En memoria de… Constantino Romero

dibujo-Constantino-Romero-Mufasa
Ilustración de Pancracio Peláez

Preguntad a cualquier persona que no sea un experto en el tema el nombre de un actor de doblaje… todos sabemos que el primer nombre que nos viene a la cabeza al pensar en esa profesión es el de Constantino Romero. Actor, presentador, locutor de radio, todo un profesional que nos ha dejado huérfanos pues muchos hemos crecido con su voz sonando en nuestras cabezas mientras nos decía “Yo soy tu padre”.

Nacido en Albacete el 29 de mayo de 1947, a la edad de nueve años su familia se mudó a la ciudad de Barcelona donde residiría la mayor parte de su vida. Una persona muy reservada con su vida privada y personal, de la que rara vez trascendía algún detalle, por lo que nos centraremos en su carrera profesional. Sus primeros pasos en la profesión fueron como locutor para Radio JuventudRadio Barcelona y posteriormente para Radio Nacional, pero no sería hasta años después que su rostro saltó a la fama gracias a su faceta como carismático presentador del programa Ya sé que tienes novio y posteriormente El tiempo es oro, y desde entonces ha presentado muchos otros programas siendo casi siempre éxitos de audiencia, además de recibir varios premios entre ellos una Antena de oro y dos TP de oro (“La parodia nacional” en 1996, y “Alta Tensión” en 1999). En los últimos años su imagen y su voz han estado asociadas al Grupo lo Monaco en distintas campañas de publicidad.

En 1984 debutó como actor teatral, participando desde entonces en numerosas obras y musicales, como L’Òpera dels tres rals, Sweeney Todd o La botiga del horrors. En el cine lo vimos pocas veces, en La verdad oculta, Di que sí y más recientemente Héroes.

Sin embargo, tal y como comentaba al principio para muchos de nosotros su faceta más conocida es precisamente una en la que jamás se le veía el rostro pero que sin embargo gracias a su talento y a su peculiar voz sabía llegar a nosotros con mucha facilidad y emocionarnos como pocos son capaces. Fue la voz en nuestro país de Clint Eastwood desde el principio, evolucionando junto al actor desde que interpretaba a un taciturno y malhumorado vaquero hasta los papeles emocionantes y lleno de talento que nos tiene acostumbrado últimamente. Precisamente doblando a Eastwood en la película Golpe de Efecto fue el papel con el que se despidió de nosotros hace cinco meses.

También fue la voz de Arnold Schwarzenneger, conocido sobre todo su papel en la saga Terminator (y es que aunque habían pasado años desde que doblara al “Gobernador” por última vez, la productora contó de nuevo con su colaboración para Terminator 3, conscientes de que los fans no hubieran aceptado cualquier otra cosa). Hizo suyas frases como “Sayonara” o “Volveré”… palabras que hoy nos duelen más que nunca.

También es suya una de las mejores citas que nos ha dado la historia del cine, que en su versión original interpretó magistralmente Rutger Hauer, pero que en nuestro idioma la escuchamos de labios de Constantino: “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…”.

Fue el primer Rey León, Mufasa. Con sus discursos enseñó a Simba cual era el camino correcto para seguir sus pasos incluso más allá de su muerte. E incluso una vez también fue el malo, el juez Frollo en El Jorobado de Notre Dame, en uno de los papeles más difíciles de su carrera como nos contó en el especial Actores de Doblaje que publicamos hace unos meses.

También fue James T. Kirk en las siete primeras películas de Star Trek, e incluso James Bond durante la etapa en la que Roger Moore interpretaba al conocido espía británico, por lo que también hizo suya una expresión del cine tan clásica como “Bond, James Bond”.

Y tal como dije al iniciar este artículo, suyas son las palabras “Yo soy tu padre” en Star Wars, que en la versión original dijo James Earl Jones (doblando a David Prowse, por cierto) y que en nuestro país ha acompañado generaciones de aficionados al cine con su grave y característica voz. Su papel como Darth Vader será recordado durante mucho tiempo, y probablemente haya dejado el listón demasiado alto para lo que pueda venir después.

Y así hasta que el pasado 12 de diciembre anunció su jubilación a través de Twitter:

Horas después se dirigió a sus fans con otro tweet:

Y por sorpresa, hoy todo un país se ha despertado más solo, más triste, más huérfano. Se ha ido un grande, se ha ido un maestro, se ha ido LA VOZ española. Gracias a ti por tu trabajo.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!