Friday Night Lights

Seguimos con excelentes reseñas enviadas por nuestros lectores. Si ayer publicábamos una que nos había enviado Spy sobre el ExpoCómic, hoy os traemos una review de una muy buena serie, Friday Night Lights, la cual nos ha enviado nuestro lector Laguna (aprovechamos para recordaros sus dos anteriores reseñas, las cuales son de obligada lectura: BSO de Tráilers I y BSO de Tráilers II)

Tenemos delante de nosotros una serie de la que muchos han escuchado hablar, ya sea por los premios que ha logrado (siendo el último el Emmy al mejor actor para el protagonista Kyle Chandler este año), como por las buenas críticas que suele recibir en webs y revistas dedicadas a las series de televisión o como ejemplo de que una serie cancelada aun tiene una pequeña oportunidad para resurgir de sus cenizas.

Sin embargo mucha gente no se atreve a dar el paso con ella, la mayoría por el tema que trata: el fútbol americano. ¿Es eso justo? En mi opinión no se podría estar más equivocado, pues nunca he escuchado a nadie que no quiera mirar series como Anatomía de Grey o House porque no han estudiado medicina, ni tampoco creo que para ver Los Soprano haga falta entender cómo funciona el mundo del hampa. Y es que las tramas se desarrollan en esta serie con la misma normalidad que en cualquier otra serie, siendo el futbol tan solo el eje que une a todos los personajes.

¿De que trata? 

Bienvenidos a Dillon, Tejas, un pueblo donde la vida de sus habitantes gira en torno al equipo de fútbol americano de su instituto principal, los Panters. La serie arranca con el primer año como entrenador de Eric Taylor (Kyle Chandler), recién mudado al pueblo junto con su esposa y su hija.

El anillo del campeonato estatal es el objetivo y el pueblo no se conformará con menos, algo que el entrenador aprenderá muy pronto, trabajando siempre con la presión de que si pierde partidos su puesto peligra y con ello la estabilidad de su familia. Para ello deberá lidiar con inversores, la alcaldesa y el resto del pueblo en general.

Los jugadores no siempre se lo pondrán fácil. Empezando por el quarterback, Jason Street, héroe local con un gran talento y destinado a recibir una beca para ir a la universidad de Notre Dame. Le sigue Matt Saracen, segundo quarterback que como tal vive a la sombra de Jason, sin debutar. También están “Smash” Williams y Tim Riggins, personajes dispuestos a sacar de sus casillas al entrenador con sus personalidad egocéntrica el primero y destructiva el segundo.

¿Qué tiene FNL que no tenga otra serie?

La serie consta de cinco temporadas, siendo la primera la única con una temporada completa de 22 episodios. A diferencia de la crítica, la serie nunca tuvo una acogida masiva en cuanto a audiencia se refiere, por lo que la NBC, su cadena, aprovechó la huelga de guionistas (esa época oscura con la que los aficionados a las series americanas aun tenemos pesadillas) para cancelar la serie.
Sin embargo la serie seguía cosechando buenas críticas y la audiencia, aunque escasa, era principalmente gente joven que es la que interesa a los anunciantes. Finalmente la NBC llega a un acuerdo con Direct Tv (televisión por satélite) para financiar la serie entre las dos una temporada más, acuerdo que luego extendieron hasta la quinta temporada.

Se trata realmente de un drama “de instituto”, con las tramas que cabria esperar de ella. Sin embargo desde el primer capítulo nos encontramos con que hay algo “diferente” y se aleja de todos los tópicos que uno puede esperarse. No nos encontraremos con un grupito de amigos con parejas predestinadas que se limitan a ir y volver. En su lugar los guionistas nos dan tramas realistas de verdad, con gente que simplemente tienen tramas en común sin que eso implique que tengan que ser amigos (caso de Riggins y “Smash”). También tenemos personajes ya vistos pero tratados desde el realismo, sintiendo capitulo a capitulo cómo evolucionan los que pueden y como los que no se frustran por ello. Los personajes son el verdadero eje de la historia, y es casi imposible no sentir simpatía por todos ellos, incluso los que están creados para “tocar las narices”.

Y también está el futbol, por supuesto. Muchas de las tramas vienen marcadas por él (lesiones, partidos decisivos, luchar por conseguir una beca en la universidad, etc…) y tenemos partidos de vez en cuando. No es necesario saber cómo se juega, ni mucho menos. La mayoría de las veces tendremos versiones resumidas, otras nos encontraremos ya en la última jugada… Algunos términos pueden sonarnos raros pero poco a poco los iréis asimilando llegando a un punto en el que creeréis saber cómo se juega (saber de verdad ya es otra cosa, al fin y al cabo se trata de una serie de ficción XD). Muchos son los que celebran un touchdown decisivo como si de un partido en directo se tratase, yo el primero ^^

Una buena dirección, guiones sólidos, una fotografía hermosa… Por supuesto tiene fallos, como algunas tramas de las que parece que se olviden, o algún personaje que se tira un tiempo dando tumbos sin trama concreta (especialmente la segunda temporada, claramente perjudicada por el apocalipsis la huelga de guionistas, algo que comparte el personaje de Marshall Eriksen en “Como conocí a vuestra madre” en el episodio 7×06). Pero son una minoría comparándolo con lo mucho que aporta esta serie.

La serie en otros medios

La serie está inspirada en una película del 2004, que a su vez está basada en un libro: Friday Night Lights: A Town, a Team and a Dream.

El libro narra la historia real del equipo de instituto Permian Phanters, de Odessa, también en Texas, en el año 1988, mientras buscan ganar el campeonato estatal. El libro tuvo muy buena acogida y con el tiempo fue visto como una critica a Odessa por motivos que saltan a la vista si miráis la película. Ahí el futbol no es una diversión, es un estilo de vida, con todo lo que ello conlleva. La película, protagonizada por Billy Bob Thornton en el papel del entrenador Gary Gaines, fue una adaptación fiel al libro. El director, sin embargo, debió quedarse con ganas de mas, pues años mas tarde acudiría a la NBC con la idea de convertirlo en una serie de televisión.

Mas allá de las evidentes diferencias que hay debido al formato (no es lo mismo una película de dos horas de duración que una serie de televisión entera) hay otros cambios más importantes. Se elimina el factor de historia basada en hechos reales para situarlo todo en una ciudad inventada para la ocasión, así como los personajes. Se mantienen algunas tramas de la película (el acoso al entrenador tras perder un partido), se cambian otras (la lesión del quarterback) y en la serie se le da muchísima más importancia a personajes fuera del equipo, como Tammy Taylor. El único actor que repite es Brad Leland, teniendo un papel mucho más importante en la serie como Buddy Garrity.

Por suerte, también se mantiene la música. A continuación os dejo un par de temas interpretados por el grupo Explosions in the sky:

Para finalizar, tan solo recomendaros por última vez que le deis una oportunidad a la serie. Yo la vi empujado por las buenas críticas que tenia y porque el futbol americano siempre ha sido un deporte que me ha interesado mucho, y una vez la he terminado me siento “huérfano”. Se les coge tal cariño a sus personajes que aplaudes cuando les pasa algo bueno, lloras cuando sufren…

“Clear eyes, full hearts… Can’t lose!”

3 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!