domingo, julio 14, 2024

Del revés 2: las emociones nos siguen emocionando

/

Panini

Este próximo miércoles 19 de junio se estrena la secuela de la tan querida Del revés (Inside Out 2015). Veamos lo que nos ofrece esta segunda parte.

Del revés 2: la angustia adolescente amordaza la alegría

Del Revés 2 (Inside Out 2), de Disney y Pixar, vuelve a la mente de Riley, recién llegada a la adolescencia. En ese momento su sede central está siendo demolida para dar paso a algo totalmente inesperado: ¡nuevas emociones! Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco, que durante mucho tiempo han dirigido la operación con éxito, no están seguras de cómo manejar la llegada de Ansiedad y sus compañeras Envidia, Vergüenza y Ennui.

La directora Kelsey Mann, que sustituye a Pete Docter en el que es su primer largometraje, dramatiza hábilmente el inicio de la pubertad como una gran perturbación para Alegría y compañía, que no saben por qué su rutina habitual provoca de repente que Riley sufra cambios de humor salvajes.

Lo que ocurre es que Riley ha cumplido 13 años y eso quiere decir pubertad, lo que conlleva granos, crecimiento acelerado y una vida emocional mucho más complicada, además de una exageración de los viejos sentimientos y la llegada de nuevos entre los que prevalece uno: Ansiedad que pronto toma el control de la sede, con la ayuda de la envidia, el ligero silencio emo de vergüenza y el el beatnik francés de hastío.

El guión de Meg LeFauve y Dave Holstein cogen la mayor catástrofe que le puede ocurrir a un adolescente (la pubertad). Riley es enviada a un campamento de hockey de élite donde se ve obligada a tomar algunas decisiones difíciles, como quedarse con sus dos mejores amigas o abandonarles para salir con las chicas mayores y geniales.

La historia hace un gran trabajo al mostrarnos que la educada rutina de Ansiedad es un poco más molesta (y siniestra) en cada escena. Básicamente, es un golpe de estado en la mente de Riley desterrando la alegría, la tristeza, el miedo, la ira y el asco a las afueras de la conciencia, y proponiendo moldear a Riley para convertirla en una versión más exitosa de sí misma. Lo que está haciendo sin darse cuenta es hacer que Riley sea más ambiciosa y menos mejor persona.

Del revés 2

A medida que aumenta la presión sobre Riley y la competencia se vuelve más feroz, es Ansiedad quien emerge como la nueva ¿villana? de la película. Ansiedad se encarga de remodelar completamente a Riley con la esperanza de que su nueva versión impresione a Val.

Esta es una historia bastante sencilla pero conmovedora sobre la alegría y la ansiedad. Riley está tan concentrada en obtener la aprobación de Val, negando así a sus ex mejores amigas, que simplemente refleja a Val en lugar de a ella misma. También está tan impulsada por sus deseos competitivos que sólo siente satisfacción cuando obtiene la aprobación de Val o demuestra su dominio competitivo aun a costa de sus viejas amigas o de sus nuevas compañeras.

Afortunadamente, hay un mensaje mejor y más profundo en el corazón de “Del Revés 2”, que nos anima a adoptar una visión más amplia de nosotros mismos, a reconocer que todos tenemos la capacidad de hacer el bien y el mal.

Como en la primera película, el objetivo es luchar por el equilibrio, aceptar la complejidad y aprender a aceptar la imperfección. Porque, en resumen, “Del Revés 2” (Inside Out 2) nos quiere advertir que el impulso desenfrenado puede destruir el verdadero sentido de identidad de una persona.

Del revés 2

Es cierto que algunos elementos de la trama nos recuerdan demasiado a la primera película. De nuevo Alegria emprende un viaje a través del colorido interior de la mente de Riley y aprende una lección útil (esta vez es sobre los recuerdos dolorosos).

Eso no significa que no haya cosas nuevas en “Del revés 2”, como nuevos chistes: viejos secretos que la guarda la avergonzada mente de Riley (esos gustos infantiles que mos vemos obligados a dejar cuando crecemos); una escena que parodia al Gran Hermano de “1984” o al primer anuncio de Apple; el Monte Crushmore; un personaje de videojuego o nuevas regiones del paisaje mental de Riley, como el barranco gigante que alimenta su lado despectivo y que se llama, genialmente, sarcasmo, son grandes hallazgos.

Eso sin contar con el mayor placer de las películas de “Del Revés”: es divertido imaginar nuestro propio cerebro discutiendo sobre los temas que aparecen en la película.

Ver a Ansiedad remodelar a Riley hasta convertirla en un personaje en blanco mientras Alegría y las otras emociones recorren los rincones de la mente de Riley, refleja una estructura satisfactoria para la mayoría de los espectadores y hace que la película vaya avanzando a través de la historia de una forma segura pero con el mínimo riesgo argumental.

Las nuevas emociones, sin embargo, no son tan memorables como las de los personajes principales de la película anterior. Envidia prácticamente pasa a un segundo plano. La broma de Hastío se agota pronto…, solo Vergüenza tiene sus momentos. Y precisamente por eso sorprende gratamente que Ansiedad y Alegría apenas tengan escenas juntas. Porque quizás este recurso habría sido el más fácil de recrear y por suerte han decidido no hacerlo.

del revés 2, Inside Out 2

Finalmente, y porque la trama no es demasiado original, la película se apoya en gran medida en el aluvión de chistes que lanza al espectador intentando ocultar sus predecibles “giros” de guion

¿”Del Revés 2” es tan memorable como el original?

Pero incluso con estos obstáculos, “Del Revés 2” progresa adecuadamente, haciendo que nos enganchemos a la historia, hipnótica y fácil de asimilar. Y, lo más importante, consigue emocionarnos.

Impulsada por un núcleo de emoción tan fuerte que es incluso dolorosa, la película consigue ser una magnífica muestra de la angustia abrumadora y de los cambios difíciles por los que pasan muchos adolescentes.

Del revés 2

La presión de pertenecer a un equipo ganador conduce a una secuencia de ataque de pánico tan conmovedora y visualmente inventiva que es difícil no sufrir con Riley. Es difícil no sollozar mientras la angustiada voz interior de Riley recalca una creencia negativa recién forjada. Es igualmente perturbador ver a Ansiedad, congelada por el terror, dentro de un denso torbellino de pensamientos en bucle.

Pero “Del Revés 2” es una película para todos los públicos y, por eso, es muy “blanca”. No hay villanos en la trama (aunque algunos lo parezcan). Y, al final, Riley consigue el equilibrio a través del autoconocimiento, aceptándose a sí misma con sus virtudes y sus defectos.

Y eso hace que en una escena preciosa, esté radiante de felicidad, casi levitando. El espectador conecta con la protagonista y entiende el mensaje: hay que disfrutar de una actividad por el simple gusto de hacerlo, y no por el reconocimiento social. 

Así, la película ofrece una guía para sobrellevar estas transformaciones físicas y sobre todo psicológicas, a la vez que nos permite a los adultos reír desde la comodidad de haber vivido ya esa fase de la vida.

¿ “Del Revés 2” es tan memorable como el original?

No es tan abrumadora emocionalmente como su predecesora, pero ¿cómo podría serlo? El primer “Del Revés” fue un desgarrador lamento sobre el fin de la infancia. Ahora, Riley es mayor y está madurando, y es natural que su última aventura nos impacte de manera diferente.

¿”Del Revés 2″ es tan memorable como el original? No ¿Es una vista obligada? Sí.

Del revés 2

Del Revés 2 (Inside Out 2) está dirigida por Kelsey Mann y producida por Mark Nielsen con música de Andrea Datzman y se estrena solo en cines el 19 de junio de 2024.

Comic Stores

CRÍTICA

Emotiva

RESUMEN

"Del Revés 2" no es tan abrumadora emocionalmente como su predecesora. Ahora, Riley es mayor y está madurando, y es natural que su última aventura nos impacte de manera diferente

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,960SuscriptoresSuscribirte
Panini
ECC Ediciones
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores
"Del Revés 2" no es tan abrumadora emocionalmente como su predecesora. Ahora, Riley es mayor y está madurando, y es natural que su última aventura nos impacte de manera diferenteDel revés 2: las emociones nos siguen emocionando