domingo, mayo 22, 2022

Reseña de Noche negra en Brest. Septiembre 1937

/

Noche Negra en Brest de cARTEm Cómics narra una historia de espías, basada en hechos reales, en el contexto de la Guerra Civil española

Las novedosas propuestas de cARTEm Cómics se han hecho un hueco en el panorama del cómic nacional, existiendo ya numerosos fieles incondicionales de la editorial por sus buenas historias, grandes artistas y ediciones muy bien acabadas.

En el presente tomo de Noche negra en Brest se presenta una historia basada en hechos reales durante la Guerra Civil española (1936-1939), cuando un submarino de la Armada de la República arriba súbitamente en el puerto francés de Brest. Este submarino fue el C-2 de la Armada española, uno de los seis que se fabricaron.

Cuando se sublevaron las tropas de África se mantuvo fiel al gobierno republicano y desde Cartagena se dirigió a Málaga para tratar de evitar el paso de tropas desde el norte de África.

NocheNegra1 1

Tras unas operaciones en el Mediterráneo y la zona del estrecho, el submarino se dirigió hacia Gijón, donde continuó con sus operaciones militares, hasta que el ataque de las tropas franquistas le hizo hacerse a la mar con destino al puerto de Brest, en la Bretaña francesa, donde arribó el 1 de septiembre de 1937, comenzando aquí la historia de Noche negra en Brest.

La historia

En Noche negra en Brest, Damien Cuvillier, Bertrand Galic y Kris, nos presentan una historia de espías con el agente X-10, como el operativo de inteligencia que tratará de desbaratar los planes de los agentes franquistas de convencer a los mandos del submarino de unirse a su causa, con el barco de la Armada, puesto que los sublevados no contaban con submarinos, salvo los cedidos por Italia.

«Todos interpretran un papel, tan artificial, y para ser sincero, tan ridículo, que la comedia puede adquirir aquí dimensiones asombrosas

La acción comienza cuando el submarino llega a Brest, puerto neutral, donde los marinos tratan de que su navío se repare, para poder volver a la lucha en España. Las autoridades francesas no quieren inmiscuirse en un asunto extranjero y esperan órdenes de París para actuar. El submarino comienza a ser un objeto de atracción, por lo que los comunistas franceses no dudan en ser guardianes de este, para evitar que pueda ser tomado por los fascistas.

Los agentes de inteligencia de los dos bandos en contienda acuden raudos a Brest para tratar de imponer sus designios sobre el barco y la tripulación, por lo que comienza una operación en la que la bruma de la ciudad no permite distinguir quién trabaja para quién, o que agentes son de fiar o no… ¿Estará el agente X-10 preparado para tan magno desafío?

Los artistas

La historia de Noche negra en Brest es obra de Bertrand Galic y Kris, quienes guionizan y ponen las palabras en boca de los protagonistas de una manera sublime, aportando acción y misterio, como se exige a una buena historia de espías. En su desarrollo cronológico de la trama van mostrando a los diferentes personajes, algunos de ellos más elaborados, permitiendo al lector entender las razones que los mueven a involucrarse en esa operación bélica en territorio extranjero.

NocheNegra2

El arte de Damien Cuvillier en Noche negra en Brest es muy cuidado y detallista, realizando unas viñetas muy elaboradas con detalles de lo más nimios en el fondo de ellas, incluyendo incluso publicidad de la época. El color con sus diferentes texturas es otro de los puntos fuertes de esta obra, realzando el dibujo y las escenas, porque los colores acompañan los diferentes ambientes y horas en las que la acción se desarrolla, pudiéndose distinguir perfectamente cada ambiente y la atmósfera de este.

La edición

No se descubrirá nada nuevo a quien haya tenido la ocasión de leer alguno de los cómics de la editorial, puesto que el cuidado en la edición de sus obras es un sello de la casa, que en el caso de Noche negra en Brest no es una excepción. En el presente caso, las 80 páginas del cómic están cubiertas en cartoné, con unas buenas medidas: 23 x 32 cm, permitiendo al lector una lectura pausada y atenta, para observar los detalles de Cuvillier.

Las guardas en este caso no tienen motivos, pero el color naranja evoca los chalecos de salvamento marítimo y transportan al lector a un universo de agua y salitre, para disfrutar de una gran aventura de espías.

Noche negra en Brest

Noche negra en Brest es un cómic que mezcla ficción y una historia real ocurrida en la ciudad de Brest, poco después de comenzar la guerra civil española. Un submarino republicano estropeado debe enfrentarse a un peligro que se oculta entre las sombras de la ciudad. Ambientado en la Guerra Civil, en el año 1937.

El bando republicano y el nacionalista llevan ya un año de contienda en la guerra civil española. Y es una guerra que, aunque pueda no parecerlo a priori, trasciende fronteras. El 29 de agosto, un submarino republicano español emerge de las turbias aguas del puerto de la localidad francesa de Brest.

La tripulación pide protección a las autoridades francesas. Por su parte, un comando franquista, bajo el liderazgo del temible Troncoso, se organiza para tomar la nave. Y cuentan con el apoyo y la complicidad de los fascistas franceses. Las fuerzas de izquierda, con Diego Angosto a la cabeza, lo saben, y se preparan para hacerle frente organizando a la resistencia y tratando de esquivar a los traidores.

La ciudad de Brest será testigo de los pasos del misterioso agente X-10. Un anarquista que se mueve como pez en el agua entre las sombras de sus oscuros callejones. Este cómic, adaptado de Nuit franquiste sur Brest (Patrick Gourlay) a cargo de Bertrand Galic & Kris, por el escenario y los diálogos, y Damien Cuvillier, por el diseño y el color, te transporta a las intrigas de un episodio histórico que quedó atrapado entre los escombros en 1944 y que muestra las fracturas de la sociedad francesa de la época.

CRÍTICA

Guion
Dibujo
Edición

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,340SeguidoresSeguir
2,800SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores