espí, ya que en casos de personajes como Los 4 Fantásticos, Los Vengadores o La Patrulla – X se trataba de una tarea bastante sencilla. Sin embargo, existían otros, entre los que podemos destacar a Ka-Zar, que no contaban con un símbolo de identificación propio.

Debido a ello, nos encontramos con casos tan extraños como el del cromo de la Viuda Negra, el cual, en su esquina superior izquierda, mostraba un extraño dibujo que nos recuerda mucho a la antena que lleva el inhumano Rayo Negro en la cabeza. Por otro lado, para Nick Furia, se optó por la palabra SHIELD como símbolo. No obstante, el diseño en forma circular de dicha palabra hizo que en el cromo definitivo solo pudiera leerse SHIEL. Parece que, aunque fuera sin intención, los cromos de Marvel realizados en España siempre han contado con algún tipo de problemas, tal y como se comentó también en nuestro artículo sobre Doc Savage.

El coloreado era otro tema para echar de comer aparte, ya que es de entender que el Doctor Muerte apareciera con su armadura dorada, puesto que era la que el personaje lucía en ese momento, pero menos comprensible resultaba ver al Ángel con alas oscuras, aunque parece ser que eso se hizo para que resaltaran sobre el fondo de color blanco que todos los cromos de la colección tenían que tener como norma.

Aunque la idea original era que se tratara de un total de sesenta cromos, al final se aumentó el número hasta ochenta. Es de suponer que la apresurada inclusión de nuevos personajes fuese la causa de que Lord Kragonn (que apareció rebautizado en los cromos con el nombre de Lord Kragon), El Protector y Talon pasaran a formar parte de la colección de cromos de Cropan. Mientras que el hecho de haber incluido al primero de ellos tenía una justificación, ya que tuvo su relevancia tebeística en aquella época, el segundo solo se dejó ver en tres páginas de un cómic de Thor. Y en el caso del tercero, simplemente se trata de un bárbaro, creado por Jim Steranko, que solo fue mostrado en algunas ilustraciones de magacines de Marvel.

A la compañía Cropan se le ocurrió la idea de hacer los cromos de plástico, en lugar de papel, con la intención de cubrir parte de la superficie con una tinta que desaparecía al contacto con un algodón impregnado en alcohol o colonia. Es posible que estés pensando que, en el caso de que el cromo estuviera mal impreso, someterlo a dicho proceso podía perjudicar a la imagen que había debajo. En ese caso, habrás acertado, para desdicha del consumidor de turno, el cual, una vez se había comido el pastelito, solo le quedaba de recuerdo un envoltorio vacío y un adhesivo defectuoso. Todos estos cromos podían coleccionarse dentro del álbum Descubre a tus héroes fantásticos, cuya portada puedes ver a la izquierda de este párrafo.

Como dato curioso, cabe destacar que a Cropan le debió parecer una buena idea añadir en el álbum textos explicativos sobre cada uno de los personajes, para acompañar a los cromos. Aunque, en principio, el concepto no suena nada mal, el problema era que, en algunos casos, dicha información no podía ir más plagada de datos erróneos, tal y como se puede comprobar en el texto que acompañaba a la imagen del Doctor Octopus, el cual puedes leer a continuación:

Este personaje lleva cuatro brazos mecánicos acoplados a su cuerpo y los mueve como un pulpo. En otro tiempo fue amigo de Spiderman, pero debido a una explosión ocurrida en un laboratorio, cambió totalmente su manera de ser y se convirtió en uno de los grandes enemigos de Spiderman.

Para la campaña publicitaria de estos cromos, que los niños ansiaban encontrarse en los bollos de Cropan, se emitió un spot televisivo en el que un Capitán América volador (acabo de enterarme de que el Centinela de la Libertad posee ese poder), tras atravesar una pared de cartón piedra, anunciaba la colección. Dado que el héroe abanderado estaba muy bien visto en aquella época, no es de extrañar que protagonizase el spot y destacase en la portada del álbum, por delante de otros icónicos personajes, como Thor, El Hombre de Hierro, Dan Defensor y Spiderman.

Siendo un poco puntillosos, si miramos con detenimiento la portada del álbum, podemos fijarnos en que uno de los brazos del Capitán América aparece algo atrofiado. Esto pudo deberse a que el diseño de dicha cubierta fue dejada para el final, por decisión de la compañía de bollería industrial. Por ello, Rafael López Espí se vio obligado a rápidas modificaciones como la que acabamos de mencionar, para que el logo de Cropan quedara en una posición totalmente visible. En resumidas cuentas, contrariamente a lo que suele suceder con muchos productos, este es uno de esos casos en los que el interior es mucho más vistoso que la apariencia exterior.

Pese a que, desde la editorial de Vértice, se dejaba bastante claro en sus portadas que los cómics de Marvel que publicaban eran historias dirigidas al público adulto, la verdad es que conseguir completar dicha colección de cromos se convirtió en uno de los objetivos primordiales de la chavalería de 1976.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

1 Comentario

  1. Hola.
    Me ha gustado tu artículo, pero si el Doctor Muerte lucía una armadura dorada era porque López Espí pensaba que era así, ya que a él le llegaban fotocopias en blanco y negro desde Marvel, como referencia para hacer las portadas de Vértice y en muchos casos tenía que adivinar los colores.
    Tiempo después se dio cuenta de que la armadura era verde.
    Otro caso parecido fue con Red Sonja, que durante muchos números le pintó el pelo rubio, cuando en realidad era rojizo.

Comments are closed.