domingo, octubre 24, 2021

Reseña de: Kid Lobotomy

/

Cuando una persona está loca, la línea que separa lo que es real de lo que no dentro de su psique está bastante desdibujada, tal y como demuestran tener claro Peter Milligan y Tess Fowler en Kid Lobotomy, cómic que analiza este artículo, cuya portada completa puedes ver bajo este párrafo

Kid Lobotomy portada

Dividida en seies capítulos, la trama de esta novela gráfica nos narra cómo Big Daddy pretende dejar a su hijo Kid a cargo del hotel The Suites, aunque su hermana Rosebud no está de acuerdo con dicha decisión. La verdad es que el joven no anda muy bien de la cabeza, pero quizás todo se deba a haber sufrido una dura infancia cuyas secuelas aún no han cicatrizado.

A ningún lector le pasará desapercibida la influencia de la obra La metamorfosis (1912) de Franz Kafka a lo largo de toda la novela gráfica, hasta el punto de que el propio autor hace acto de presencia dentro de la trama, tal y como se deja ver en la imagen que hay bajo este párrafo.

DSC00017

Haciendo equilibrios sobre la línea que separa la cordura de la locura, los guiones de Peter Milligan y los dibujos de Tess Fowler crean una impactante atmósfera llena de situaciones estremecedoras, grandes muestras de violencia y hasta insinuaciones de incesto que, sin lugar a dudas, no dejarán impasible a ningún lector.

Kid Lobotomy se completa con críticas positivas de la novela gráfica, una galería de portadas alternativas, una entrevista de Shelly Bond al guionista Peter Milligan, dos páginas de publicidad ficticia, la biografía de todos aquellos que han trabajado en el tomo, a los que la novela gráfica define como personal de The Suites y supuestas valoraciones de gente que se ha hospedado en dicho hotel.

Kid Lobotomy está correctamente publicado por Editorial Hidra, dentro del sello Black Crown, en tapa dura y a color. Sus medidas son 26 x 17 centímetros, consta de 136 páginas y su precio es de 17,50 euros.

Acerca de esta novela gráfica, el escritor Ian Rankin dice:

Kid LObotomy te hará polvo el cerebro. La historia es un viaje movidito a los límites de la imaginación acompañado de un dibujo que te dejará aullándole a la luna…

Por su parte, Comicosity opina que:

Kid Lobotomy es un alma claramente dañada cuyo subconsciente ha hecho lo imposible para procesar las penurias que ha soportado.

Según la escritora Alisa Kwitney:

Lírico, macabro, intensamente emocional y espectacularmente surrealista…

La opinión de la página web herocollector.com es:

uRDIDO CON LO MEJOR DEL PUNK.

DoomRocket dice:

uN CAOS GLORIOSO… QUE BEBE DE kAFKA, sHAKESPEARE, bOWIE Y bURROUGHS.

Según Adventures in Poor Taste:

uNA ABSOLUTA LOCURA… UNA HISTORIA SURREALISTA Y PSICODÉLICA CON GENIALES E INCISIVOS DIÁLOGOS.

Michael Allred opina lo siguiente:

rETORCIDO EN EL MÁS MARAVILLOSO DE LOS SENTIDOS.

El doctor Nick Losseff cree:

eSTE CÓMIC ME PREOCUPA, PERO, DESAFORTUNADAMENTE, ESO ES LO QUE SIEMPRE ESPERO DEL SR. mILLIGAN.

Y, por último, la página web Geek.com, declara que Kid Lobotomy es:

dESAFIANTE, REBELDE Y TREMENDAMENTE BESTIA.

Pese a estar de acuerdo con muchas de las opiniones expresadas por los expertos, personalmente lo considero algo negativo, ya que, al no haber una línea lo suficientemente definida para separar lo que es real de lo que no, la lectura se torna confusa, motivo por el que no considero correcto aconsejar Kid Lobotomy, aunque no dudo que haya gente que disfrute con su lectura mucho más que yo.

Peter Milligan, que vive en Londres con su esposa, destaca por haber hecho cómics controvertidos, como Skin (1992) o Enygma (1993), e innovadores, como X-Statix (2015 – 2017) o Shade, el Hombre Cambiante (1977 – 1996).

Tess Fowler, ilustradora natural de Los Ángeles, que vive con su marido Chris y su gato Sam, es autodidacta y ha participado, dentro de DC, en Wonder Woman ’77 (2016 – 2017). También ha hecho trabajos, tanto en portadas como en interiores, para Vault Comics, Image, IDW, Oni Press, Marvel y Black Mask.

Aditya Bidikar, natural de la India, ganó en 2017 el Premio Broken Frontier al mejor rotulista. El diseño de las tipografías y el rotulado de los dos primeros números de esta novela gráfica son obra suya. Motor Crush (2017) y Grafity’s Wall (2018) también han contado con su colaboración.

Lee Loughridge, además de colorear el cómic que analiza este artículo, también se ha encargado de CUD: Rich and Strange (1992) y de más de cien cómics de Fábulas (2002 – 2015).

Dee Cunniffe dejó de ser diseñador para dedicarse a las novelas gráficas, tales como el cómic que analiza este artículo, en el que ha asistido con los colores planos, The Dregs (2017), Eternal (2018) y Redneck (vigente desde 2017).

Tamra Bonvillain, graduada en la Kubert School, es colaboradora habitual de Tess Fowler y ha coloerado las portadas de la novela gráfica que analiza este artículo. Moon Girl and Devil Dinosaur (2016) y Patrulla Condenada (2019) son otros de sus trabajos.

Philip Bond, diseñador del logo y de las colecciones de Black Crown, es también el dibujante de CUD: Rich and Strange.

El editor asociado Chase Marotz sirve de conexión entre la sede BC de Los Ángeles y la de IDW de San Diego.

La editora Shelly Bond, que vive en Los Ángeles con su marido y su hijo, cumple con dedicación en su tarea de editar cómics, cumplir con los plazos de entrega e innovar.

[note] Big Daddy nombra a Kid, su descendiente más joven, heredero de The Suites, un peculiar hotel ubicado tras un pub llamado Black Crown. El atractivo y la arrogancia de Kid no bastan para ocultar una dura infancia marcada por extrañas terapias y desmanes quirúrgicos en su cerebro que han despertado sus demonios interiores. Esto, por supuesto, le convierte en alguien perfectamente cualificado para practicar lobotomías.

Tras su fracaso como estrella del rock (y su éxito para llegar a las más altas cimas de la locura), Kid deberá probar su valía y recobrar su cordura haciendo que el hotel que adoraba de niño se convierta en un negocio lucrativo a pesar de los muchos obstáculos que encontrará en su camino, entre los que se incluye su propia hermana, que desea por encima de todas las cosas verle fracasar estrepitosamente.

¿Podrán finalmente esa rivalidad entre hermanos, los psicodramas sexuales y algún que otro cambiaformas marcar su camino hacia la cordura y la salvación? Descúbrelo en Kid Lobotomy: Un chaval pirado, un perverso y kafkiano viaje de autodescubrimiento escrito por Peter Milligan (Shade, el Hombre Cambiante, X-Statix, Britania) e ilustrado por Tess Fowler (Rat Queens). [/note]

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,126SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial