Análisis de Remember Me

Durante esta última generación hemos podido disfrutar de un gran número de juegos de 10, juegos que pasarán a la historia por sus gráficos, historia o jugabilidad. Pero pocos podrán decir que han arriesgado, que han querido hacer algo innovador. No es una crítica hacia los juegos que justamente han conseguido la nota perfecta, es una crítica a aquellas desarrolladoras continuistas que prefieren apostar sobre seguro y darnos lo de siempre. Remember Me es de esas apuestas que serán recordadas por sus originales ideas y que de seguro serán los cimientos y las bases de los próximos juegos de su estilo. Todo empezó en 2011, cuando Dontnod Enternaiment, con miembros de Quantic Dream y Ubisoft entre otros, anunciaron Adrift, un juego que más tarde se conocería como Remember Me. Todo esto fue posible gracias a la ayuda de Capcom, quien amparó el proyecto y les dio alas a los desarrolladores para alcanzar lo que hoy tenemos entre nuestras manos.

Nilin, la protagonista
Nilin, la protagonista

2084, Neo-París. Nos encontramos en una prisión conocida como la Bastilla, donde nos han robado los recuerdos y de donde deberemos escapar. Obviamente no podemos hacerlo solos y una voz nos guía hasta los suburbios más apestosos y peligrosos de la ciudad. Nosotros tomamos el papel de Nilin, por lo visto una Errorista (nótese que se parece a terrorista pero no lo es…) capaz de robar y alterar los recuerdos. Este tipo de “soldados” son conocidos como Cazadores de recuerdos, el gran azote del gobierno y Memorize, la empresa que ha instaurado los Sensen, una nueva tecnología con la que las personas pueden acceder a sus recuerdos. Reviviremos la revolución francesa pero modernizada y muy bien contada, con personajes y enemigos bastante carismáticos y bien definidos. De hecho, el personaje de Nilin está muy bien caracterizado y lleno de dudas, miedos y habildades, un abanico que en muchas ocasiones hemos añorado en otros juegos. La finalidad del juego consiste en derrocar a Memorize y recuperar nuestros recuerdos, con sorpresa final asegurada.

En el apartado jugable hay varias cosas a mencionar, aunque primero hablaremos del mundo. En seguida notaremos el agobio en las calles, con apenas sitio para andar o correr y con caminos muy marcados. Ya dudo de si todo esto es para justamente sentir la ansiedad que sienten sus habitantes o una mala decisión, pues creemos que un mundo abierto a lo Assassin’s Creed hubiese sido el colofón final a Remember Me. A pesar de ser un mundo “pequeño”, encontraremos muchísimos detalles por el suelo, paredes, etc. que dotarán a las calles de un encanto bastante macabro, una muy buena manera de ilustrarnos lo realmente mal que van las cosas en los suburbios de la ciudad. Los “Leapers”, unos de los enemigos a los que nos enfrentaremos, también dejarán patente la decadencia en la que la clase baja y medio-baja por la que están pasando. La manera de moverse por este mundo es parecida a la vista en Assassin’s Creed, mucho plataformeo aunque muy guiado, con muy pocas vías de escape y apenas caminos secundarios. A pesar de esas limitaciones, las opciones de salto, agarre, activación y demás formas de avanzar están muy bien programadas y apenas se observan bugs. A parte de la exploración, Remember Me se apoya mucho en los dos pilares que hacen de este juego una experiencia única, su sistema de lucha y un original modo de reescribir los recuerdos.

Macabro, ¿no?
Macabro, ¿no?

El sistema de combate se domina con 3 botones, 1 para esquivar y dos para golpear, muy al estilo Batman Arkham. Lo diferente es el sistema para “montar” los combos, pues tienes 4 categorías diferentes, golpe fuerte, recuperación de vida, recuperación del tiempo de uso de los especiales y el de cadena. Estas categorías se llaman “Pressen” y cada uno tiene una función con la que combinar los combos. Dispondremos de un total de 4 combos, cada uno con diferente número de golpes para personalizar con los “Pressens” que vamos desbloqueando al luchar. Cada batalla estará más enfocada a un tipo de combo u otro, según los enemigos contra los que nos enfrentamos, pues no será lo mismo un guardia que un dron o un jefe final. También dispondremos de unos ataques especiales, como el de paralizar a los enemigos o un subidón de adrenalina que hará que nuestros ataques sean mucho más potentes. Estos especiales se irán desbloqueando durante la aventura, siempre en momentos claves. El sistema de lucha es muy personalizable y lleno de posibilidades, aunque quizás se podría haber mejorado incluso un poco más dándole otra vuelta de tuerca.

La gran novedad jugable que plantea Remember Me es el modo Remezclar, reescribir recuerdos. Entraremos en los recuerdos de ciertos personajes durante el juego en el que se nos permitirá jugar con sus recuerdos. La manera de hacerlo es rebobinar la escena en cuestión y encontrar fallos mnemotécnicos, como puede ser el de tener un jarrón en un sitio u otro de la habitación o el seguro de la pistola desactivado. Visualmente el modo es una maravilla, pues al igual que en la vida real nosotros no recordamos todos los detalles, como ciertas sección de la pared o la puerta, en este modo se cargarán todos los datos que recuerda el individuo, pero no veremos ciertas partes del suelo o la pared. A nivel visual es realmente una maravilla, al igual que a nivel narrativo, aunque quizás jugablemente tenga poco peso. Un gran añadido sería el de no tener solo una posibilidad, pues te hacen repetir la escena hasta que consigues que el sujeto tenga el recuerdo que te impone el juego. Poder terminar el juego con diferentes finales gracias a los recuerdos que has modificado sería a mi parecer el broche de oro a este modo de juego y que le daría un nivel rejugable muy alto al título. Por desgracia, durante el transcurso de las 10 horas jugables que dura más o menos este título, solo podremos disfrutar 4 veces de esta función, quizás algo corto para nuestro gusto, aunque dicen que lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

El Laboratorio de Combos
El Laboratorio de Combos

Aún así, Remember Me es bastante rejugable, pues hay algunas “misiones” secundarias, como la de encontrar a 55 bichos con un nombre imposible de reproducir durante todo el juego y el de encontrar mejoras de salud, concentración (para activar los especiales) y unas fichas en las que se nos da un transfondo muy interesante de Neo-París y del mundo en 2084. Todo esto, junto a los trofeos y las 3 dificultades de las que disponemos hacen que podamos disfrutar un par de veces del juego sin llegar a cansarnos de él.

Tanto la música como el nivel artístico están a un nivel muy alto, sobre todo el visual, con un montón de detalles y escenarios repletos de objetos (aunque no interactuables) que dotan al juego de personalidad. El diseño de los enemigos es bastante simple y apenas veremos 4 o 5 tipos, bastante escaso para lo que se suele estilar en este tipo de aventuras hoy en día, aunque los enemigos finales sí que están muy bien definidos y con unas rutinas bastante interesantes. Cada enfrentamiento contra los jefes está ideado para superarlo con un “poder” en especial, aunque contaremos con muchas posibilidades alternativas, un detalle que se agradece. El juego viene doblado al castellano y de manera bastante notable, con voces más que reconocibles aunque a veces la actuación deja que desear, aunque cualquiera se queja, teniendo en cuenta que no todos los juegos se doblan a nuestro idioma…

Vamos a cambiar los recuerdos
Vamos a cambiar los recuerdos

Así pues, Remember Me es una de las apuestas más originales por su historia, por su jugabilidad y por el riesgo que han tomado sus desarrolladores al crear una apuesta así en una industria donde lo que prima son las continuaciones (la verdad que últimamente vemos pocas IPs nuevas). Obviamente tiene sus fallos y puntos más flojos, aunque han sentado las bases para crear un nuevo género lleno de ideas nuevas muy explotables en el futuro. Esperamos que Capcom siga apoyando a este tipo de desarrolladoras para traernos a nuestras casas unos juegos tan disfrutables como Remember Me.

Liberté, égalité, fraternité

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!