One Piece Film Z

one-piece-film-z-mugiwaras-marines-jovenesCuando un manga consigue cierto éxito no tarda mucho en convertirse en un anime. Si ese anime también resulta un éxito pronto las estanterías de las tiendas se llenan de merchandasing e incluso dependiendo del género del manga en cuestión puede que algún videojuego para la consola más popular del momento. Finalmente, si el tiempo pasa y la popularidad sigue creciendo es cuestión de tiempo que se estrene en cines una nueva aventura de sus personajes, una adaptación de alguna de sus sagas más populares o incluso un nuevo final.

Luego está One Piece.

Podríamos hablar de su enorme éxito (uno de los mangas más exitosos de la historia, en el que cada tomo recopilatorio supera el récord del anterior de el más vendido), pero poco podemos añadir ya. Podríamos hablar de todo el material disponible que hay, pero nos faltaría tiempo. De momento nos centraremos en su última película estrenada en cines japoneses, concretamente la número doce, una cantidad difícilmente igualada por un shonen (ahí está Detective Conan, pero eso es otra historia).

One Piece Film Z es como ya hemos dicho la duodécima película del popular manga creado por Eiichiro Oda, y la segunda en usar el apelativo Film en su título (la primera fue Strong World, estrenada hace tres años y que gozó de cierto éxito de crítica y taquilla), indicando que cuenta con la supervisión de su autor tanto en el argumento, considerándose pues canon (es decir, que los hechos ocurridos en ella forman parte de la historia oficial) así como en los diseños de los personajes. La novedad viene que ahora más que nunca One Piece es un éxito mundial, y es algo que se puede apreciar en la película con algunos de los trajes que llevan los Sombrero de Paja diseñados por Armani, o la cantante Avril Lavigne cantando dos canciones para la banda sonora.

Esta vez el fanservice es para todos, mas allá de las "dos amigas" de Nami
Esta vez el fanservice es para todos, mas allá de las “dos amigas” de Nami

La historia nos presenta a Z, un antiguo almirante (y maestro de muchos marines actuales como Kizaru, Aokiji, Smoker, Hina…) y renegado de la Marina por su pasividad ante los delitos de los piratas, exigiendo siempre más mano dura sin escatimar en gastos o en crueldad. Harto de sus ex-compañeros decide formar una Nueva Marina con un objetivo en mente: destruir el Nuevo Mundo con todos los piratas que habitan en él, sin importarle el llevarse por delante millones de inocentes.

La película empieza con fuerza, mostrándonos al propio Z luchando contra Kizaru y varios vice-almirantes, dejando claro desde el principio que no se trata de un producto de relleno cualquiera. Pronto Z se cruza en el camino de los Sombrero de Paja, y a pesar de un breve inicio amistoso pronto el odio de Z hacia los piratas y el interés de Luffy de proteger a sus amigos provoca que ambos choquen en una serie de peleas a lo largo del Nuevo Mundo.

Conseguir desarrollar una trama típica de One Piece en una película de hora y media es algo prácticamente imposible (solo hay que pensar en las películas octava y novena, que adaptaban las sagas de Arabasta y Drum a duras penas), pero Film Z consigue reunir en tan poco tiempo humor, peleas y una historia emocionante y emotiva. Todos los personajes tienen su pequeño momento de gloria para gozo de los fans, y aunque enseguida asumimos que los combates importantes recaerán sobre los de siempre (nos lo enseñan en los mismos créditos de inicio), todos los Sombrero de Paja permanecen fieles a su personalidad y habilidades, siendo curiosamente el único alejado de su carácter habitual el capitán, Monkey D. Luffy (aunque podría ser justificado por motivos argumentales). Incluso algún que otro gag hará sonreír únicamente a los más fans, como la reacción de Nami y Nico Robin al nuevo “juguete” de Franky.

La animación es fluida en todo momento. En planos generales y travellings quizá abuse de CGI, pero el resto de la película es maravillosa sobre todo en las peleas, a destacar ese último combate entre Luffy y Z, brutal e impactante como hacía tiempo que no se veía algo parecido en la serie (tenemos que remontarnos a la batalla contra los CP9 y la pelea entre Luffy y Rob Luccy para encontrar algo parecido).

Luffy deberá entregarse a fondo para plantar cara a Z
Luffy deberá entregarse a fondo para plantar cara a Z

La banda sonora es conservadora con lo visto en el anime, sin resaltar en exceso y acompañando a la perfección a lo que vemos en pantalla. El ending, como ya hemos dicho, está interpretado por la cantante estadounidense Avril Lavigne, que según se cuenta es una admiradora del manga de Eiichiro Oda, y que tras cartearse varias veces entre ellos llegaron a esta colaboración.

Sobre su inclusión en el argumento oficial de la serie, aunque en el manga todavía no se ha dado el momento exacto donde podría encajar cronológicamente, todos los demás detalles parecen estar pensados para considerar la película como parte de la historia de One Piece, e incluso cuenta con la aparición de varios personajes por primera vez desde el salto temporal, como Garp, Kuzán/Aokiji, Sengoku y Cobby (evidentemente al estar ambientada en la actualidad del manga puede contener algún que otro spoiler, por lo que en esos casos os aconsejamos verla bajo vuestra propia responsabilidad).

Los personajes tendrán el aspecto y habilidades de las sagas actuales del manga
Los personajes tendrán el aspecto y habilidades de las sagas actuales del manga

One Piece Film Z es una de las mejores películas hasta el momento sobre las aventuras de Monkey D. Luffy, perfecta y entretenida en casi todos sus apartados que sin duda conseguirán que los fans del manga disfruten de esa hora y media con sus personajes favoritos, sin embargo para aquellos que no conozcan la serie (¿queda alguien?) quizá pueda parecerle una película de acción y típica dentro del anime japonés, con algunas bromas extrañas y situaciones incomprensibles. Para esa gente les recomiendo que se pasen por aquí y descubran cinco motivos por los que deberían leer One Piece.

¿Y vosotros? ¿Habéis visto ya la película?

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!