Imposibles Vengadores #1-4

Imposibles Vengadores

Ya hace casi un año desde que tuvo lugar en todo el Universo Marvel la cruenta guerra entre Vengadores y Patrulla-X y aún sus consecuencias siguen pesando tanto a vengatas como a mutis. Junto con All New X-Men (Traducido por Panini como “La nueva Patrulla-X”), esta cabecera es la que más bebe de los eventos acaecidos en dicha guerra. Hablo ni más ni menos de Los Imposibles Vengadores, nueva serie que Marvel ha creado, con un equipo creativo tan dispar como son el guionista Rick Remender (Imposibles X-Force) y el dibujante John Cassaday (Astonishing X-Men), producto de los grandes cambios de equipos creativos llevados a cabo en la aún vigente primera fase del no-reinicio Marvel NOW!.

Para ser sincero, cuando vi que se anunció esta serie y vi qué personajes iban a ser los protagonistas (Kaos, Pícara y Bruja Escarlata por parte de los chicos de Xavier y Capitán América, Thor y Lobezno por parte de los Héroes Más Poderosos de la Tierra) pensé: “Marvel ya se está quedando sin las ideas de las que tanto presume y nos quiere colar un superequipito de mala muerte como colección mainstream”…  Gracias a Dios, me equivoqué enormemente. El primer arco argumental de la serie, constituido de cuatro números, nos sirve de entrada para explicarnos cómo y bajo qué circunstancias se forma este variopinto grupo de superhéroes. Tras la visita que Logan le proporciona a Cíclope en VvX: Consecuencias nº1 con afán de matarlo, se abstiene al recordar las enseñanzas del fallecido Charles Xavier. Ya en su escuela, Lobezno le echa una charla a su escuela sobre lo sucedido con anterioridad en la guerra. Mientras tanto, Alex Summers, más conocido como Kaos, va a brindarle una visita a su hermano a su celda. Tras una breve conversación en la que se ve cómo Cíclope se ha convertido en el nuevo Magneto, Kaos recibe una extraña petición de reunión de parte del Capitán América y Thor. Estos le hacen una oferta consistente en dirigir un nuevo grupo de Vengadores en el que trabajen codo con codo Vengadores con mutantes… Y hasta aquí puedo leer, como se decía en “Un, dos, tres…”.

Rick Remender vuelve a demostrar en esta serie por qué es uno de los mejores guionistas de cómics que posee en la actualidad la Casa de las Ideas. A diferencia de otras series de grupos superheroicos, cada personaje tiene su personalidad bien clara y definida, así como su relación con los otros (por ejemplo, se puede apreciar el odio que Pícara le profesa a Bruja Escarlata y el arrepentimiento de esta por todo lo ocurrido tras el Día-M, o la nobleza de Thor para con todos los miembros del grupo). También demuestra un extenso conocimiento de la mitología vengadora y mutante, pues como villano tenemos ni más ni menos que al famoso Cráneo Rojo, además de varios homenajes a lo largo del arco y una sorpresita en forma de “flashforward” al final del cuarto número. Si bien todo lo contado en estos cuatro episodios pudo haberse condensado en tres, la labor del escritor sigue siendo impecable.

Imposibles Vengadores
Pícara cruzándole la cara a la hija de su amante Magneto

A los lápices tenemos al también famoso John Cassaday. Creo que es un gran dibujante y que en otras series como Astonishing X-Men ejerció una gran labor, pero en esta serie me parece que podría haber mejorado tanto en los diseños de la ropa de los personajes como en las caras de algunos de ellos (por ejemplo, la cara de Lobezno parece la de un niño de 15 años al que le hayan salido las patillas muy largas). Creo que algún otro dibujante de la casa, como Mike Deodato Jr. u Oliver Coipel podría haberlo hecho mucho mejor. Este es, si acaso, el gran error de la serie, lo que no quita que sea un muy buen dibujante y cumpla sobradamente con su cometido.

Imposibles Vengadores
“¡Te lo dije! ¡Afeitarte con hoja desde los 12 años te traería problemas capilares, jovencito!”

En nuestro país, Panini nos trae cada número por separado (vamos 5 números atrasados en comparación con USA) a 1,90 euros cada uno, a excepción del primero que cuesta 2,50 al tener 32 páginas, incluyendo en su interior todas las portadas que dicho número tuvo en estados Unidos el día de su venta (que son bastantes, algunas de ellas exclusivas para tiendas o convenciones).

En pocas palabras, una cabecera que, pese a sus fallos, tiene un gran potencial por delante gracias a la gran habilidad de Rick Remender y a su habilidad para individualizar a cada personaje, sus relaciones con los demás y unas historias bien claras y estructuradas, con vistas a futuros arcos argumentales con muchísima más miga, muy del estilo de otro grande de Marvel: Jonathan Hickman, quien curiosamente está guionizando la colección central de los Vengadores con un apabullante éxito. Lo único mejorable son los diseños de los trajes, pues en algunos casos, como el del Capitán América, no quedan mal, pero sí podrían mejorarse bastante. Y no se preocupen, porque lo mejor está por venir.

4 Comentarios

  1. Muy buena reseña. Me ha parecido curioso lo bueno que es ese guionista Rick Remember (si, soy un novato del comic, no por eso me tiren piedras, se buscarían la ruina conmigo, avisados quedan)
    Has hecho una íncreible opinión sin soltar spoiler alguno. Eres bueno, Forelli.

¡No te vayas sin comentar!