lunes, noviembre 23, 2020

Reseña de Las dos vidas de Penélope

En ' Las dos vidas de Penélope' Judith Vanistendael se descubre como autora completa en un viaje al interior de una mujer entre dos mundos

/

LCDEPaniniConfi750

Ella es Penélope

Ella se llama Penélope. No espera a nadie, no teje para pasar los días. Al contrario, Su Ítaca se ha convertido en un lugar extraño, donde encuentra poco descanso; un hogar cada vez más difuminado, en el que su sitio se desvanece en sus propios fantasmas. Porque Penélope tiene dos vidas, contradictorias y exigentes, que dividen su alma en pedazos que son muy difíciles de encajar con el paso del tiempo. Por un lado, está la Penélope madre, esposa, preocupada por una familia que parece más ajena tras cada viaje.

Penelope
El tomo de Las dos vidas de Penélope publicado por Astiberri

Esa Penélope empieza a estar engullida por la otra, la implicada, la luchadora incansable contra viento y marea que recorre los lugares más conflictivos del planeta, con todo el peso del mundo sobra las espaldas al intentar salvar vidas entre el humo y las cenizas; lugares donde la banda sonora son el ruido de los bombardeos y e llanto de los heridos. Los silencios que se escabullen entre el dolor son, si cabe, más destructivos. Y cada día es más complicado dejar eso atrás.

La protagonista se ve sometida a las cicatrices en el alma, que hacen de ella una impostora en esa Ítaca feliz, tranquila, ajena a los escombros y la pena, cálida y amable, a pesar de las pequeñas cosas del día a día. Lugar en el que empieza a ser difícil explicar las razones de su huida hacia delante, las prolongadas ausencias, la naturaleza de esa división que empieza a ser abismal entre las dos vidas de Penélope. El espacio que avanza sin ella, donde su hija crece y su marido espera, en la Ítaca al revés, en el que es Ulises el que teje con palabras en la paciente añoranza de la odisea de su mujer.

Penélope se enfrenta a sí misma. Porque se debate entre el cariño a esos seres que cada día forman menos parte de su vida, a los que cada día importa menos su ausencia, que han creado un microcosmos en el que no encuentra su sitio, y la culpabilidad terrible aparece por no sentirse culpable. Ella tiene su cabeza, su corazón, a muchos kilómetros, en terribles pesadillas que apenas sabemos situar en el mapa. Las caras de las víctimas se cuelan sin compasión en las atribuladas sesiones de sueño de la protagonista, atenazada por la difusa definición de hogar que, definitivamente, no tiene nada que ver con cómo se siente.

Judith Vanistendael, presente y futuro del cómic europeo

Judith Vanistendael construye un retrato en femenino, lejos de espacios comunes y completando su terrible historia con personajes cercanos y creíbles. Nos asoma a su intimidad armada de recursos narrativos de primer orden, expresando sobra la página una libertad creativa hermosa y contundente por su maravillosa puesta en escena, que se traduce en emoción pura, auténtico viaje sensorial que nos transporta a lo profundo de una mujer fuerte, tanto que acaba por no reconocerse a sí misma en su propia vida. Sin juzgar a su protagonista, sin excesos de moralina o mensaje vacuo, el lector puede, incluso, sentirse incómodo con las decisiones de Penélope, incapaz de conectar con el camino elegido, y, aún así, entender que Las dos vidas de Penélope es un relato complejo, con muchas aristas, en el que no caben los blancos y negros.

Penelope2
Una historia entre dos mundos

Las dos vidas de Penélope es un pequeño trozo de vida, con todo lo que ello conlleva. El realismo de la propuesta entra en fabulosas contradicciones con el estilo visual, e incluso elementos que entran de lleno en el realismo mágico. El estilo de Vanistendael es sencillo en apariencia, aunque lleno de matices y detalles que inciden en la experiencia sensorial y en los sentimientos de los personajes. La paleta de colores se extiende sobre la página con dulzura, en ocasiones con brusquedad, siempre con intención. La acuarela hace que Las dos vidas de Penélope sea de belleza demoledora, viaje de sentido completo, directo al corazón de los lectores. La melancolía se hace presente hasta las últimas consecuencias, agridulce incursión en lo cotidiano y pequeño, expresión de sentimientos que hacen de esta obra una de esas propuestas que hacen del cómic un medio infinito.

Judith Vanistendael se descubre como una imponente autora completa, y voz imprescindible del cómic europeo. El preciosismo minimalista de su estilo no esconde el incuestionable talento de la guionista y dibujante para contar historias, pero llegar a lo más profundo del lector, y construir narraciones hermosas, complejas y reconocibles.

Penélope y sus fantasmas se aleja de Ítaca. Ese lugar que pasa de lo mítico a lo brumoso, que Vanustendael arranca de la mitología para traerlo al siglo XXI, en esta odisea de lo terrible, en la que es sencillo perderse entre la sombra de la tragedia.

Una de las lecturas de este 2020, seguro.

Las dos vidas de Penélope‘ se edita en nuestro país gracias a Astiberri. Con la habitual elegancia, la editorial ofrece un libro de 160 páginas a todo color, presentado con sumo respeto por el trabajo visual de Vanistendael. Encuadernado en rústica con solapas, lo podrás encontrar en tu librería favorita al precio de 22 euros.

Judith Vanistendael (Lovaina, 1974) es una autora de cómics e ilustradora belga. Ya con su primera obra Sofía y el negro (Norma, 2012) llama la atención por su historia de amor entre un refugiado político de Togo y una joven belga. Esta historia en dos tomos es nominada en dos ocasiones en el Salón Internacional del Cómic de Angoulême y traducida a varias lenguas. En 2012, publica Los silencios de David (Norma, 2014), novela gráfica intimista unánimemente saludada por la crítica y nominada con tres premios Eisner. Judith ilustra también libros para niños.

Comic Stores

CRÍTICA

guion
Dibujo
Edición

RESUMEN

Bello y terrible viaje por la conciencia de una mujer entre dos mundos.

SÍGUENOS EN REDES

125,372FansMe gusta
15,143SeguidoresSeguir
2,560SuscriptoresSuscribirte
LCDEPaniniConfi
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores
Norma Editorial