jueves, mayo 19, 2022

El Videoclub: Titán

/

¿Qué nos depara el futuro? La película Titán nos explica lo que nos espera en el año 2048.

Aunque, actualmente, vivimos en una época convulsa con un futuro incierto, el cine siempre nos ha sabido mostrar cómo nuestro planeta puede acabar siendo inhabitable, con lo que la humanidad se ve obligada a buscar nuevos mundos en los que continuar existiendo. Un claro ejemplo de ello lo tenemos con Titán (2018), película con una trama bastante similar a la de la novela Homo Plus, escrita por el ganador del Premio Nébula Frederick Pohl. Precisamente, Dicho largometraje, cuyo cártel aparece bajo este párrafo, es el que analiza este artículo.

Cartel de Titan

Bajo la dirección de Lennart Ruff, esta película, de 97 minutos de duración, está protagonizada por Sam Worthington (como el teniente Rick Janssen), Taylor Schilling (en el papel de la doctora Abigail Janssen), Tom Wilkinson (que interpreta al profesor Martin Collingwood), Agyness Deyn (que interpreta a la doctora Freya Upton), Nathalie Emmanuel (que se mete en la piel de W. D. Tally Rutherford), Diego Boneta (que hace del doctor Iker Hernández), Corey Johnson (que se convierte en el coronel Jim Petersen), Aleksandar Jovanovic (que se transforma en el sargento Johan Werner), Noah Jupe (como Lucas Janssen), Nathalie Poza (en el papel de la capitana Vita Ramos y Naomi Battrick (que interpreta a Rayenne Gorski).

En el año 2048, ante la posibilidad de que la vida en la Tierra deje de ser viable, la humanidad pone la vista en el espacio para encontrar un nuevo lugar donde asentarse. La localización elegida es Titán, uno de los satélites de Saturno. Sin embargo, las condiciones que se dan allí son incompatibles con las que necesita el ser humano para sobrevivir. En busca de una solución, un grupo de personas, entre las que podemos destacar al teniente Rick Janssen, son elegidas para someterse a una serie de experimentos que los dotarán de las aptitudes necesarias para poder sobrevivir en Titán. No obstante, no tardan en darse cuenta del gran horror que han desatado.

Aunque la película se llame Titán, la verdad es que el satélite de Saturno apenas aparece en los minutos finales del metraje, ya que el viaje a otro mundo es más un detonante que un elemento sustancial de la trama.

Pese a que Titán no esté basada en ningún cómic de superhéroes, las habilidades que muestran los voluntarios del experimento encajarían perfectamente como poderes de héroes o villanos de DC o de Marvel, del tipo de aguantar un tiempo sobrehumano debajo del agua, tener una excelente visión nocturna o poder volar. Además, como se muestra en la imagen que acompaña a este párrafo, los efectos físicos sufridos por los voluntarios los asemejan mucho a los ya mencionados personajes del cómic.

Foto de Titan

De hecho, pese a que, como hemos podido ver, el planeta Saturno aparece en el cartel de la película, el título Titán puede inducir fácilmente a error, ya que así es como se conoce a los antecesores de los dioses griegos y a diferentes conceptos de los universos de DC y Marvel.

Titán ha sido llevada a cabo entre Reino Unido, Estados Unidos y España. Precisamente, es en Gran Canaria donde se han rodado las ubicaciones de la película, lo que costó ocho semanas. Además, se necesitó la ayuda de la fuerza aérea en algunos momentos del filme. En total, fueron necesarios cien soldados y veinte vehículos para poder llevar el rodaje a buen puerto. Se trata, sin lugar a dudas, de un hecho sin precedentes, ya que esta ha sido la primera vez en que el ejército español se ha visto involucrado en el rodaje de una película internacional.

Aunque Titán es el octavo y penúltimo proyecto que Lennart Ruff ha dirigido hasta la fecha, en realidad se trata de su primer largometraje, ya que el resto de su carrera está compuesta a base de diversos cortos, anuncios comerciales y una serie, de modo que hay que reconocer que se ha desenvuelto bastante bien para tratarse de su debut como director de largometrajes.

Sin tratarse de una maravilla del séptimo arte, Titán sabe contarnos una historia que, pese a tener una premisa futurista, es sencilla de seguir incluso para aquellos a los que no les atrae este tipo de cine, por considerarlo demasiado fantasioso o complicado de entender. No obstante, como para gustos se hicieron los colores, nunca falta gente dispuesta a echar pestes sobre ella, argumentando que es una ridiculez sin pies ni cabeza que solo causa desinterés en el público.

En definitiva, si eres fan de este tipo de largometrajes, no debes perder la ocasión de ver Titán. Y si no lo eres, puedes darle una oportunidad, ya que, como hemos comentado al principio del artículo, en el incierto futuro que nos espera, no sería descabellado que, una vez más, la realidad superase a la ficción.

CRÍTICA

Nota genérica

RESUMEN

Lennart Ruff nos lleva de viaje al año 2048.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,336SeguidoresSeguir
2,800SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores