sábado, marzo 2, 2024

Reseña de One-Star Squadron

/

Panini

El guionista Mark Russell y el dibujante Steve Lieber nos traen el lado más capitalista de la profesión de superhéroe en One-Star Squadron, un divertidísimo tomo publicado por ECC Ediciones

Mark Russell es uno de esos guionistas que no se prodiga lo suficiente y que cuenta sus trabajos por éxitos. Su última obra, muy en línea con el resto de cosas que ha estado haciendo en los últimos años, nos llega gracias a ECC Ediciones y es una sátira superheroica en la que está acompañado por el dibujante Steve Lieber y el colorista Dave Stewart, y que nos llega bajo el título de One-Star Squadron.

One-Star Squadron

Superhéroes en The Office

Russell no se desliga de ese componente de crítica social que suelen llevar casi todas sus obras y ahora nos lleva a acompañar durante unos días a un grupo de superhéroes que han sido comidos por el capitalismo y cuyo altruismo no es que esté en duda, es que no existe. El escenario será en buena parte de la narración una oficina como podría ser la de Dunder Mifflin Paper Company, donde tras los escritorios encontramos no a la clase media estadounidense que se podría esperar sino a tipos con capas. En cualquier caso, estos siguen siendo igual de prescindibles y anodinos para sus directivos que cualquier oficinista del mundo real…

No, Mark Russell no ha inventado el concepto de superhéroes que realizan actos heroicos (o no tan heroicos) por dinero, pero con esta obra lo lleva un nivel más allá. One-Star Squadron (notesé la diferencia con el título mucho más reconocible de All-Star Squadron) está compuesta por un grupo de héroes de limitada fama (siendo en algunos casos muy generosa esta denominación) que se dedican a ganarse el jornal en labores que van desde guardaespaldas hasta ser la atracción de la fiesta del octavo cumpleaños del joven Timmy.

Este escenario es ideal para que el guionista pueda realizar una sarcástica aproximación a los entornos laborales de este tipo así como a la cultura de las puntuaciones por estrellas, y lo hará utilizando a un grupo de personajes que, con la honrosa salvedad de Red Tornado o Power Girl, probablemente nadie reconozca. La precariedad laboral, siempre provocada por el dominio de las grandes corporaciones sobre determinadas áreas de mercado, y el vacío existencial de un trabajo insatisfactorio a cualquier nivel serán los factores que lleven a este grupo de personajes a situaciones que van desde lo patético a lo cómico pasando por una amplia gama de dramas.

DC, DC Comics, ECC Ediciones, Mark Russell

No todos los héroes llevan capa

Aunque el tono de la obra es marcadamente pesimista (una vez más, esto es habitual en la obra de Russell, aunque especialmente cuando el tema central es el ecologismo, como en Billionaire Island), el guionista deja un pequeño espacio para la esperanza. Pequeño, pero aún así lo suficientemente grande como para dejar asomar un rayo de sol.

En este sentido la historia parece hecha para todo ese público potencial que probablemente se pueda ver identificado con alguno de estos personajes en mayor o menor medida, con la intención de reflexionar sobre la situación laboral en la que tanta gente se encuentra y sobre esa ausencia de un brillante futuro en el horizonte, pero dejando el hueco a la posibilidad de que si se lucha las cosas pueden ir a mejor. Solo es cuestión de despertar, soltar el mando de la televisión y tratar de coger las riendas de la vida.

Pero como siempre, Russell se dedica más a plantear las preguntas adecuadas que a dar respuestas. Esa labor queda, de forma premeditada, para el lector.

DC, DC Comics, ECC Ediciones, Mark Russell

Arte cómico

En lo referente al apartado gráfico, si se observa el trabajo de Steve Lieber en obras como The Fix o Jimmy Olsen, el amigo de Superman se llegará a la conclusión rápidamente de que es un dibujante ideal para una historia como esta. Su estilo casa a la perfección con el tono que Russell impregna a esta historia, a medio camino entre la parodia y el drama, y para colmo ve su trabajo coloreado por el más grande, el siempre genial Dave Stewart.

En definitiva, estamos ante otra obra de Mark Russell que, al igual que el resto de su trabajo, se convierte rápidamente en un imprescindible. Abstenerse lectores sin sentido del humor o que solo busquen páginas llenas de peleas entre gente vestida con mallas.

Este tomo que nos llega bajo el título de One-Star Squadron se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 144 páginas a color e incluye la traducción de la edición americana de los seis números que componen la serie del mismo nombre, así como las portadas originales de cada uno de los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 18.95 € y se puso a la venta en diciembre de 2022.


DC, DC Comics, ECC Ediciones, Mark Russell

One-Star Squadron

No todos los héroes son Superman, Wonder Woman o Batman. Hay algunos que, además de salvar el mundo con cierta frecuencia, también tienen que trabajar para comer, para pagar las facturas… Y es ahí donde entran Tornado Rojo y una peculiar organización a la que cualquier persona necesitada puede pedir ayuda. ¡Y todo a través de internet!

Pero claro, tratándose de asuntos superheroicos, incluso los encargos más sencillos se pueden terminar complicando.

Mark Russell, guionista de Los Picapiedra y Los Gemelos Maravilla, vuelve a las andadas en un volumen repleto de humor y acción que dibuja Steve Lieber (Jimmy Olsen, el amigo de Superman). 

Autores: Mark Russell, Dave Stewart y Steve Lieber

Comic Stores

CRÍTICA

Guion
Dibujo
Edición

RESUMEN

Sátira imprescindible

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,940SuscriptoresSuscribirte
Panini
Editorial Hidra
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores
Sátira imprescindibleReseña de One-Star Squadron