miércoles, julio 6, 2022

El Videoclub: Sheena, reina de la selva

/

Que se aparten Mowgli y Tarzán… ¡aquí llega Sheena!

Si nos dicen que pensemos en un personaje de ficción que se ha criado en la selva entre animales, a la mayoría nos vendría a la memoria los nombres de Mowgli o Tarzán. No obstante, existen otros que, aunque no sean tan conocidos, también merecen ser tenidos en cuenta. Un claro ejemplo de lo que acabamos de mencionar lo tenemos en Sheena.

Este personaje tiene su origen en 1937, por obra de S.M. «Jerry» Iger y Mort Meskin, en las historietas de aventuras creadas, por los estudios Iger-Eisner para el periódico británico Wags, aunque diversas editoriales de cómic, entre las que podemos destacar la de Marvel, han publicado sus aventuras con posterioridad.

Al igual que los otros dos personajes selváticos mencionados anteriormente, esta heroína también ha aportado su granito de arena al mundo audiovisual. La primera ocasión fue en la serie Sheena, reina de la selva (1955 – 1956) y la segunda en una película homónima (1985), que es, precisamente, el filme que analizamos en este artículo, cuyo cartel puedes ver bajo este párrafo. La última ha sido entre los año 2000 y 2002, de nuevo en un espacio dirigido directamente a la televisión, titulado simplemente Sheena.

cartel de sheena

Bajo la dirección de John Gullermin, esta película, de casi dos horas de duración está protagonizada por Tanya Roberts (como Sheena), Ted Wass (en el papel de Vic Casey), Donovan Scott (que interpreta a Fletcher Agronsky), Trevor Thomas (que encarna al príncipe Otwani), France Zobda (que se mete en la piel de la condesa Zanda), Elizabeth de Toro (que hace de la Chamán), Clifton Jones (que se convierte en el rey Jabalani), John Forgeman (que se transforma en Jorgensen), Sylvester Williams (como Juka), Nick Brimble (en el papel de Wadman), Bob Sherman (que interpreta a Grizzard), Michael J. Shannon (que encarna a Philip Ames) y Nancy Paul (que hace de Betsy Ames).

También cabe destacar las versiones de Katrhyn Grant y Kirsty Lindsay, que dan vida a jóvenes encarnaciones de Sheena.

Tras la muerte de sus padres, una niña pequeña es adoptada por una tribu que la reconoce como la anunciada por la siguiente profecía:

El día que la montaña sagrada truene con su llanto, una niña dorada como el oro surgirá de las profunidades de Gudjara. Crecerá, y con ella, su sabiduría. Será la protectora de los Zambuli y de todas las criaturas que los rodean. La llamaremos Sheena, la reina de la selva.

Ya convertida en adulta, Sheena se verá obligada a luchar en nombre de los Zambuli, que la ha cuidado desde pequeña. Para ello contará con la ayuda del reportero Ted Wass, un nuevo amigo que se acabará convirtiendo en mucho más.

Shenna y Vic

Contrariamente a lo que suele suceder, como norma general, en las películas para todos los públicos, aquí no tienen ningún problema a la hora de mostrarnos el cuerpo desnudo de Tanya Roberts, sin ningún tipo de censura, de modo que, si te gusta disfrutar de la belleza femenina en toda su pureza, encontrarás muy interesantes un par de escenas de Sheena, reina de la selva. No en vano, obtuvo el puesto 59 en la lista de «las 100 mujeres más sexys en los cómics«, publicada en la Guia del comprador de cómics.

Es posible que alguien sienta pereza a la hora de ver el filme, porque piense que solo se trata de una versión femenina de Tarzán. Sin embargo, Sheena sabe brillar por sí misma, ya que, cuando no utiliza las lianas, se desplaza por la selva a lomos de una cebra (en lugar de usar un elefante), tiene el poder de pedir ayuda mental a la fauna local y, debido a que se ha criado con una tribu, conjuga perfectamente los verbos (aunque circulan por ahí algunos proyectos de Tarzán en los que también se desenvuelve perfectamente con el lenguaje).

Por otro lado, llama la atención el hecho de que Shenna es mostrada como un personaje completamente ajeno a cualquier costumbre habitual de toda civilización, tal y como muestra al ignorar lo que son los besos, cunado se da por hecho que ha tenido que ver muchas parejas en la tribu con la que se ha criado.

Como es habitual en todos los personajes adaptados al mundo audiovisual, el origen Shenna ha sufrido ciertas modificaciones, como se puede comprobar aquí, pero su esencia permanece inalterable.

Por tanto, si quieres pasar un rato entretenido y no tienes ningún tipo de perjuicio a raíz de lo mencionado en el párrafo anterior, Sheena, reina de la selva, sin ser ninguna obra maestra del séptimo arte, si es una correcta opción para disfrutar de una correcta película de aventuras.

No obstante, si después de verla, te quedas con ganas de más, ya hemos comentado que existen dos series de televisión en las que el sentido de la justicia de Sheena aún tiene mucho más que mostrar.

CRÍTICA

RESUMEN

Las aventuras de Sheena en la que, hasta la fecha, ha sido su única película

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,369SeguidoresSeguir
2,820SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores